Inicio Archivo discografico Wind & Wuthering: el último disco de Genesis con Steve Hackett

Wind & Wuthering: el último disco de Genesis con Steve Hackett

genesis wind & wuthering

El 17 de diciembre de 1976, la emblemática banda inglesa publicó su octavo álbum en estudio y el último con el excelso guitarrista Steve Hackett quien ya había iniciado una carrera solista

Genesis
Wind & Wuthering

Charisma Records. 1976. Inglaterra

Cuando Peter Gabriel decidió abandonar Genesis tras la grabación del ambicioso The Lamb Lies Down On Broadway en 1974, muchos pensaron que la afamada banda de densas líricas, fantasmales guitarras y teatrales performances llegaba a su final.

Sin embargo, el sorpresivo lanzamiento del espectacular A Trick Of The Tail once meses antes de nuestro homenajeado álbum, demostró rotundamente que el carismático segunda voz y baterista/percusionista Phil Collins, podía llevar la nave a puerto seguro con ese extraordinario álbum de fantásticas historias como “Squonk”, “Mad Man Moon”, “Ripples” y la telúrica “Dance On A Volcano”,

Quedaba claro que Genesis aún tenía substancia suficiente para sorprendernos, pero internamente la historia era diferente y el siempre introvertido Steve Hackett pronto diría “hasta aquí” para hacer tambalear las fundaciones de la banda y abrir una grieta muy profunda que se traduciría en un giro al timón con una retadora historia que redujo el cuarteto a trío.

Hackett había sido el primero de los miembros de Genesis que se aventuró con un disco solista, el magistral Voyage of Acolyte, grabado y publicado en octubre de 1975, aprovechando la pausa de la banda mientras se reponía del abandono de Gabriel y decidía sobre el nuevo cantante.

Wind & Wuthering fue grabado en los Relight Studios de Hilvarenbeek, Holanda, entre septiembre y octubre de 1976, bajo la producción de la banda y el sempiterno David Hentschel quien, además de la producción, estuvo a cargo de la audio ingeniería de los nueve temas que conforman el álbum y que vienen contenidos en una portada de lúgubre paisaje grisáceo de borrasca y viento que es el producto del ingenio de Hipgnosis y Colin Elgie.




El formidable tema “Eleventh Earl Of Mar”, compuesto por Mike, Steve y Tony, inicia el repertorio con la guitarra y las teclas dando las primeras notas, a éstas luego se le suman los platillos de Collins y el distante bajo de Mike Rutherford.

Phil nos dice: “El sol ha estado arriba por un par de horas / cubrió el suelo con una capa de oro / los espíritus yacían en lo alto y la lluvia había cesado / poco había en la despensa / pero eso no era todo muchacho / El Décimo-primer Conde de Mar no podía llevarlos muy lejos / ¡Papi, oh papi!, lo prometiste”.

Esta hermosa pieza nos cautiva por la diversidad de pasajes instrumentales y vocales entre los que apreciamos las guitarras clásica y eléctrica y las teclas de Banks.

Aún más hermosa resulta “One For The Vine”, tema compuesto por Tony Banks con una serie de segmentos cargados de una gran complejidad lírico musical que nos recuerda en ciertos momentos la grandilocuencia de “Supper’s Ready» (Foxtrot, 1972).

La obra narra la historia de un hombre que, no creyendo más en el líder espiritual de la villa en la que vivía, decide abandonarla.

Narra Collins“Cincuenta mil hombres fueron enviados a cumplir la voluntad de uno / su petición fue fraseada simplemente / aunque él nunca  la expresó en voz alta / yo soy él, el escogido…”

La riqueza tonal, las variaciones y la narrativa son transportadas con una dinámica que nos invita a escucharla infinitas veces. Es Genesis en su punto alto. Banks cierra el tema con los últimos acordes al piano.

Mike Rutherford nos ofrece una más sencilla “Your Own Special Way”, una suerte de balada cuyos versos relatan: “Ve lo suficientemente lejos / y llegarás a un lugar donde el mar corre por debajo / veremos nuestras sombras / alto en el cielo / desvanecerse en la noche… Durante siete años he navegado por el mundo / y dejé atrás, entre lágrimas, todo lo que amaba ¡Oh! ¿No vendrás aquí donde quiera que estés? He estado solo lo suficiente…”

Una historia, sin duda, conmovedora, que nos atrapa en el minuto 3:42 y nos deja reflexivos en ese punto medio de la canción.




Collins y Banks cierran con “Wot Gorilla”, un espectacular instrumental donde Phil y Tony muestran todo el colorido de sus instrumentos cerrando así el lado A del vinilo.

Banks abre el lado B con una fascinante historia que comienza con un sostenido acorde y los tambores en “All In A Mouse’s Night” cuyo texto dice: “No puedo verte pero se que estás allí / tengo que estar a tu lado porque realmente hace frío aquí / acércate y pronto estarás caliente / abrázame fuerte como si fueses un refugio en una tormenta…”

Las guitarras arpegiadas y los teclados de Tony recrean esta historieta sobre una pareja, un gato y un ratón

Genesis interpreta a continuación la emblemática “Blood On The Rooftops”, con el recordado intro de guitarra clásica de Steve Hackett, sin duda una de las más memorables de este repertorio.

“Gris y oscuro, un filme inglés, la obra del miércoles / siempre vemos a la Reina en Navidad… Y aunque tus ojos vean los marinos de un naufragio / aún estás seca / todo luce bien aunque pueda llover en Gales / a salvo otra vez…”

El pasaje instrumental que sigue a este verso conecta genialmente con la siguiente estrofa: “Saltemos las noticias muchacho / haré algo de té / árabes y judíos son demasiado para mí / me confunden y me ponen a dormir / y lo que más odio Señor / es quedarme hasta tarde / viendo un debate sobre el destino de alguna nación”




Los siete minutos siguientes los ocupan dos instrumentales. El primero fue compuesto por Mike y Steve y lleva por título “Unquiet Slumbers For The Sleepers”. El segundo se titula “…In That Quiet Earth” y fue compuesta por los miembros del cuarteto y recuerda mucho a “Los Endos”, un instrumental del álbum anterior.

Los licks de Hackett y el solo de Banks destacan en esta genial pieza que toma motivos de otras obras del disco para diluirse en la más complaciente y dulce “Afterglow”: “Como el polvo que reposa a mi alrededor / debo encontrar un nuevo hogar / los caminos y hoyos que solían darme abrigo / son ahora uno para mí / pero buscaré por todos lados / sólo para atender a tu llamado…”

Sin Peter ni Steve la suerte estaba echada, “entonces hubo tres…”

Este pandémico año el trío, convertido en quinteto con Nic Collins -hijo de Phil- en la batería y Daryl Stuermer en la guitarra, ha roto un silencio de más de una década con un Phil Collins muy disminuido pero con todas las ganas de mostrar que aún hay fuerzas para una gira a la que Genesis ha llamado The Last Domino.

Revivamos aquel 17 de diciembre de 1976 entre “viento y borrasca” y sus fascinantes historias.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Genesis, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias