Inicio Archivo discografico Dawn: el espectral y turbulento amanecer de Eloy

Dawn: el espectral y turbulento amanecer de Eloy

Eloy Dawn

Publicado el 7 de diciembre de 1976, Dawn representa el quinto álbum en estudio de la banda alemana y un momento álgido e incierto en su historia

Eloy
Dawn

Electrola. 1976. Alemania

Eloy es una de las bandas más emblemáticas y longevas del rock progresivo alemán. Originaria de la ciudad de Hannover, en la extinta Alemania Occidental, esta legendaria agrupación se ha caracterizado por un sonido espacial y sinfónico que ha transitado por varias etapas, siempre con el vocalista y guitarrista Frank Bornemann al frente.

Para 1976 Eloy reunía en torno a Bornemann a Detlev Schmidtchen (teclas y voz), Klaus-Peter Matziol (bajo y voz) y Jürgen Rosenthal (batería, percusión y letras), para recrear la historia de un personaje que tras una muerte súbita retorna a la vida como fantasma y posteriormente se convierte en un ser de luz.

Le acompaña en esta aventura una orquesta sinfónica dirigida por Wolfgang Maus quien también hizo los arreglos. Esta placa discográfica del cuarteto teutón representa el punto medio de dos excelentes discos: el también conceptual Power and the Passion de 1975 con un line up que entonces incluía al teclista Manfred Wieczorke, al guitarrista Detlef Schwaar y la sección rítmica del baterista Fritz Randow y el bajista Luitjen Janssen, y Ocean de 1977, es decir un Eloy casi enteramente renovado con Bornemann como único sobreviviente que surgió de las disputas con el entonces manager Jay Partridge.

Nuestro encuentro inicial con Dawn es la imagen de un amanecer obra del fotógrafo Pepe con el toque artístico de Handl bajo el diseño de Atelier Kochlowski.




Es el preámbulo de los estupendos nueve temas que conforman esta espectral historia que tiene como punto de inicio a “Awakening”, una pieza donde Detlev recrea una tempestad con sus teclados que luego van cediendo espacio a los violines y la guitarra de Bornemann, quien nos relata: “Vacío salón, inevitable delimitación / frías piedras negras / extrañamente entorno / el primer toque de luz de la mañana / extraña vibración ¿señal de reencarnación?

Eloy luego nos cautiva con un poco de hard rock en “Between The Times”, tema de delicadas cadencias en las que el guitarrista arpegia su eléctrica mientras nos canta: “Entre momentos / ruedo como un bote de paleta en un océano distante / temo los tiempos / y temo la ola mortal de la explosión de la memoria / luchando contra imágenes de emociones… intentaré abrazar el sol…”

Es aquí donde nuestro personaje, en forma fantasmal, se encuentra con su amada Jeanne que, aún en vida, propicia la unión. Bornemann protagoniza la velada con un buen solo.

Luego, el cuarteto cede espacio a “The Sun-Song”, una contrastante composición donde Eloy mantiene el dramatismo de esta singular historia dedicándole al sol esta canción. La orquesta y el cuarteto parecen encontrar un perfecto balance.

Los teclados también son fundamentales en la creación de espacios en este tema.

La segunda tríada de la historia inicia con “The Dance In Doubt And Fear” donde Bornemann, susurrando, nos narra en la primera estrofa: “El día será gris, dijo / debo perseguir al naciente sol del día siguiente / y buscar el lugar más alto para descansar y vivir / no comprendo esta voz sin cuerpo / tu atemorizante mente”




En esta pieza teclas, percusión y guitarra son fundamentales para abrir espacios misteriosos para una incorpórea manifestación.

Los diez minutos siguientes forman el segmento central de esta obra conceptual con “Lost?? (Introduction) y Lost?? (The Decision), temas que en su mayoría hacen un despliegue instrumental donde Eloy recrea descarnadamente un momento de reflexión de nuestro osado y espectral aventurero quien nos invita a imaginar, “¿Quién está tras la puerta…”

En “The Midnight Fight/The Victory Of Mental Force”, Eloy y la orquesta recrean el dinamismo de un encuentro bélico cuyos versos nos dicen: “Mi fuerza y coraje se erigen desde un sendero peligroso / la oscuridad se retrae desde mis piés / convirtiendo el aire frío en aire caliente / mi piel más caliente que seca / mis armas tras mi mirada / el techo yace en lo alto en algún lugar celestial / ¿quién estará muriendo al chocar y brillar a través del tiempo?

Eloy, con su arsenal de teclas, guitarras y percusión da aún más vida a la historia.

Sigue el repertorio con “Gliding Into Light and Knowledge”, con la agrupación manteniendo la tensión necesaria antes de la resolución.

“¿Dónde están mis brazos? / Te extraño  / puedo ver a través de ti / extraño el dolor y el movimiento / ¿Dónde está el sol? / Vivo en ti, ahora eres real / mi carne se disuelve en movimiento”, nos dice un elocuente Bornemann para luego culminar esta fascinante creación musical con el instrumental «Le Réveil du Soleil/The Dawnen el que Eloy nos recuerda que somos seres de luz (“nous sommes du soleil”, diría Jon Anderson en “Ritual” de Tales From Topographic Oceans de Yes)




Esta singular y ambiciosa obra discográfica es un claro retrato existencial donde Eloy funde elementos clásicos del progrock con la psicodelia y un excelente manejo del elemento espacial. Dawn es eso y más.

Ahora te toca, si ya no lo has hecho, retornar al 7 de diciembre de 1976 para celebrar el lanzamiento de este clásico disco de un Eloy reducido a cuarteto comenzando quizá la más importante etapa de su carrera que arrojó el trío de álbumes que completaban Ocean (1977) y Silent Cries and Mighty Echoes (1979)

Leonardo Bigott