Inicio Archivo discografico So: el disco de amor, ego, política y sexo de Peter Gabriel

So: el disco de amor, ego, política y sexo de Peter Gabriel

Peter Gabriel

El 26 de mayo de 1986 el gran cantante, compositor y promotor inglés publicó su exitoso quinto álbum, con varios de sus temas claves

Peter Gabriel
So

Geffen Records. 1986. Inglaterra

El 19 de mayo de 1986, hace 30 años, salía al mercado discográfico el quinto trabajo musical del inglés Peter Gabriel. El músico, además de haber sido figura clave de la emblemática banda del progrock Genesis, ha sido también un pionero en la divulgación de las músicas del mundo a través del festival World of Music, Arts and Dance (WOMAD) que fundara en 1980 junto al empresario Peter Brooman, y con el sello discográfico Real World.

Gabriel tituló a este álbum So, como una respuesta abrasiva ante la negación del sello Geffen a titularlo como otro epónimo álbum de la saga Gabriel. El monosílabo titulo resultó en algo conveniente desde el punto de vista de mercadeo y musicalmente nos presentó a un Peter Gabriel con un sonido fresco y más accesible que sus anteriores trabajos, lo cual se tradujo en atraer a un público más amplio y la tácita abdicación, voluntaria o no, al estatus de culto que mantuvo hasta entonces.

Ese mayor alcance vino en parte como resultado de las diversas colaboraciones y un rotundo éxito comercial que mantiene a este álbum como su mayor logro en términos de ventas. Anteriormente, Peter había compuesto la banda sonora del film Birdy (1984) de Alan Parker.

Dejando a un lado toda la conmoción que produce el éxito mundial, Peter Gabriel pudo expandir su público componiendo piezas con un mayor acento en el aspecto melódico y una extensa lista de músicos que participaron en este proyecto, entre quienes destacan Bill Laswell, Stewart Copeland, el cantante senegalés Youssou N’Dour y las cantantes Kate Bush y Laurie Anderson.

Ya desde “Red Rain” uno siente una sonoridad menos proclive al tratamiento rítmico si le comparamos con Security (1982) en temas como “The Rhythm of the Heat” o “Lay Your Hands on Me”.

Temáticamente, la pieza tiene un origen onírico y además apocalíptico que dibuja una sociedad sometida a la tortura. Sin duda, un tinte profético del arcángel.

El álbum continúa con “Sledgehammer”, cuya sublime connotación sexual se ve plasmada en figuras que van desde un tren a vapor pasando por un avión hasta llegar a un carrito chocón y la constante mandarria hecha persona en Peter Gabriel.

Uno de los temas más hermosos, melódicamente hablando, es “Don’t Give Up” (“no renuncies”). Acompañado por Kate Bush, Gabriel nos dice: «Crecimos fuertes en esta tierra orgullosa / Fuimos queridos todo el tiempo / Me enseñaron a luchar, me enseñaron a ganar / Nunca pensé que fuera a ser derrotado»

El subyacente drama político se ve reflejado en esta historia de un desempleado y su amante. La pieza refleja una íntima conversación entre Gabriel y Bush. Musicalmente hablando, el aporte del bajista Tony Levin en este tema es excelente y es además el elemento que transporta la pieza hasta el final con el título empleado como elemento reiterativo.

A este tema le sigue “That Voice Again” que fue coescrito por su más asiduo colaborador junto a Tony Levin, el guitarrista David Rhodes. En este tema destaca la batería de Manú Katché y el bajo de Levin sobre los cuales la letra nos habla de ese diablito y angelito que solemos escuchar en nuestras mentes en momentos de difícil escogencia y que dicho de otro modo no es más que nuestra conciencia.

En todo el repertorio de Gabriel como solista “In Your Eyes” representa algo muy especial en lo personal. Más allá del tema amoroso que Peter logra compartir con especial atractivo entre el ritmo y la voz de N’Dour, está el grato recuerdo que este tema evoca de su primera presentación en Caracas en octubre de 1993.

Aquel día interpretó esta canción junto a un grupo de danzas venezolano. Todo el colorido y despliegue fue parte del primer bis del concierto que culminaría con su sempiterno “Biko”.

