Inicio Archivo discografico For Unlawful Carnal Knowledge: la vuelta al sonido primigenio de Van Halen

For Unlawful Carnal Knowledge: la vuelta al sonido primigenio de Van Halen

165
Van Halen For Unlawful Carnal Knowledge

El 17 de junio de 1991 la banda de los hermanos Edward y Alex entró a los años 90 intentando regresar a su sonido de los 70

Van Halen
For Unlawful Carnal Knowledge

Warner Bros. 1991. EE UU

 
Para el momento en que los integrantes de Van Halen comenzaron a trabajar en su álbum For Unlawful Carnal Knowledge en marzo de 1990, habían decidido endurecer su sonido y volcarse al estilo hard rock que si bien se encontraba presente en sus anteriores producciones, muchos fans habían criticado la excesiva utilización de teclados (sobre todo en baladas) que llevaba la música del grupo a los terrenos del pop, por lo que se decidió limitar su uso.

Tal como había ocurrido desde la grabación del álbum 1984, el grupo utilizó los estudios “5150”, propiedad de Edward Van Halen (1955-2020), para registrar su nuevo trabajo.

La banda contó por primera vez con los servicios de los ingenieros de sonido Michael Scott, Lee Herschberg y el legendario Andy Johns (1950-2013), conocido por sus trabajos junto a los Rolling Stones, Led Zeppelin, Free y Humble Pie, entre otros; quien también compartió los créditos de producción tanto con el grupo como con Ted Templeman, productor de los seis primeros discos de Van Halen y quien volvió a trabajar junto a la banda en un intento de recuperar parte de su viejo sonido.





La composición de las canciones se acreditó a todo el grupo, cuya alineación se mantenía estable desde 1985, con Edward Van Halen en la guitarra y teclados, Alex Van Halen en la batería, Michael Anthony en el bajo y Sammy Hagar en la voz.

La grabación de For Unlawful Carnal Knowledge concluyó en abril de 1991, con un título elegido por Sammy Hagar, quien declaró que su intención había sido desafiar a la censura de manera indirecta con las iniciales de dicho título.

Durante la gira de promoción del álbum, todas sus canciones fueron interpretadas en vivo en su totalidad, con la excepción del tema “Pleasure Dome”, de la cual solamente se extrajo un segmento instrumental que se podía escuchar antes del solo de batería.

El disco se inicia con un rock de medio tiempo denominado “Poundcake”, en donde escuchamos una voz a bajo volumen que luego le da paso al sonido de un chirriante y agudo riff de la guitarra de Edward, quien se vale de un taladro portátil para producir tal efecto, haciéndolo funcionar mientras lo desliza por las cuerdas.

Luego entra la batería de Alex que sigue un ritmo uniforme hasta que el bajo de Anthony nos indica que el grupo está metido de lleno en la canción, interviniendo posteriormente la voz de Sammy quien nos canta sobre una chica que él considera ser auténtica, mientras que Edward le va respondiendo con su guitarra a medida que va cantando las estrofas.




En la parte intermedia del tema, nos encontramos con el característico solo de Edward en donde queda en evidencia su destreza con la técnica del tapping, mientras sus compañeros van siguiendo el ritmo sin robarle protagonismo.

Poundcake” fue publicada como sencillo antes de la publicación del álbum y también fue utilizada como canción de apertura en su gira de promoción.

Luego escuchamos un acelerado tema llamado “Judgement Day”, con la guitarra de Edward dándonos la introducción seguida por el continuo sonido del bajo de Anthony junto a los platillos de Alex, para después descargar un potente heavy metal cuyo ritmo es conducido por el guitarrista.

En él podemos escuchar a Sammy cantando unas letras que describen su deseo de vivir la vida a su manera, interviniendo sus compañeros con un fondo vocal antes de llegar al coro; durante el puente del tema Edward efectúa su solo utilizando la técnica del tapping con sus dos manos, el cual se vuelve a repetir para darle punto final a la canción.

Judgement Day” fue el primer tema que el grupo grabó para For Unlawful Carnal Knowledge, según lo declaró el propio Edward Van Halen.

El tercer tema del álbum se denomina “Spanked”, cuyas letras describen a un personaje que se divierte escuchando a una chica hablando de sexo vía telefónica.

La canción comienza con un extenso sonido de la guitarra de Edward la cual es acompañada por el bajo de Anthony y la batería de Alex, quienes van creando una introducción para luego derivar en un rock de medio tiempo en donde el guitarrista sobresale sobre los demás y Sammy va cantando sobre el ritmo creado por la banda, siendo acompañado por sus compañeros durante los coros.

Durante las presentaciones en vivo de esta pieza, Edward alternaba el ritmo y los solos valiéndose de una guitarra de doble mástil.

El disco continúa con un movido rock de nombre “Runaround”, cuyo comienzo está marcado por unos rítmicos acordes efectuados por la guitarra de Edward, quien luego es seguido por sus compañeros mientras efectúa sus solos, en donde podemos escuchar a Sammy cantando en referencia a una chica que le corresponde a su amor pero con ciertas limitaciones.

La pieza incluye un emotivo solo por parte de Edward quien brilla con su guitarra; y se destaca el espíritu rocanrolero del tema cuando Sammy le lanza un guiño a los Stones repitiendo la frase “I like it” (me gusta) mientras la canción se desvanece en fade-out.

Runaround” sería interpretada en vivo durante todas las presentaciones que el grupo efectuó junto a Sammy Hagar.

El primer lado del disco concluye con un estupendo hard rock de nombre “Pleasure Dome”, en cuyas letras Sammy nos describe un viaje dentro de un mundo desconocido, en donde afirma que se encuentra perdido en dicho mundo.

La canción se inicia con Edward descargando unos lentos acordes que sirven de introducción, entrando posteriormente la batería de Alex quien efectúa una excelente interpretación, dándonos la impresión de estarle respondiendo al guitarrista, quien va siguiendo un ritmo uniforme mientras que el bajo de Michael va sonando al fondo, en donde después podemos escuchar la voz de Sammy recitando las letras en un principio para luego dedicarse a cantar de lleno.




Cuando el tema va alcanzando los cuatro minutos, nos encontramos con un repentino cambio de ritmo conducido por la guitarra de Edward, con Alex marcando el ritmo valiéndose de un cencerro junto a sus tambores, mientras que en el fondo se escucha el bajo de Michael tratando de sobresalir pero es Edward quien se lleva la batuta con su característico solo de guitarra, aunque el bajista intenta no mostrarse intimidado por ello y descarga algunos riffs con su instrumento.

Una vez transcurridos cinco minutos, Sammy vuelve a cantar y la canción recupera su ritmo inicial.

Pleasure Dome” viene a ser (según mi opinión) una de las piezas más pesadas que el grupo haya grabado.

El lado “B” del álbum comienza con un poderoso tema de nombre “In ‘N’ Out”, en el que las guitarras sobregrabadas de Edward son precedidas por una breve introducción de la batería de Alex, mientras que Michael va siguiendo un ritmo uniforme con el bajo, efectuando todos una breve pausa para que entre Sammy, cuya voz es respondida por los solos del guitarrista.

La temática del tema está referida al hecho que nada es gratis en esta vida. Después de los dos minutos nos encontramos con un cambio de ritmo con ciertas reminiscencias al blues; pero después la guitarra de Edward vuelve a dominar por encima de los demás y la banda vuelve a interpretar la melodía inicial.

Durante los coros, Sammy es acompañado por sus compañeros de banda mientras que el guitarrista sigue sobresaliendo hasta que la canción se va desvaneciendo en fade-out.

Con una introducción de guitarra en donde Edward ejecuta la técnica del tapping, se da inicio a “Man On A Mission”, un rock de medio tiempo con un repetitivo riff de guitarra que se extiende a lo largo de la canción mientras que la sección rítmica de Alex y Michael va sonando al fondo.

Luego entra la voz de Sammy quien nos canta sobre la misión que tiene que cumplir al encontrarse con una hermosa chica, haciendo énfasis en que la acción vale más que las palabras; destacándose las voces de los cuatro músicos en ciertos pasajes del tema con una mayor prominencia de la voz de Michael durante el puente.

Durante el transcurso de “Man On A Mission”, la guitarra de Edward ejerce una función rítmica en su mayor parte, descargando un breve solo después del puente que vuelve a aparecer mientras el tema se desvanece en fade-out.

