Inicio Reportajes Neu!: el motor del krautrock

Neu!: el motor del krautrock

110
Neu! krautrock

Uno de los capítulos fundamentales del rock alemán es el dúo que conformaron Klaus Dinger y Michael Rother, de corta pero definitiva existencia


Cincuenta años después de la formación de Neu!, su música sigue presente influyendo a miríadas de músicos y bandas. Casi cuatro años de accidentada existencia fueron suficientes para que Klaus Dinger (batería) y Michael Rother (guitarra, efectos) produjeran tres de los más influyentes y definitivos documentos musicales de la segunda mitad del siglo 20.

Juan Carlos Ballesta

Dinger y Rother tenían muy claras sus intenciones musicales y artísticas. Desde el reduccionista nombre del grupo, Neu!, inspirado por el más célebre y universal de los mensajes publicitarios, pasando por las portadas de decidida inspiración pop art, hasta la minimalista concepción de la música basada en maquinales ritmos de batería, envolventes guitarras y sonidos monotonales, todo lo que envolvió la efímera existencia de Neu! se convirtió en punto de partida para cientos de músicos alrededor del planeta. Agrupaciones como Stereolab, Tortoise, The Legendary Pink Dots, The Fall, To Rococo Rot, Mouse on Mars y Suicide, entre muchas otras, han bebido en mayor o menor grado del legado de Neu!,

Quizá sin saberlo, Rother y Dinger  encumbraban su concepto a cotas insospechadas, y pasaban a formar parte de una inolvidable y aventurada generación de agrupaciones alemanas que cambiaron los códigos y paradigmas de la música del siglo 20, entre las que cabe mencionar, entre muchas, a Can, Kraftwerk, Faust, Ash Ra Tempel, Guru Guru, Cluster, Agitation Free y Tangerine Dream.




Proveniente de Düsseldorf, una ciudad industrial con gran movimiento artístico, el origen de Neu! está emparentado con Kraftwerk, agrupación de la que formaron parte Dinger y Rother durante unos meses.

Aunque no llegaron a grabar ni Kraftwerk I (1970) ni Kraftwerk II (1971), quedaron diversas presentaciones en directo como testimonio, en una etapa en la que brevemente Kraftwerk estuvo conformada por Florian Schneider, Dinger y Rother, con temporal ausencia de Ralf Hütter.

En medio de la guerra fría y del milagro económico, pero todavía arrastrando traumas post-segunda guerra mundial, la República Federal Alemana era en aquellos años un hervidero cultural.

El nuevo cine alemán, con directores como Win Wenders, y el llamado Krautrock (bautizado así por el periodismo inglés), fueron las puntas de lanza que colocaron a Alemania Occidental en una posición de relativa independencia ante el avasallador bombardeo de propuestas provenientes de Norteamérica y Gran Bretaña.

A esta libertad creativa contribuyeron grandemente Klaus Dinger y Michael Rother.




Firmados por el recordado sello Brain, el primer disco, Neu! (1972) fué una auténtica revelación. El ritmo metronómico de “Hallogallo” envuelto en imperceptibles tics eléctricos, la bizarra melancolía de “Lieber Honig”, la fiereza proto-punk con elementos industriales de “Negativland”, las atmósferas psicodélicas de “Weissensee” y el carácter cósmico de “Im Gluek” hicieron de este disco un trabajo visionario y ya legendario.

Su vigencia, casi medio siglo después de su edición, es indiscutible.

Con serios problemas económicos y en medio de una constante lucha de personalidades, Dinger y Rother vuelven a acudir al ingeniero de sonido Conny Plank, especie de alquimista y catalizador, uno de los personajes claves para entender el desarrollo del rock alemán.

La grabación del segundo disco, Neu! 2 (1973) se realiza en muy poco tiempo, produciendo un disco inacabado pero de indudable relevancia. Neu! 2 contenía un porcentaje de música nueva, con joyas como “Für Immel”, mientras otra parte está compuesta por manipulaciones del single previamente publicado “Neuschnee/Super”, lo cual nunca fue bien entendido por la crítica y la audiencia.

Quizás sea este disco uno de los pioneros de la idea de la remezcla, desarrollada contemporáneamente por los poetas dub, y años más tarde por los DJs, rapperos y músicos electrónicos.

Entre 1973-75, Michael Rother se unió al dúo electrónico Cluster (Hans-Joachim Roedelius y Dieter Moebius), produciendo bajo el nombre de Harmonia, dos trabajos esenciales: Musik Von Harmonia (1974) y Deluxe (1975), antes de regresar de nuevo a Düsseldorf para reunirse con Dinger.

Aunque para el momento la relación entre ellos era casi inexistente, todavía tuvieron arrestos para producir una última obra: Neu! 75, un disco sinérgico que fue más que la suma de sus partes y que no es descabellado catalogar como proto-punk.

El disco está compuesto por dos lados muy distintos entre sí, el primero en la línea de los dos primeros discos y el segundo con Dinger también en la guitarra, con su hermano Thomas Dinger y Hans Lamge encargándose de la batería, con Plank de nuevo en la producción e ingeniería.

Quedaba claro que el lado A estaba sintonizado con la forma de trabajo de Rother, que dejaría claro en sus primeros discos solistas, y el lado B con las ideas que Dinger desarrollaría inmediatamente con su proyecto La Düsseldorf.

Tres discos fueron suficientes para convertir a Neu! en una agrupación indispensable. Pocos grupos con una producción tan escasa son tan influyentes.

Años de divisiones y discusiones entre sus dos integrantes convirtieron las reediciones de Neu! en CD en una quimera. A mediados de los 80 intentaron retomar a Neu! Y comenzaron a grabar un cuarto disco, pero las sesiones quedaron inconclusas debido a las desavenencias entre ambos músicos.

En 1995 vio la luz una edición de Neu! 4 en el sello japonés Captain Trip con el consentimiento de Dinger pero sin el conocimiento de Rother, lo cual exacerbó más aún sus diferencias, situación que retrasó hasta 2001 la reedición oficial de los primeros tres discos.

El músico y amigo común Herbert Grönemeyer había logrado el milagro de reunirlos para la remasterización de los tres discos oficiales publicados en su sello Grönland.




La inesperada muerte de Dinger en 2007 dejó en pausa el cuarto disco, hasta que finalmente en 2010 Rother llegó a un acuerdo con los herederos de Dinger, remasterizando las cintas originales, rebautizando algunos temas y sumando otros. El disco fue publicado como Neu! 86.

Neu! sigue haciéndole honor a su nombre. Su sonido permanece fresco, novedoso y paradigmático.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Neu!, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Neu! en España

Productos de Neu en Estados Unidos