Inicio Archivo discografico Tim Buckley: el primer paso de una breve y significativa carrera

Tim Buckley: el primer paso de una breve y significativa carrera

103
Tim Buckley debut

El 3 de octubre de 1966, el guitarrista, cantautor y productor estadounidense, se daba a conocer con esta interesante primera obra, la primera de casi una decena que le hiciera un referente.

Tim Buckley
Tim Buckley

Elektra. 1966. EE UU

 
La música de Timothy Charles Buckley III† emergió desde las raíces del folk con una clara tendencia psicodélica digna de los tiempos que le tocó vivir.

Fueron tan sólo 28 años durante los cuales el músico, nacido en Washington D.C. en 1947, se arriesgó a experimentar con una distintiva voz, curiosa de pasearse por el avant-garde, el jazz, el soul y el funk, al punto de hacerla un instrumento más dentro de su propuesta artística musical.

En nuestro celebrado disco, se deja sentir un poco el deseo por la experimentación, algo que se iría abultando con el paso del tiempo y que es parte de un legado de casi diez álbumes en estudio.

Su adicción por la heroína y la morfina, acabaría por poner un punto final y dejar huérfanos de padre a Taylor y Jeff, este último con un enorme talento musical que acabó el 29 de mayo en las portuarias aguas del río Wolf en Memphis, Tennessee cuando apenas tenía 30 años y su único disco Grace lo convirtió en un gran cantautor.

Nuestro epónimo álbum debut contiene doce temas compuestos por Tim, algunos de los cuales fueron co-escritos por Larry Beckett, un compañero de los días estudiantiles.




Con Tim en la guitarra y voz, este primer disco reunió a Buckley con el guitarrista líder Lee Underwood; el bajista Jim Fielder (próximo a ser miembro fundador de Blood Sweat and Tears); la celesta, el clavicordio y el piano del legendario Van Dyke Parks (colaborador de Beach Boys, Randy Newman, Harry Nilsson, entre muchos); la batería y percusión de Bill Mundi† (de The Mothers of Invention), y los arreglos de la sección de cuerdas de Jack Nitzsche† (mano derecha de Phil Spectory colaborador de The Rolling Stones y Neil Young, entre muchos), con Bruce Botnick (The Doors, Beach Boys) como ingeniero de sonido y Jac Holzman asegurándose que todo esté en su santo lugar.

Un equipo de trabajo de muy alto nivel

“I Can’t See You” abre el disco con una interesante dinámica y la guitarra revoloteando en torno a la voz, predominantemente en el parlante izquierdo con Tim en un punto central cantando: “Princesa de verano / dama de medianoche / respiré cuando por primera vez te vi / mi pasado se desvaneció en tu sonrisa / dentro de tu voz mi mente estaba enfundada / en laguna perdida esperamos vadeando / desfilamos sin recordar donde habíamos estado”

Sin duda, el autor dibuja una experiencia personal en su poesía.

“Wings”, la siguiente pieza, es una cadenciosa y contrastante canción cuya sección de cuerdas da una gran dulzura a los versos de Tim: “Aunque has hablado muchas veces antes / él deja a tu puerta la visión de un nacimiento / y ahora sabes que él no entiende / y todo lo que necesitas es la calidez de su mano”

La mágica “Song of the Magician” cierra la primera tríada del álbum. La guitarra en reverb refleja ese mágico elemento que se cuela entre las cuerdas: “Serás amor y tu amor vivirá”




“Strange Street Affair Under Blue” es una rítmica pieza donde la guitarra y la sección rítmica gradualmente aceleran el tiempo.

Tim nos dice: “Sólo para ti con tus manos abiertas / esperando el tacto de un hombre / agarrando con tus guantes ennegrecidos / intentas atrapar a todas las palomas que vuelan  hacia el bosque que está ante ti”

Tim rima el primer verso con el tercero en cada estrofa en un cadencioso modo antes de ofrecernos la amorosa “Valentine Melody” más enraizada en la música folk.

Con su característico vibrato nos canta: “Viniste a mí con fuego en tu interior / tu orgullo y movimientos pidiendo rescate/ del dolor en el que te has convertido”

El lado A culmina con “Aren’t You The Girl”, una remembranza de días de juventud. “¿Eres la chica que me llamaba por sobrenombres? ¿Eres la chica que solía jugar? ¿No fuiste tú la que dijo nunca caería? Ahora eres la que llora no tan en lo alto”

“Song Slowly Song” abre el lado B. Es sin duda la más experimental y psicodélica del repertorio y una ruptura marcada, líricamente hablando, en comparación al resto.

Es además una señal clara de lo que vendría y que acá nos fascina por lo espacial. “Con tus hermosos cabellos y tus dieciséis años / me besaste mientras inmóvil me acostaba…”




“It Happens Every Time” es la segunda canción del lado B. Una sencilla canción sobre la decepción amorosa con un arreglo de cuerdas estupendo que luego le cede tiempo a “Song for Jainie”, canción sobre “esas cosas del amor” inspirada en una experiencia propia. Al menos eso refleja.

“Grief in my Soul” es una interesante canción en la cual Buckley opone lírica y música, es decir triste y pesadumbrosa en sus versos pero con una música, si se quiere, bastante movida.

Tim nos resalta su triste trance amoroso más allá del amor para luego enternecernos con “She Is”, donde la guitarra eléctrica arpegiada nos cautiva brevemente y en la cual el autor nos dice “que ella es todo lo bueno.”




El disco cierra con “Understand Your Man” la más rockera del álbum.

A lo largo de los doce temas Tim evoca sonidos que más tarde encontramos en bandas como Led Zeppelin y Creedence Clearwater Revival, de esta última ese “algo” del exitoso “Fortunate Son”.

De este auspicioso debut se publicaron los temas “Wings” y “Arent You The Girl” como sencillos promocionales.

En 2001 y luego en 2005 el disco fue reeditado. Para 2011, Rhino Handmade Records publicó el álbum como un doble disco que contiene grabaciones de Buckley fechadas 1965 cuando era parte de la banda The Bohemians.

Todo un manjar para el coleccionista y fan de este excelso y malogrado músico.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Tim Buckley, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias