Inicio Archivo discografico Led Zeppelin “IV”: 45 años de reinado (1971) (Inglaterra)

Led Zeppelin “IV”: 45 años de reinado (1971) (Inglaterra)

2149
Led Zeppelin

Led Zeppelin

IV

Atlantic. 1971. Inglaterra

El 8 de noviembre de 1971 se ponía a la venta el cuarto disco del cuarteto británico Led Zeppelin. Se cumplen, por tanto, 45 años de la edición de un disco especialmente emblemático e influyente en la historia del rock y una de las piedras angulares de cualquier colección de un amante del rock. Tras todo ese tiempo, son pocos los que han podido sobrepasar su popularidad y su éxito comercial, mientras varias generaciones se han nutrido de sus canciones y su misteriosa imaginería. Jimmy Page (guitarra), Robert Plant (voz), John Bonham (batería) y John Paul Jones (bajo, teclados, mandolina) estaban en su pico creativo, comenzando la década en la que LedZep reinó de manera brillante.

Aunque en sus dos anteriores trabajos ya habían mezclado canciones explosivas como “Whole Lotta Love” o “Inmigrant Song” con memorables piezas de aroma folk como “Thank You”, “That´s The Way” o “Tangerine”, es este cuarto disco el que demostró poseer el más perfecto balance entre potencia y sutileza. El disco sin título oficial, pero conocido por igual como ZoSo, el de los cuatro símbolos, las runas o más comúnmente con la denominación correlativa IV, irrumpió con su irrefrenable dosis de hard-rock, blues y baladas folk para a la postre convertirse en uno de los discos más vendedores de cualquier época con más de 37 millones de unidades.

Para septiembre de 1970 el grupo había realizado seis giras por Estados Unidos en 18 meses. Exhaustos, deciden enfocarse en las nuevas composiciones, entre las que estaba una nueva y épica destinada a suplantar en los conciertos el rol central que hasta entonces había tenido “Dazed and Confused” desde la época de Page con The Yardbirds. Tal como habían hecho durante la grabación de III (1970), optaron por aislarse en Headly Grange, una mansión de la campiña inglesa para inspirarse y trabajar en paz. En diciembre ya estaba casi lista “Starway to Heaven” (“Escaleras al cielo”), para ser grabada junto a un puñado de temas en el Rolling Stones Mobile Studio, un famoso y muy solicitado estudio móvil ensamblado por los Stones con la mejor tecnología del momento. Aún hoy, a pesar de sus ocho minutos, “Starway To Heaven” rota por muchas emisoras del planeta.

Apenas dos semanas (una de ensayos y otra para grabar) fue el tiempo que tomaron para el histórico disco. El ambiente pastoral sin duda ayudó en la concepción de “The Battle of Evermore” y “Going To California”, dos de los más exquisitos momentos folk en la carrera de la banda. El disco, sin embargo, se inicia con dos temas arrolladores, de soberbia fuerza: “Black Dog” y “Rock and Roll”, piezas de paradigmática importancia en su repertorio. Tolkien se hizo presente en “Misty Mountain Hop”, mientras la influencia de la India afloró en “Four Sticks”. El cierre corresponde a la brutal “When The Levee Breaks”, en la que Bonham construye un mantra rítmico de grandes proporciones.

El tiempo que siguió a su lanzamiento estuvo provisto de todo tipo de especulaciones y críticas a los mensajes ocultos en la carátula que incluían símbolos rúnicos, alusiones al ocultismo y la magia negra y una figura del Ermitaño del Tarot. Al mando de Page, Led Zeppelin tomó sin querer el relevo de los Rolling Stones como majestades satánicas, lo que conllevó en años subsiguientes la aparición de muchas leyendas, la mayoría nunca confirmadas.

Led Zeppelin Led Zeppelin

Led Zeppelin

Cuatro décadas y media después, su eco sigue retumbando y las ganas de escucharlo no cesan. El magnetismo de su música ha sobrevivido con especial lozanía durante 45 años.

Un verdadero clásico.

Juan Carlos Ballesta