Otro excelente tema de este emblemático álbum es “Mercy Street”. Esa calle de la misericordia que podemos ver en cualquier lado. Gabriel dedica este tema a la laureada poetisa estadounidense Anne Sexton quien recibiera el Premio Pulitzer en 1967 por su libro “Live or Die”.

Gabriel es musicalmente provocativo en esta pieza cuya rítmica está influida por el forro, género originario de Brasil. Accidentalmente este tema fue oído inicialmente a una velocidad más lenta que la original lo que significó un especial atractivo para Gabriel y el coproductor Daniel Lanois, resultando finalmente en una pieza de temperamento fantasmal que se desprende en parte de las armonías vocales de Peter y el ligero eco que se escucha a mitad del tema.

Los últimos tres temas de So son “Big Time”, “We Do What We Are Told” y “This is the Picture (Excellent Birds)”.

En el primero hay un poco de funk a lo Tony Levin. Su incisiva lírica sobre la cultura yuppie de los 80 refleja en buena medida ese humor siempre latente en Gabriel.

Resulta un tanto irónico que el álbum de mayor éxito comercial de Peter Gabriel le impulsara a cuestionar si después de todo valía la pena ser famoso. El segundo tema refleja la conducta obediente de un ciudadano ante un dictador en tiempos de guerra, hecho que muy bien refleja el film La lista de Schindler de Steven Spielberg y que acá está inspirada en los experimentos sobre obediencia del psicólogo estadounidense Stanley Milgram.

Este tema musicalmente resulta más bien circunspecto en el contexto. Las voces que surgen del fondo, la ambientación y la percusión están formuladas de un modo que la diferencia muy bien del resto del álbum: «Hacemos lo que se nos ha dicho / Hacemos lo que se nos ha dicho / Hacemos lo que se nos ha dicho / Una duda / Una voz / Una guerra / Una verdad / Un sueño»

La tercera pieza fue coescrita con la vanguardista violinista neoyorquina Laurie Anderson. La pieza evoca los tiempos de Security por su rítmica y voces al tiempo que la guitarra de Rhodes juega un papel importante en la ambientación que Gabriel, apoyado en el teclado, ha diseñado para este proyecto menos tendiente a riesgos mayores que signaron su estilo en los cuatro álbumes anteriores.

De So se desprenden varias cosas interesantes. Una de ellas es la creación del excelente video en stop motion de “Sledgehammer”. La otra, si bien mantengo un sentimiento ambivalente con respecto a los videos musicales, fue el divertido video de “Big time”, también en stop motion empleando croma y realizado con un sentido estético y creativo por todo lo alto y merecedor de los más altos elogios.

Debo expresar que en los casos de Frank Zappa y Peter Gabriel resaltan esos elementos que los coloca distante de los clichés que con frecuencia se encuentran en los videos musicales y que deja muy poco, si acaso nada, a la imaginación.

So representa, más que un punto de inflexión, un flirteo con fórmulas más directas y atractivas a una mayor audiencia. Pero Gabriel mantiene su vena vanguardista que puede ser evidenciada en los trabajos de años siguientes en los que profundizó sus historias y su música con excelentes álbumes como Passion (1989), Us (1992), Ovo (2000) y Up (2002). Y si acaso alguien no lo conoce, les recomiendo ver Back to front: Live in London (2014)

La reedición 25 aniversario lanzada en 2013 por su propio sello Real World puede ser conseguida en varios formatos, desde el CD estándar hasta un lujoso y apetecible box-set que incluye dos CDs en vivo en Atenas y dos DVDs de esos conciertos dirigido por Michael Chapman y producido por Martin Scorcese, un CD con los audios de la evolución de cada canción, un documental sobre el making of del disco, el LP de 180 gramos, un vinilo 12″ con dos canciones inéditas y una versión alterna de «Don´t Give Up«, más un fantástico libro de 60 páginas con notas del propio Gabriel y fotografías nunca antes vistas.

En julio 2016 se lanzó la versión limitada de doble LP, remasterizada a mitad de velocidad para ajustarse a dos vinilos de alto gramaje a 45rpm, con rango dinámico optimizado.

Leonardo Bigott

Peter Gabriel

Peter Gabriel