Inicio Reportajes Recordando a Chick Corea

Recordando a Chick Corea

582
Chick Corea
Foto escogida en su página de Facebook para anunciar su fallecimiento

El fallecimiento a los 79 años del prolífico pianista estadounidense deja huérfano al jazz moderno de uno de sus representantes fundamentales

La noticia recorrió el mundo rápidamente el 11 de Febrero y costaba creerlo al comienzo, pero finalmente lo comprobamos en las cuentas oficiales de Chick Corea: el fantástico músico había fallecido un par de días antes y hasta había dejado por escrito unas palabras de despedida:

“Quiero agradecer a todos los que me acompañaron en mi viaje y que ayudaron a mantener vivo el fuego de la música. Espero que aquellos que tengan inclinación por tocar, escribir o interpretar lo sigan haciendo. Si no para ustedes mismos, para el resto de nosotros. El mundo necesita no solo más artistas, sino también más diversión.

Y a mis amigos músicos que han sido como mi familia desde que los conozco: ha sido una bendición y un honor aprender y tocar con ustedes. Mi misión siempre fue llevar la alegría de crear en donde haya podido y hacerlo con los artistas que más admiro – esa ha sido la riqueza de mi vida.”

Gabriel Pérez

 

Armando “Chick” Corea tenía 79 años y hasta hace relativamente poco tiempo había estado muy activo en multitud de proyectos, apenas interrumpidos por la pandemia, durante la cual incluso se le vio activo durante la primavera de 2020 haciendo una serie de directos semanales en su página de Facebook donde se le veía sumamente enérgico y animado ensayando con su piano y otros teclados electrónicos.

Chick nació en Chelsea (Massachusetts), hijo de padres con ascendencia italiana, se inició en el piano a los cuatro años. Rodeado de jazz desde pequeño (su padre tocaba trompeta) rápidamente desarrolló sus habilidades en el piano lo que lo hizo decidirse a formalizar sus estudios en Nueva York, donde estudió brevemente en Columbia University y luego en Julliard, saliendo frustrado de ambas experiencias a los pocos meses.

A pesar del fracaso decidió quedarse en la ciudad y al poco tiempo estaba tocando en el circuito de jazz latino como parte de las bandas de Mongo Santamaria, Willie Bobo o Stan Getz.

Encuentro de Corea con Miles Davis

Un punto de inflexión sucede en 1968 cuando Miles Davis lo recluta para reemplazar a Herbie Hancock en su quinteto, que estaba comenzando a “electrificarse” durante la grabación del álbum Filles de Kilimanjaro, un trabajo muy interesante donde se solapan el quinteto clásico de Miles de los 70 (con Herbie Hancock y Wayne Shorter en plan estelar) con lo que llegaría dentro de poco a sacudir los cimientos del jazz.




Para este momento el instrumento principal de Chick Corea había pasado a ser el piano Fender Rhodes el cual procesaba con efectos (como el Ring Modulator) lo que creó una diferencia en el sonido de la banda de Miles que anteriormente sólo empleaba instrumentos acústicos.

Empujado por el interés de Miles en desarrollar un sonido “eléctrico”, Chick sería parte fundamental de dos de los discos claves de Davis que cambiaron la música para siempre: In a Silent Way (1969) y Bitches Brew (1970).

Estos discos fueron el punto de partida de tres de las agrupaciones angulares del nuevo jazz-fusión de los 70: Mahavishnu Orchestra, Weather Report y Return to Forever.

Chick se separó de la banda de Miles Davis hacia finales de 1970 y comenzó un periodo donde editó trabajos en diversos formatos, algunos inclinados hacia el free jazz (como el grupo Circle) y otros hacia improvisaciones de piano.

Muchos de los trabajos de esa época pasaron un poco desapercibidos en su momento, pero han ido ganando fans incondicionales con el paso de los años hasta considerarse hoy en día “discos de culto”.

