Inicio Archivo discografico Rare Birds: el último testimonio indispensable de Hoelderlin

Rare Birds: el último testimonio indispensable de Hoelderlin

Hoelderlin Rare Birds

En octubre de 1977 fue publicado el cuarto y último gran disco de la banda alemana fundada por los hermanos Von Grumbkow, una obra de rock progresivo con pinceladas folk y jazz

Hoelderlin
Rare Birds

Spiegelei. 1977. Alemania

 
El progrock alemán siempre ha despertado interés entre los amantes del género por sus singularidades. La extinta Hoelderlin es un claro ejemplo.

Si bien sobrevivió dos períodos, 1970-1980 y posteriormente 2005-2009, con múltiples cambios en la formación, fue en el corto período entre 1975 y 1978 cuando el grupo aportó en el terreno prog tres discazos en estudio (Hoelderlin, 1975; Clowns & Clouds, 1976; Rare Bird, 1977) y un doble LP en directo (Live Traumstadt, 1978), con un estilo muy personal en el que se sumergieron en formas no convencionales de rock con pinceladas jazz y folk (muy lejos del debut en 1972, Hölderlin’s Traum)

Luego de aquel inicio, tras la salida de Nany, entonces esposa de Christian , se venían venir vientos de cambio, dejándo, no del todo, el elemento folk que los dio a conocer. Para el momento que nos ocupa quedaban de la banda original, Christoph Noppeney (viola), Christian Grumbkkow (guitarra, letras, portada), Joachim Grumbkow (teclados, voz) y Michael Bruchmann (batería), sumándose Pablo Weeber (voz, guitarra)y Hans Bäär (bajo).




La colorida portada nos muestra un pájaro en tonos rojos, verde y azul que es nuestro contacto inicial antes de escuchar el tema abridor “Häktik Intergaläktik”, que en sus versos libres nos relata: Extraña aventura, cielo amarillo mi cara se tornó verde no se por qué / Los sonámbulos estaban bailando al dulce sonido / De una antigua canción de cuna / Bienvenidos a los juegos de la noche / Bienvenidos a la luna / Hubo un montón de sacudidas en mi pequeña habitación / Flotando entre la esperanza y el miedo tomé un trago o dos”

La guitarra y la viola son las protagonistas de esta primera de seis composiciones. El fondo de teclado acentúa el elemento espacial.

El disco continua con “Sky Lift”, en la cual escuchamos: “De una estrella llegaste a mí / Golpeando la oscuridad como una bengala de rubí / Sacudiendo la cabeza de lado a lado / Alas moviéndose, moviéndose en señal de orgullo / Sacudida por el viento”

La viola, elemento muy importante en el sonido de Hoelderlin, evoca de cierto modo el violín de Jean-Luc Ponty.

“Before You Lay Down Rough And Thorny”, tercer tema del disco, nos cautiva con ciertos pasajes que recuerdan levemente a Anthony Phillips en su primera etapa. 

La pieza en esencia tiene un desarrollo instrumental muy interesante y atractivo para los fans del progrock.

“Creo que estamos solos ahora / los otros se han ido / me gustaría decirte que me enciendes” Las teclas vuelven a abrir espacios




El lado B nos recibe con un hermoso intro de piano en el tema titulo que, eventualmente, es acompañado por un oscilante sintetizador.

“Cerca de los campos de pensamientos y sueños / Detrás de las colinas, detrás de los árboles / En un jardín lleno de flores / Vive un pájaro raro en una torre / Él usa la máscara que sonríe y miente / Oculta sus mejillas y sombrea sus ojos / Podría ser tu amigo, podría ser tu enemigo / Debes averiguarlo, él no aparecerá”

Un tinte de jazz se deja sentir con un solo de saxo.

Cierran el disco los temas “Necronomicon” y “Sun Rays”. 

En la primera, la sección rítmica se combina con las teclas para cautivarnos con unos cambios interesantísimos donde la viola es también parte fundamental junto a la guitarra eléctrica. Manfred Von Bohr es el baterista de este excelente instrumental que tras los 6:15 de duración nos lleva al final con “Rayos de Sol”, la más extensa del repertorio con 9:57.

La rítmica canción contiene un fantástico solo de guitarra y nos dice en sus versos: “La lluvia está en mi cerebro / El hielo está en mi frente / Fuertes vientos sobre mí / Las aguas surgen debajo / Oscura es la noche, no hay sonido alrededor / Y las hojas comienzan a dispersarse / Los tambores me harán compañía / Hasta que la luz del día toca el suelo”




Vale destacar que las raíces de esta excelente banda se remontan a la década de los 60, cuando los citados hermanos crearon el grupo The Beatkids, interpretando canciones de The Shadows, The Beatles, The Rolling Stones y Traffic, para luego cambiar su nombre bajo la inspiración del poeta romántico alemán Friedrich Hölderlin.

Su primer disco, Hölderlin’s Traum fue lanzado en 1972 con una formación de nueve músicos que incluía voces femeninas e instrumentos como: el sitar, el tablá, la flauta, el melotrón, el piano de cola, el violín y el violonchelo.

Viajemos en el tiempo para dejarnos llevar por la música de este excelente disco tras el cual Hoelderlin publicó el doble LP en directo, Hoelderlin’s Traum, cerrando así una corta pero increíble etapa.

Leonardo Bigott


 

Música de Hoelderlin en España

Música de Hoelderlin en Estados Unidos