Inicio Archivo discografico 50 años del aventurado jazz psicodélico de Third de Soft Machine

50 años del aventurado jazz psicodélico de Third de Soft Machine

301
Soft Machine Third

El 6 de junio de 1970 se publicó el aventurado tercer álbum de la legendaria banda inglesa, un trabajo que la acercó definitivamente al jazz

Soft Machine
Third

CBS. 1970. Inglaterra

Una de las bandas más ambiciosas e influyentes del rock, pese a no haber logrado éxito comercial, es Soft Machine, nombre tomado de la novela de Williams Burroughs del mismo nombre. Con su mezcla de jazz, psicodelia, rock progresivo y rasgos electrónicos, logró llamar la atención de los ingleses a mitad de 1966.

Aún activa, su accidentada trayectoria está dividida en cuatro etapas definidas según el estilo y las fuerzas dominantes de cada una.

Así, Soft Machine saboreó un poco de psicodelia entre 1966 y 1968 para gradualmente ir abrigando el jazz fusion, al tiempo que por ella pasaban notables músicos como Robert Wyatt, Kevin Ayers, Daevid Allen, Mike Ratledge, John Marshall, Karl Jenkins y Hugh Hopper, entre otros.

Una buena parte de la crema y nata del rock inglés, especialmente del movimiento al que hoy nos referimos como “Canterbury Sound”, había estado manteniendo el legado de Soft Machine, creando bandas alternas como Soft Heal, Soft Head, Soft Ware, Soft Mountain, Soft Bound y eventualmente Soft Machine Legacy, entre 1978 y 2015.

Para el momento del lanzamiento de Third, Soft Machine ya no contaba con los seminales Kevin Ayers (bajo) y Daevid Allen (guitarra). Ahora era un cuarteto formado por el debutante Elton Dean en el saxo, Mike Ratledge en las teclas, Hugh Hopper en el bajo y el genial, entonces baterista, Robert Wyatt.

Para la ocasión, el cuarteto se amplió con la adición de Lyn Dobson, Nick Evans y Jimmy Hastings en los vientos y Rab Spall en el violín.

En formato, nuestro celebrado disco guarda similitud con otra obra cumbre del rock progresivo, Tales From Topographic Oceans (1973) de YES. Es decir, un doble LP con un tema por lado cuya extensión promedio es de unos 18 minutos. Todos producidos y compuestos por miembros del cuarteto.

Soft Machine Third Soft Machine ThirdLos 4 lados de Third

Facelift” se lleva los primeros 18’45”. Ya desde el inicio, nos enfrentamos a una pieza sonora orgánica, colmada de espontaneidad y en apariencia amorfa.

Rica en sonidos, es tal vez la propuesta más radical de nuestro celebrado álbum. También apreciamos a un Elton Dean osado. Esta pieza, grabada en vivo en Fairfield Hall Croydon el 4 de enero de 1970 y en él Mothers Club, Birmingham, siete días después, se torna más accesible hacia el octavo minuto.

Los oídos más experimentados tal vez encuentren algunos rasgos de King Crimson, Jethro Tull y The Mothers of Invention. Sobre todo hacia el doceavo minuto. Es interesante escuchar como la pieza se va desarrollando sin obedecer a normas preestablecidas.

Hay también intervenciones al performance en vivo que han sido manipuladas para añadir un mayor atractivo a la pieza de Hopper. Unas frases más equilibradas signan el final de esta estridente experiencia.

El lado B del primer LP lleva por titulo “Slightly All The Time”, que incluye los fragmentos “Noisette”, “Backwards” y un reprise de “Noisette”.

Concebida por Ratledge y Hopper, oímos al bajo tomar el rol central en la primera parte, acompañado por el hi-hat al que se le incorpora Dean con una melodiosa línea auditivamente menos dejada al azar.

En torno a Dean escuchamos acordes percutidos sobre las teclas del órgano. Esta suerte de cálido post bop abre espacio a cada miembro del cuarteto con Elton Dean liderando el tema. Dobson es también apreciado acá.

La dinámica cambia hacia el minuto seis y la melodiosa flauta va ganando espacios. Dos minutos más tarde la banda cambia ligeramente la dirección. Ratledge resalta en el Hammond, mientras Elton y Mike impregnan la atmósfera de una calidez muy especial apoyados en la sección rítmica de Hopper-Wyatt que culmina con una buena descarga con órgano y viento al unísono.

El segundo disco abre con una pieza de Wyatt titulada “Moon in June”, la única que aún presenta reminiscencias de los dos primeros discos. “En un dilema entre lo que necesito y lo que quiero, siento una sensación entre tus muslos, cuánto tiempo puedo resistir la tentación…”

Nos canta Robert Wyatt en esa onda “canterburiana” acompañado por el órgano. Acá recordamos un poco a Caravan, otro de los bastiones del “sonido Canterbury”. La letra es todo un acto de seducción con una música ligeramente fantasmal.

Hopper hace un interesante solo y Wyatt es más nostálgico y familiar. Las teclas toman un rol central en los primeros cinco minutos. Robert nos recalca en uno de sus versos que “La distancia puede decir mentiras…”.

En los siguientes minutos a partir del noveno, el cuarteto desarrolla la parte instrumental con varios cambios interesantes. La voz de Wyatt es otro instrumento más en esta sección. El caos sónico encuentra un abrupto cambio hacia el minuto catorce con un Soft Machine más orgánico y en donde apreciamos a Rab Spall.

Out-Bloody-Rageous” cierra el álbum. En esta extensa pieza, los sonidos emergen desde el fondo acariciando nuestros oídos. Ellos se asemejan mucho a un teclado en reversa en crescendo.

Poco a poco los sonidos se van ensamblando de un modo oscilatorio manteniendo esa invertida sensación y frustrando un poco nuestros instintos. Hacia el quinto minuto, un poco de jazz fusión reordena todo y poco a poco nos va atrayendo a predios más estructurados en las manos de Mike, quien luego abre camino a la sección de vientos. En el punto medio la pieza retorna al motivo inicial. Nuevamente las teclas toman el control junto a los vientos y Dean nos deja llevar con un llamativo solo.

En esta pieza la espontaneidad del grupo está más controlada. Otro atractivo es el doble saxo y el cambio que ocurre hacia el minuto catorce. Al igual que el segundo tema, son motivos claramente distintos y diferenciables que me recuerdan los “soundscapes” de Eno y Fripp.

Así, la pieza se va diluyendo en el silencio.

Third es una obra llena de elementos vanguardistas que demandan un criterio muy amplio. Su planteamiento estético rompe todas las reglas de armonía y melodía, sobre todo en los momentos más caóticos, una suerte de “British Free Jazz” aunque la base rítmica es más mesurada.

Me atrevo a añadir que unos meses antes, con la salida del paradigmático In The Court Of The Crimson King, este álbum no gozara de la misma atención. Si bien Third no es fácil de escuchar, nos presenta algunos momentos accesibles que nos mantienen atentos.

Actualmente, Soft Machine la integran John Marshall en la batería, Roy Babbington en el bajo, John Etheridge en la guitarra y Theo Travis en las teclas y vientos, quienes en 2018 editaron Hidden Details, su más reciente disco.

Leonardo Bigott