Algunos de estos discos son Now He Sings, Now He Sobs (1968) -su segundo solista-, Circling In (grabado entre 1968 y 1970, pero editado en 1975), Circulus (grabado en 1970, publicado en 1978) y Paris Concert (1972), de la agrupación Circle, que fundó Chick al salirse de la banda de Miles junto a Dave Holland, Barry Altschul y Anthony Braxton.

Return to Forever

En 1972, Chick graba un disco (técnicamente como solista) para el entonces incipiente sello alemán ECM que titula Return to Forever, acompañado de Stanley Clarke en el bajo, Joe Farrell en saxo y flauta y los brasileños Airto Moreira en batería y percusión y Flora Purim en la voz.

Este disco fue editado inicialmente solo en Europa y no sería editado en Estados Unidos hasta 1975, por lo que inicialmente pasó también un poco desapercibido (hoy en día se considera otro clásico).

Corea establece una gran afinidad con sus músicos, especialmente con Stanley Clarke, y decide que hay algo interesante que explorar en esa dirección.

Durante esta época empieza también una colaboración musical entre Corea y el vibrafonista Gary Burton que resulta en varios discos grabados a dúo y editados por ECM, incluyendo el afamado Crystal Silence de 1972.

Burton y Corea le dieron continuidad a este proyecto -a tiempo parcial- a lo largo de varias décadas posteriores, en paralelo con sus otros trabajos.

El segundo trabajo de la formación de Corea, Clarke, Farrel, Airto y Purim -igualmente enmarcado en la línea del jazz latino- fue Light as  Feather, editado por el sello Polydor al año siguiente (1973) y que viene ya firmado como Chick Corea and Return to Forever, formalizando de esta manera el nombre de la banda.

Este álbum cierra con el tema emblemático por excelencia de Chick Corea: “Spain”. El impacto y alcance de esta grabación en todo el mundo fue un fenómeno sin igual: puedo atestiguar que los que vivíamos en Caracas en la década de los 70 recordamos con claridad cómo el tema (que allá por supuesto era identificado como “España” por los locutores) llegó a sonar casi diariamente en las emisoras de radio de la ciudad que se dedicaban al rock y la música juvenil del momento, ganando fans a Chick fuera del ámbito convencional del Jazz.

Al poco tiempo de editar Light as Feather, Farrell, Airto y Purim se separan de la banda, lo que desencadena la formación de un nuevo cuarteto que sería la clave definitiva en los años del jazz fusión de los 70’.

Corea y Clarke son la base de esta nueva formación que suma a Lenny White en la batería y a Bill Connors en la guitarra eléctrica. El resultado es el álbum Hymn of the Seventh Galaxy (1973) y mueve al grupo en una línea más cercana al jazz-rock y algunas bandas de rock progresivo de la época.

Con un estilo consolidado, Return To Forever empieza a causar revuelo, incluso fuera de los círculos jazzísticos, aunque Connors deja la banda tras el primer disco del cuarteto para concentrarse en su carrera solista (aunado a que no era muy inclinado a salir de gira, algo que pasó a ser una de las fortalezas de la banda) y es reemplazado por el guitarrista Al Di Meola (que tenía 19 años en el momento de sumarse a la banda).




Es por esta época también que Chick concreta su acercamiento a la Cienciología (Scientology) lo que se plasma en la referencia a L. Ron Hubbard que aparece en los agradecimientos del disco Where Have I known You Before (1974), el primero con DiMeola.

Desde allí en adelante el nombre de Hubbard aparece con bastante frecuencia en la parte de agradecimientos de sus discos.

Es también en este disco donde Chick empieza a trabajar con varios sintetizadores, expandiendo su paleta sonora de manera notable (ya venía trabajando con pianos eléctricos y acústicos además del órgano electrónico y pedales de efectos), algo que caracterizará sus trabajos en los siguientes 20 años.

Y ya tenemos la formación “clásica” de Return to Forever, que a la larga termina convirtiéndose en la puerta de entrada al jazz para miles de jóvenes que se sienten atraídos por el “jazz eléctrico” de la banda.

El pico creativo de esta formación es el álbum Romantic Warrior editado en 1976 y que llegó a ser “disco de oro” en ventas en Estados Unidos, algo que no resultaba común para artistas etiquetados como “Jazz”.

En 1976 Corea decide darle un vuelco al concepto, dejando de un lado a Dimeola y White e incorporando a Gayle Moran (su pareja) en las voces, más una amplia sección de metales, pero esta formación pierde continuidad rápidamente, editando apenas un disco en estudio (Musicmagic, 1977) y uno en vivo.

El cuarteto “clásico” de Corea/Clarke/White/Di Meola es revivido para una breve gira en 1982 y para un largo tour mundial en 2008. Una versión alternativa de esta formación, con Frank Gambale reemplazando a Al Di Meola y con la suma de Jean Luc Ponty en el violín, regresó entre el 2009 y el 2010, haciendo largos tours por todo el mundo y grabando un álbum en vivo.

El corazón español de Corea

Hacia el final del periodo de Return to Forever, Chick Corea comienza a editar en paralelo al grupo (y luego de la disolución del mismo) una seguidilla de discos de diversas características e influencias.

Nos referimos al período de 10 años entre 1976 y 1986. Entre estos trabajos podemos mencionar: The Leprechaun (1976), My Spanish Heart (1976), Friends (1978) , The Mad Hatter (1978), Three Quartets (1981) y Children Songs (1985).

De particular interés es My Spanish Heart, donde Chick explora a profundidad (en un extenso disco doble) su interés por la música española (que venía presente en muchas de sus piezas desde “Spain”) y que tuvo excelentes ventas y crítica en su momento, incluyendo publicaciones especializadas como la afamada revista Downbeat que le dio 5 estrellas en cuanto salió editado el disco.

A este disco pertenece una de sus más famosas composiciones, “Armando’s Rhumba”, interpretada a lo largo de las décadas de muchas maneras y con distintos artistas

La Elektric (y Akoustic) Band de Corea

En 1986 Chick vuelve a trabajar dentro del formato de una nueva banda estable, regresando además un poco a la onda del jazz-fusión del cuarteto clásico de Return to Forever.

Así nace la Chick Corea Elektric Band que edita un álbum homónimo con buena recepción. El núcleo de esta agrupación gira entorno al baterista Dave Weckl y el bajista John Patitucci y es completado de forma puntual en el primer disco por los guitarristas Scott Henderson y Carlos Rios.

La principal característica del trabajo de Chick con la Elektric Band es la incorporación de numerosos sintetizadores digitales de la época (Yamaha DX7, Synclavier, Fairlight) y el uso de MIDI para sincronizar los diversos instrumentos electrónicos.

Si le unimos que Weckl además de la batería convencional incorpora el uso de los recordados tambores electrónicos Simmonds (como muchos grupos de rock y synth pop de la época) esto hace a veces que el sonido de estos discos no haya envejecido del todo bien (definitivamente el sonido delata que los discos fueron grabados en los 80), aunque el virtuosismo de los músicos es más que evidente.

Para el segundo álbum de la Elektric Band, Light Years (1987), la silla de la guitarra es ocupada por el guitarrista Frank Gambale y se suma el saxofonista Eric Marienthal, redondeando la formación estable de la banda que editará tres discos más entre 1987 y 1991.

Chick Corea
Corea para la revista Billboard en 1992

La banda se reforma en 1993 quedando sólo Corea y Marienthal y el quinteto clásico se reunirá nuevamente en 2004 para editar el disco To The Stars, el último trabajo en estudio que dejó la agrupación.

Paralelamente el trío de Weckl, Patitucci y Corea establecen la Akoustic Band, un “spin off” en formato de trío clásico de jazz que edita un par de discos y que se reagrupó recientemente para una gira mundial que pasó por España en 2018.

Tríos y trabajos recientes de Corea

A partir de la formación del Akoustic Trio, Chick reavivó su atención por la ejecución del piano y la mayor parte de los trabajos editados en los últimos 15 años (fuera de las giras de re-agrupación de RTF) giraron en torno al piano acústico como eje principal de su creación musical, con diferentes bajistas y bateristas que le han dado un carácter particular a cada formación.

