Inicio Archivo discografico Face Value: el primer gran paso en solitario de Phil Collins

Face Value: el primer gran paso en solitario de Phil Collins

138
Phil Collins Face Value

El 13 de febrero de 1981 llegaba a las discotiendas el primer álbum solista del versátil baterista, compositor y vocalista del grupo Genesis

Phil Collins
Face Value

Virgin. 1981. Inglaterra

Tal vez Phil Collins sea visto como un traidor por muchos fans del rock progresivo, pero el afamado baterista que desde muy joven comenzó a tocar los tambores y a hacer apariciones en comerciales, demostró a mediados de los setenta que Genesis podía continuar sin el carismático Peter Gabriel.

El significativo hecho fue el punto de inicio de dos emblemáticas obras: A Trick of the Tail y Wind and Wuthering. El siguiente paso sería abismal y abriría la primera brecha entre viejos y nuevos seguidores de la emblemática banda de progrock que nos sorprendía con …and Then There Were Three (1978).

Phil, también divertido y protagónico, parecía lanzar cartas a ciegas al tiempo que su vida personal encaraba tiempos turbulentos. Collins, cuyas apetencias por el pop y el r&b comenzaban a colarse en la música de un Genesis que parecía un espejismo, pensó que era el momento idóneo para grabar su primer álbum en solitario.

Phil, quien ya coqueteaba con la aventurada banda de jazz rock Brand X, de la cual formaba parte de la sección rítmica con un inusual bajista llamado Percy Jones, se dejó de apegos nostálgicos y marcó la línea de un antes y un después que de modo granular fue dejando en el camino añoranzas de una reunión que aún, más de cuarenta años después, sigue siendo tema de especulaciones.

El laureado baterista, a quien la década de los ochenta le sonrió con creces, dejaba claro con este disco que hoy giramos nuevamente, que tenía intereses en mantener una doble vida que con Genesis y un atractivo álbum llamado Duke (1980) recibiendo los 80, manteniendo ese hilo conductor entre músico y fan.

El tiempo lamentablemente fue borrando aquello que en una época tenía una mágica sonoridad rebosada de sorpresas.

Para junio de 1980, Phil entraba en los estudios The Town House de Londres para hipnotizarnos a lo largo de 48 minutos con una camaleónica obra sin enteramente abandonar el prog.

Face Value llamaría Collins a esta obra de doce temas donde su ya deteriorada relación amorosa se llevaba la mayor parte del contenido de las composiciones producidas por Phil y Hugh Padgham.

Acompañado por una pléyade de músicos de primer orden, Collins inicia esta travesía con un tema que marcó una época, amén de uno de los “fills” más emblemáticos del rock.

Lo llamó “In The Air Tonight”, un espectral tema que se va formando a partir de la percusión y la guitarra eléctrica de Daryl Stuermer, con la participación de John Giblin (Brand X), y L. Shankar en el discreto violín.

“Puedo sentirlo venir en la noche, oh Dios mío, he esperando toda mi vida por este momento, puedo sentirlo en el aire, en la noche…”, canta Phil 

El vídeoclip, lanzado en los inicios de MTV, recibió amplia rotación. En el canal oficial de YouTube contabiliza más de un millón doscientas mil vistas.

Luego, Collins concede tiempo a “This Must Be Loved”: “Esto debe ser amor, lo que siento debe ser amor…”

La pieza es una hermosa balada equilibrada con buen gusto, sencilla y con cada instrumento perfectamente colocado

Luego Collins nos ofrece una más movida “Behind The Lines” y al igual que en la anterior, el renombrado Alphonso Johnson (Weather Report) se hace cargo del bajo en esta pieza que forma parte, con arreglos diferentes y mas funkys, del álbum Duke de Genesis.

En esta pieza apreciamos además los vientos de Earth, Wind & Fire.

Continua el set “The Roof Is Leaking”, una triste y metafórica canción de aroma country folk, con participación de Eric Clapton a la guitarra, Stuermer en el banjo junto a Joe Partridge en la guitarra slide. Phil se encarga del piano

Enseguida Phil nos deja con una extraña y misteriosa pieza instrumental, “Droned”, que nos atrapa con su piano, voces y percusión tribal a lo Peter Gabriel para diluirse en “Hand In Hand”, con la corpulenta batería de Collins, varios coros de niños de Los Angeles y los vientos de EW&F.

En ella Collins hace uso de la tecnología de punta del momento: el vocoder Roland VP-330, el programador rítmico Roland CR-78, sin olvidar el emblemático sintetizador analógico Prophet-5

Temas como este último parecieran decirnos que no todo iba tan mal a pesar del dilapidado idilio.

Abriendo el lado B del LP surge I Missed Again”, mi pieza favorita junto a “In The Air Tonight”, recordada por ser una de las primeras piezas presentadas en la entonces incipiente MTV Music Television.

En la vídeo canción Collins se aventura en un “air band” donde él toca todos los instrumentos. Para quienes no saben, un “air band” es una banda que emula tocar instrumentos que no están a la vista o no son reales. Algo muy de moda por aquellos años.

Destaca en la composición el legendario Ronnie Scott (†) en el solo de saxo.

El disco continua con una triste y breve composición llamada “You Know What I Mean”: “Mientras aprendo a vivir en soledad, apareces en mi vida otra vez…”

El sentido piano y voz de Collins se acompaña de una sección de cuerdas dirigida por Martyn Ford.

La melancolía da paso a la más rítmica y alegre “Thunder and Lightning”, tema que como el resto del disco nos hace rendirnos ante un Collins que demuestra una gran calidad como compositor.

Pese a que para aquel momento ya parecía defraudar a aquellos que no aceptaban a un Collins que se distanciaba más y más del prog a cambio de un sonido más accesible pero igualmente bien configurado, como evidenciamos en los discos que sucedieron a este y que en mi opinión alcanzó su punto más alto en But Seriously…en 1989.

El dupla de canciones siguiente la conforman la movida “I’m Not Moving” y la hermosa “If Leaving Me Is Easy”, con Don Myrick al saxo en el delicado intro y en la cual el famoso baterista nos canta: “Si dejarme es fácil debes saber que regresar es más difícil”.

Son dos piezas que testifican el acercamiento de Collins hacia estructuras musicales menos complejas, orientadas a un público más generalista 

Para culminar el LP, Collins sorprendía con una interesante versión del tema de John Lennon y Paul McCartney, “Tomorrow Never Knows”, que cerraba el emblemático disco Revolver (1966)

Participan L. Shankar, Giblin, Stuermer y los metales de EW&F.

Face Value marca el inicio de un sueño añorado por Collins cuya pretensión fue hacer buena música accesible sin afectar su carrera con un Genesis, aunque fue inevitable que la banda se alejara de su esencia original, encontrando satisfacer nuevas audiencias.

Diría un buen amigo, “no hay mal que por bien no venga, ni bien que su mal no traiga”.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Phil Collins, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de Phil Collins en España

Estados Unidos

Productos de Phil Collins en Estados Unidos