Inicio Archivo discografico Boy: 40 años del primer paso de U2

Boy: 40 años del primer paso de U2

139
U2 Boy

El 20 de octubre de 1980 la exitosa agrupación irlandesa lanzaba su álbum debut, con un sonido influído por el post punk del momento

U2
Boy

Island Records. 1980. Irlanda

No es nada común en el universo de la música que un grupo nazca conformado de una manera y cuatro décadas después los mismos músicos permanezcan juntos, sin fisuras.

Es el caso de Paul Hewson (Bono), David Evans (The Edge), Adam Clayton y Larry Mullen Jr., quienes se vieron por primera vez en la casa de éste último acudiendo a su llamado para conformar una banda. Corría el año 1976. Los cuatro tenían entre 14 y 16 años.

Casi 45 años, 14 álbumes y 17 giras después, allí siguen los cuatro irlandeses.

Dik Evans, hermano mayor de David y quien también asistió a la cita, se retiró antes de grabarse el EP Three (1979), para formar la banda de dark/gotic rock Virgin Prunes.

El encuentro con Paul McGuiness en 1978, quien tenía para entonces 27 años, los puso en el camino adecuado. Desde entonces sigue siendo su manager. McGuinnes encarriló a los impetuosos pero inexpertos músicos, logrando un contrato inicial con CBS Irlanda y finalmente con Island Records.

En diciembre de 1979 la banda se presentó en Londres. Era la primera vez que tocaban fuera de Irlanda, pero la aventura tuvo muy poco impacto. En febrero de 1980 fue lanzado el single “Another Day”, el mismo día que tocaban para dos mil personas en el estadio nacional de Dublin, como parte del tour por Irlanda.

Para su suerte, presente en el estadio estaba el busca talentos (A&R) de Island, Bill Stewart. Un mes después firmaron un contrato por cuatro discos, con un adelanto de 50.000 £ y otro tanto como ayuda para los conciertos.

De inmediato, en mayo de 1980, se publicó “11 O’Clock Tick Tock”, el primer single con Island, producido por el gran Martin Hammett (Joy Division, Durutti Column, Magazine, Siouxsie and the Banshees, entre otros). Sin embargo, su poca repercusión les hizo cambiar de productor para acometer el álbum debut.

Con Steve Lillywhite al mando con sus singulares métodos de producción, y un frondoso puñado de 40 canciones, se internaron en los famosos Windmill Lane Studios entre julio y septiembre de aquel año, dando como resultado un primer single en agosto: “A Day Without Me”.

El tema fue el revulsivo para que The Edge comprara una unidad de efectos de delay, el famoso Memory Man de Electro-Harmonix, cuyo aporte al sonido distintivo de su guitarra fue definitivo.

La foto del niño Peter Rowen, hermano menor de Guggi (amigo de Bono) y parte de Virgin Prunes, tomada por Hugo McGuiness, nos da la bienvenida. El niño fue también protagonista de las portadas de Three, War, The Best of 1980–1990 y Early Demos.

Sin embargo, la portada en ediciones internacionales fue cambiada por miedo a que fuera asociada con pedofilia, sustituida por el diseño de Bruno Tilley con fotos de Sandy Porter, luego distorsionadas. El tiempo probó que los temores eran infundados.

El disco comienza con “I Will Follow”, un tema poderoso que a la postre sería el más conocido del disco y el único interpretado consecuentemente en directo a lo largo de los años.

Es una canción que Bono dedicó a su madre, fallecida cuando él tenia 14 años.

Twilight” continúa el set, tema en el que Bono deja colar unos raros gallitos en su vocalización. Cuarenta años después luce como un tema en el que deambulaba buscando su identidad, con el grupo influido por grupos de la época como Teardrop Explodes.

En “An Cat Dubh”, la banda suena más cercana a Siouxsie and The Banshees o Echo and The Bunnymen, con una guitarra darkosa, un ritmo repetitivo y una vocalización mucho más interesante que en el tema anterior.

La canción se fusiona con “Into the Heart”, una interesante pieza de carácter sosegado que antecede a “Out of Control”, una de las que mejor perfilaba el característico sonido por el cual U2 sería identificado en los años por venir y con las cual cerraban el lado A.

Abre el lado B con “Stories for Boys”, uno de los temas que mejor refleja el momento musical que se vivía, con gran guitarra, batería sólida, una estupenda línea de bajo muy en la linea de Peter Hook (Joy Division) y Les Pattinson (Echo and The Bunnymen) y un Bono destilando confianza.

Es, sin duda, una de las mejores piezas del disco, la cual formó parte del lado B del single Three.

La breve y muy interesante “The Ocean”, es un tema de aura expansiva, de nuevo con un interesante bajo de Clayton. Da paso al líder single “A Day Without Me”, un tema de estructura sencilla en el que destaca The Edge y la voz de Bono suena aún anclada a la adolescencia

Otro tema que perfilaba bien el sonido de U2 es “Another Time, Another Place”, con un ritmo marchoso y Bono proyectando una voz mas adulta y potente, al contrario que en el tema anterior.

The Electric Co.”, es la pieza que probablemente mejor despliega la energía primeriza de U2 y califica como una pieza esencial en su particular sonido post punk de la primera etapa.

Gran trabajo de Mullen Jr y Clayton en la base rítmica.

Termina el disco con “Shadows and Tall Trees”, un tema que coqueteaba con el dark rock y que contiene el agregado final del corto tema instrumental “Saturday Night” (rebautizado en las versiones digitales como “Saturday Matinee”, base para el tema “Fire” del disco October, 1981).

Probablemente Boy no sea un disco especialmente brillante ni remotamente el más apreciado por sus seguidores, pero en su momento destilaba el suficiente encanto para entender que U2 no era una banda más del montón, algo que muy pronto quedaría demostrado, aún a pesar de que dejaran al lado la dosis de crudeza punk de esos años formativos.

Cuarenta años después esa combinación de ingenuidad y ambición, sigue siendo muy valiosa.

Juan Carlos Ballesta



¿Interesado en comprar éste u otro disco de U2, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de U2 en España

Estados Unidos

Productos de U2 en Estados Unidos