En el 2007 Chick editó una serie de discos con cinco diferentes tríos (piano, bajo y batería) que exploró de forma profunda las bases para este renovado interés en la ejecución del piano.

Estos discos son difíciles de conseguir (fueron editados sólo en Japón) e incluyen acompañantes del calibre de John Patitucci, Antonio Sánchez, Eddie Gomez, Jack DeJohnette, Christian McBride y Jeff Ballard.

Chick Corea

Igualmente en 2011 Corea se reunió con Stanley Clarke y Lenny White, sus viejos cómplices de Return To Forever, para grabar un disco en formato de trío acústico: Forever, donde interpretan standards de jazz, piezas diversas de Chick y antiguos temas de Return to Forever re-arreglados en formato acústico.

Algunas piezas incluyen invitados extras como Jean Luc Ponty, Bill Connors y hasta Chaka Khan (en una faceta inusual de vocalista de jazz).




Entre 2008 y 2009, Chick Corea y John McLaughlin montaron un breve tour en parte para conmemorar el encuentro de ambos en la banda de Miles Davis 40 años atrás (como mencionamos arriba, punto de partida tanto de RTF como de Mahavishnu Orchestra).

Este tour quedó registrado en un disco doble en vivo titulado Five Peace Band y contó con la participación de Kenny Garrett (saxos), Christian McBride (bajo), Vinnie Colaiuta (batería) y la participación extracurricular de Herbie Hancock (piano).

Con una formación similar a la empleada en la Five Peace Band (en cuanto a instrumentación, pero con diferentes músicos) el disco The Vigil (2013) es de los más destacados de los últimos 10 años.

Quizás uno de los proyectos recientes de mejor recepción ha sido Trilogy (2013), de nuevo en formato de trío “clásico” con Christian McBride (bajo) y Brian Blade (batería).

Trilogy es un monumental álbum triple que recorre estándares de jazz y composiciones representativas de todas las diferentes etapas de Chick que cuenta con invitados puntuales de lujo como los españoles Jorge Pardo (flauta) y Niño Josele (guitarra).

La gran recepción de este proyecto llevó a la grabación de un segundo disco,Trilogy 2, disco doble editado en noviembre de 2019 y que está nominado a un Grammy en este 2021 en la  categoría de “Mejor Álbum Instrumental de Jazz”.

Otro proyecto reciente de gran interés fue la creación de la Chick Corea & Steve Gadd Band, que lanzó un gran disco en enero de 2018 titulado Chinese Butterfly donde destacan (además de los dos líderes) el excepcional guitarrista Lionel Loueke (nacido en Benin), el bajista de origen cubano Carlitos del Puerto y el fenomenal percusionista venezolano (afincado en NY) Luisito Quintero.

Este proyecto también dio una larga gira por todo el mundo presentando los temas del disco.

Un último proyecto a destacar fue la formación en 2019 de la Spanish Heart Band, con la cual graba un disco de título Antidote, incorporando músicos de varios de los proyectos recientes ya mencionados arriba, como el baterista Marcus Gilmore (quien venía trabajando con frecuencia con Chick tanto en discos como en vivo desde la época del disco de The Vigil) y los ya nombrados Jorge Pardo, Niño Josele, Luisito Quintero y Carlitos Del Puerto, entre otros músicos que conforman esta banda que en vivo incluía la participación de un bailaor flamenco (Nino de los Reyes).

Mención aparte merece otro invitado de lujo en el disco: Ruben Blades quien canta en dos temas del disco.

En los últimos párrafos se aprecia que Chick seguía teniendo una intensa vida artística hasta hace relativamente poco tiempo, incluso estando ya cercano a cumplir los 80 años.

La vitalidad que transmitía, a pesar que ya mostraba una merma en si peso, era contagiosa y su carisma y conexión con el público se aprecia en la multitud de vídeos recientes disponibles en Internet.

El legado que deja es de los más importantes de cualquier músico en los últimos 50 años.


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Chick Corea, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Chic Corea en España

Productos de Chick Corea en Estados Unidos

Chick Corea