Con la voz susurrante de Sammy instando al oyente a despertar, se inicia “The Dream Is Over”, una canción cuyo ritmo y fuerza recuerda mucho a la primera época de Van Halen, con el guitarrista sobresaliendo con sus llamativos riffs, mientras que Sammy nos canta unas letras cuya temática está dirigida a aquéllas generaciones que van sustituyendo a las anteriores y que se encuentran en la disyuntiva de obtener mayores ganancias utilizando métodos ilegales.

The Dream Is Over” incluye unos llamativos coros y nos da la impresión que el grupo está disfrutando de su interpretación.

Seguidamente escuchamos “Right Now”, un interesante tema que se inicia con unas repetitivas notas ejecutadas al piano por Edward, cuyo ritmo se mantiene a lo largo de la canción en donde éste también utiliza unos teclados en ciertos pasajes, mientras que la guitarra, el bajo y la batería mantienen el ritmo sobresaliendo la interpretación de Alex Van Halen.

Si bien la guitarra se mantiene en un segundo plano, al ir alcanzando la canción los cuatro minutos escuchamos a Edward descargando un emotivo solo con ella, para luego terminar el tema en fade-out con el piano de nuevo como protagonista.

Las letras del tema están referidas al hecho de vivir el momento y el propio Edward llegó a declarar que tenía la melodía escrita desde 1983.

Right Now” fue interpretado en vivo durante todas las ocasiones en que Sammy Hagar estuvo en el grupo.

El penúltimo tema de álbum consiste en breve interludio instrumental denominado “316”, en donde solamente participa Edward ejecutando con su guitarra acústica sobregrabada, una hermosa melodía que data de mediados de los años ochenta.

La pieza era interpretada por el guitarrista durante los conciertos como preludio a su extenso solo de guitarra, tal como se evidencia en el vídeo “Live Without A Net” publicado en noviembre de 1986.

Posteriormente, Edward nombró dicho instrumental como “316” en tributo a su hijo Wolfgang quien había nacido el 16 de marzo de 1991.

316” sería el primer instrumental grabado por Van Halen durante su etapa junto a Sammy Hagar.




El álbum culmina con un acelerado rock de nombre “Top Of The World”, cuyo estilo y ritmo también nos retrotrae a los primeros discos del grupo.

En la introducción podemos escuchar a la guitarra de Edward Van Halen presentándonos un emotivo riff que luego le da paso al resto de la banda, con Sammy cantando unas letras que describen a un personaje que tiene una visión optimista hacia la vida y que pretende dar lo mejor de sí mismo.

La canción llamaría poderosamente la atención a los viejos seguidores del grupo, en virtud que la melodía del riff de guitarra que inicia el tema, ya se había escuchado hacia el final de “Jump”, mientras éste se va desvaneciendo en fade-out.

Por otro lado, “Top Of The World” nos presenta un llamativo coro por parte de los cuatro músicos junto a un viejo amigo de Edward Van Halen que no fue acreditado en las notas del disco pero que se trató de Steve Lukather, famoso por ser el guitarrista y cantante del grupo Toto, quien ya había trabajado junto a Edward cuando ambos colaboraron en el tema “Beat It” de Michael Jackson.

Top Of The World” formaría parte del set list de Van Halen durante las presentaciones en las que participó Hagar.

La portada de For Unlawful Carnal Knowledge consistió de una fotografía efectuada por Glen Wexler (quien había trabajado junto a Rush y Slaughter, entre otros), en la cual podemos ver el logotipo del grupo tallado sobre un fondo de cuero rojo escarlata. Una vez publicado el disco, significó para la banda su tercer número uno de manera consecutiva. De los discos que publicó Van Halen con Sammy Hagar, For Unlawful Carnal Knowledge es mi favorito (y el de muchos).

Para efectuar esta reseña consulté la página “Van Halen News Desk”; el libro “Van Halen” por David Ortega, publicado en 1999; reportaje incluido en la revista “RIP” edición octubre de 1991, reportaje incluido en la revista “Guitar World” edición diciembre de 1996 y entrevista a Steve Lukather publicada en la página “rockandrollgarage.com”.

Rafael Coutinho



¿Interesado en comprar música de Van Halen, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Van Halen en España

Productos de Van Halen en Estados Unidos