Inicio Archivo discografico Swordfishtrombones: el fantástico giro en el sonido de Tom Waits

Swordfishtrombones: el fantástico giro en el sonido de Tom Waits

Tom Waits Swordfishtrombones

El 1 de septiembre de 1983 fue publicado el octavo disco del legendario crooner estadounidense, un interesante giro hacia lo abstracto y experimental

Tom Waits
Swordfishtrombones

Island Records. 1983. EE.UU.

 
Provocadora por naturaleza, la obra musical de este genio nos ha estado sorprendiendo con cada publicación discográfica que desde 1973 tiene en su identidad artística una voz áspera y grave como jamás se haya escuchado y que ha sido la propulsora de una temática enfocada en lo social.

En los años 70 estaba altamente influida por el jazz, mientras que en la década siguiente asumía riesgos teñidos de blues, folk y rock con un marcado elemento humorístico siempre en la búsqueda de nuevas formas expresivas a través de la experimentación  que a la fecha tiene un legado de poco más de veinte discos. La trilogía conformada por Swordfistrombones (1983), Rain Dogs (1985) y Franks Wild Years (1987), cimentaron y le dieron la conocida personalidad al sonido de Waits

Su peculiar voz ha sido, en sus propias palabras, “la arena en el sandwich”, y para su música, este también actor, ha encontrado inspiración en personajes de la movida beat como Jacques Kerouac†, el escritor Williams Burroughs†, y el poeta y escritor Charles Bukowski†.




Swordfishtrombones es una colección de 15 temas cortos grabados en los Sunset Sound Studios de Hollywood, California, en agosto de 1982 por Tim Boyle y Biff Dawes con arreglos de Frances Thumm.

La distintiva portada es una foto de Michael A. Russ intervenida en TinTone en la que Waits aparece con los actores Angelo Rossitto y Lee Kolima.

El disco incluye el sencillo “In The Neighborhood” y contiene tres temas instrumentales. En esta significativa obra, Waits se hizo acompañar por más de una decena de músicos con una variada gama de instrumentos que reflejan una riqueza tonal altamente atractiva.

Acá escucharás marimbas, armonio, tambores africanos, gaita, tambor dabuki y otros instrumentos de los que no haré mención esperando te sorprendan en el camino.

Algunos de los músicos participantes incluyen al percusionista inglés Víctor Feldman, a los bajistas Larry Taylor (Canned Heat) y Greg Cohen, al guitarrista / banjonista Fred Tackett, los trombonistas Dick Hyde y Bill Reichenbach Jr., los organistas Ronnie Barron y Eric Bikales, al guitarrista Carlos Guitarlos, el baterista Stephen Taylor Arvizu Hodges, y al ejecutante de la armónica de vidrio Richard Gibbs, por citar a algunos.

El disco abre con “Underground”, una pieza de dos minutos de características únicas, con una rítmica sencilla a modo de marcha lúgubre donde apreciamos marimba y trombón.

En sus versos Waits nos canta: “Haz sonar grandes huesos negros en la zona de peligro / Hay un gemido retumbante abajo / Hay una gran ciudad oscura, es un lugar que he encontrado / Hay un mundo bajo tierra

Luego, el músico y actor de Whitter, California, nos ofrece “Shore Leave”, una composición en la que Tom canta como si nos estuviera confiando un secreto: “Bueno, con ojos saltones y un corazón morado / Bajé por el paseo nacional / Y con un sueldo grande y gordo / Atado a mi bolso en la cadera




Seguidamente, Tom Waits y sus músicos interpretan “Dave The Butcher”, el primero de los tres temas instrumentales. Como si se tratara de un salto al vacío, órgano y percusión van de la mano en este trance experimental.

En “Johnsburg, Illinois”, la cuarta pieza, Tom canta creando un dulce matiz con esta romántica balada jazz que en parte nos dice sobre un amor del pasado.

En el tema siguiente, Tom cambia un poco la dinámica. Llamada “16 Shells From A Thrity-Ought-Six”, nos dice en sus versos: “Conecté 16 proyectiles de un treinta y seis / Y un cuervo negro se coló / Un agujero en el cielo / Así que gasté todos mis botones en un Mula de carga vieja / Y me hice una escalera de / Una marimba de casa de empeño / Y lo apoyé contra un árbol de diente de león 

Acá la percusión parece ser el hilo conductor de la guitarra y la voz.

“Town With No Cheer” nos acerca al final de la primera parte hurgando en lo social: “No, hace más calor y todas las caras largas / No habrá oasis para un ganadero local seco / No habrá refrigerio para un jackaroo sediento / De Melbourne a Adelaida en el Overlander / Con vagones buffet novedosos y locomotoras más rápidas / El tren se detuvo en Serviceton. Cada vez con menos frecuencia

En esta pieza de tono corrosivo hay cierto aire irlandés.




“In The Neighborhood” culmina la primera parte del disco con un acento en lo social: “El viernes es un funeral / Y el sábado es una novia / Sey tiene una pistola a un lado del registrador / Y los malditos camiones de reparto / Hacen demasiado ruido / Y no obtenemos nuestra mantequilla / Sin entrega / En el vecindario En el vecindario En el vecindario

“Just Another Sucker On The Vine” es el segundo instrumental del disco y el abridor de la segunda parte.

Esta pieza de aire parisino de 1:42 despierta nuestra imaginación dado su carácter fílmico, al menos a mis oídos.

Un poco de jazz en el Hammond y un fragmento hablado son parte de los ingredientes de “Frank’s Wild Years”, nombre que utilizó para el disco de 1987: Bueno, Frank se estableció en el valle / Y colgó sus años salvajes / En un clavo que atravesó / La frente de su esposa / Vendió muebles de oficina usados / Por ahí en la carretera de San Fernando / Y asumió un préstamo de 30.000 dólares. En un pequeño lugar de dos dormitorios

Luego, sobre una base rítmica tribal muy a lo Dr. John, las marimbas inician y conducen “Swordfishtrombones” que en parte dice: “Bueno, volvió a casa de la guerra / Con una fiesta en la cabeza / Y Brougham DeVille modificado / Y un par de piernas que se abrieron como alas de mariposa / Y un perro rabioso que no se quedaría quieto

“Down, Down, Down” es el cuarto tema de la segunda parte. Con el órgano Hammond como protagonista central en lo instrumental, este tema up-tempo en clave boogie nos dice: “Él bajó, bajó, bajó / Y el diablo lo llamó por su nombre / Él bajó, bajó, bajó / Colgando de la parte trasera de un tren




Después nos canta sobre cosa de soldado en “Soldier’s Thing”, una sencilla pieza a piano, voz y contrabajo llena de melancolía.

Seguidamente, “Gin Soaked Boy” nos trae un poco de rock, blues e infidelidad, la cual da paso “Trouble’s Braids”, una breve pieza de 1:18 con una interesante percusión y un llamativo contrabajo.

Waits vuelve a susurrarnos para decirnos: “Bueno, me puse las trenzas del problema / Y me escondí entre las zarzas junto al barro rápido / Mantenerse alejado de las carreteras principales / Pasando boletos de lobo a favor del viento desde los sabuesos

Finalmente, “Rainbirds”, tercer y último instrumental lleno de sorpresas en lenguaje de balada jazz a piano y contrabajo.

Swordfishtrombones es sin duda un punto de inflexión en la distinguida carrera de este genio musical. Así que volvamos al 1 de septiembre de 1983 cuando fue publicada esta magnífica obra maestra.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Tom Waits, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias