Inicio Archivo discografico The World Is A Ghetto: la cúspide de War

The World Is A Ghetto: la cúspide de War

War The World is a Ghetto (2)

En noviembre de 1972 fue publicado el encumbrado quinto disco de la banda estadounidense, obra maestra de una fascinante mezcla de géneros

War
The World Is A Ghetto

United Artists Records. 1972. EE.UU.

 
¿Quién a sus 60 años de edad no recuerda el tema “The Cisco Kid” con su pegadizo coro “Cisco Kid fue un amigo mío…” o la canción “Spill The Wine” con su itinerante verso e incluso el tema título que hoy nos ocupa?

Si los has olvidado, son tres de los grandes éxitos de esta formidable banda originaria de Long Beach, California, creada en 1969, originalmente bajo el nombre de Eric Burdon and War (denominación bajo la cual publicaron los dos primeros discos en 1970; War Declares War y The Black Man’s Burdon) y posteriormente solo War y que aún subsiste en nuestros días.

La placa discográfica que nos ocupa no es sólo una verdadera obra de arte que abraza un poco de jazz, funk, soul, rock latino y otros estilos afines, sino que representa además una de las primeras propuestas interraciales.




The World Is A Ghetto fue producido por Jerry Goldstein (The Strangeloves), Lonnie Jordan y Howard E. Scott, con la participación de B.B. Dickerson (bajo, voz, percusión), Harold Brown (batería, voz, percusión), Lonnie Jordan (teclas, timbales, voz, percusión), Papa Dee Allen (conga, bongos, voz, percusión), Charles Miller (clarinete, saxos alto, tenor y barítono, voz, percusión), Lee Oskar (voz, armónica, percusión, carátula) y Howard Scott (guitarra, voz, percusión). Es decir, la formación clásica e inolvidable de War

La graciosa ilustración de un Rolls Royce con una llanta pinchada en un ghetto es nuestro contacto inicial con este maravilloso disco que musicalmente comienza con el clásico “The Cisco Kid”.

Fue el primer sencillo del LP, rítmico tema con acento latino donde destacan los timbales, la guitarra y la percusión en general, acompañando los versos: Cisco Kid era un amigo mío / Cisco Kid era un amigo mío / Él bebía whisky / Poncho bebía el vino, él bebía whisky / Poncho bebía el vino…”, palabras que al final nos atrapa con una breve acentuada frase al saxo.

Seguidamente “Where Were You At”, un tema donde apreciamos la armónica, la sección rítmica, el órgano y unos versos que nos dicen: “He estado de rodillas dobladas / ¿Dónde estabas? ¿Dónde estabas? / Incluso he navegado los siete mares ¿Dónde estabas? ¿Dónde estabas? / Miré a mi alrededor en busca de alguien que me ayudara ¿Dónde estabas? (¿Dónde estabas?) ¿Dónde estabas? (¿Dónde estabas?) / Miré a mi alrededor en busca de alguien que me ayudara ¿Dónde estabas? (¿Dónde estabas?) ¿Dónde estabas? (¿Dónde estabas?)” 




Cierra el lado A del vinilo el extenso instrumental “City, Country, City”, donde la banda exhibe todo su potencial durante poco más de trece minutos con el órgano y la guitarra acústica iniciando el camino y tras los cuales la armónica toma un rol central para luego dejar espacio al saxo y volver nuevamente, entablando una atractivo diálogo con el órgano de fondo.

Destaca también por todo lo alto el solo de saxo y posteriormente Jordan nos deleita con un excelente solo de órgano. El elemento afro-latino surge de las congas y el resto de la percusión. Dickerson también nos muestra sus talentos con su solo de bajo y guitarra eléctrica hacia el final.

La segunda parte abre con “Four Cornered Room”, una fantasmal pieza en slow-tempo que bien pudiera decirse es parte de un ritual vudú.

En ella War nos dice: Sabía que nos conocimos esta mañana por una razón / Pensando, hablando, hemos resuelto nuestros problemas / Parecía que deberíamos tener mejores días en el frente / Sólo porque nos tomamos nuestro tiempo para pensar y hablar / Para una mejor comprensión / Mientras me siento… En mi habitación de cuatro esquinas Mientras me siento… En mi habitación de cuatro esquinas…”

El tema título sigue el repertorio. “Caminando por la calle ojos llenos de smog / Mirando el cielo (el cielo) / Emocionado Buscando un lugar (buscando un lugar, buscando un lugar) ojos cansados / Llorando en la noche (llorando en la noche) Ojos llorosos…”, nos canta War en ondulante modo con un acento especial en los saxos y una atractiva vocalización que nos recuerda que “el mundo es un ghetto” a lo largo de unos diez minutos donde los saxos se confabulan en un mágico solo.




“Beetles In The Bog” cierra el disco con un tribal juego vocal y unos versos que nos dicen: “Cuando el sol se oculta y estás con quien amas en el cielo / hay escarabajos en el pantáno… laaa laa laa laaa

El prolongado desarrollo instrumental de algunos de los temas, encuentra un perfecto motivo en la espontaneidad y las ideas del momento que contribuyen a una suerte de soul psicodélico y progresivo que a su vez nos sumerge con rítmica pasión y nos lleva al punto más alto de un funk sofisticado y muy bien elaborado.

Vivamos la experiencia de cerca viajando en el tiempo a noviembre de 1972.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de War, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias