Inicio Archivo discografico 15 años de la maravillosa austeridad de “Amazing Grace” de Spiritualized

15 años de la maravillosa austeridad de “Amazing Grace” de Spiritualized

984
Spiritualized

Spiritualized

Amazing Grace

Dedicated. 2003. Inglaterra

 

Cada nuevo disco concebido por el talento de Jason Pierce enriquece la historia de la música pop. Así fue con Spacemen 3, una de las bandas cruciales surgidas en Gran Bretaña durante los años 80, y lo ha sido con Spiritualized desde 1990, cuando de las cenizas de la agrupación matriz se desprendieron los proyectos de sus dos nervios motores, Pierce y su compañero Pete Kember (Sonic Boom).

Tras varios años dedicados al perfeccionismo, durante los que Spiritualized editó el monumental Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space (1997) y Let it Come Down (2001), tras largos y costosos procesos de grabación, cambios en la formación y una inesperada ruptura con la disquera BMG, la aparición de Amazing Grace contrastaba en varios aspectos con la historia reciente del grupo. Grabado en apenas días, aquel disco destilaba una energía y una inspiración que recordaba por igual a su antiguo grupo como a sus primeros trabajos de Spiritualized, Lazer Guided Melodies (1992) y Pure Phase (1995), con los que patentó su envolvente y narcótico sonido, sin olvidar las clásicas influencias de Velvet Underground, MC5, Iggy and The Stooges, The Jesus and Mary Chain y Primal Scream.

Han pasado 28 años y Spiritualized ha sabido mantenerse en la vanguardia del pop, a pesar de las modas y los vaivenes de la industria. Muchos de sus singles contienen los pasajes musicales de mayor hipnotismo de toda su obra, que han hecho la delicia de seguidores y coleccionistas, lo que a la larga ha impulsado la aparición de Complete Works, Vol 1 (2003) y Vol 2 (2004), compilaciones que recogen el lado menos conocido de Spiritualized. Pero, quizás la arista más catárquica sea su propuesta en directo, que incluye extravagancias como la presentación en el mirador de The World Trade Center en NY, un premonitorio show que ya es histórico. Esta faceta ha quedado registrada en Fucked up Inside (1993) y Royal Albert Hall October 10, 1997.

Amazing Grace fue en su momento un triunfo de la simplicidad, sin que ello significara menospreciar la labor minuciosa realizada en sus dos discos anteriores, y que se tradujo en dos fundamentales aportes a la cultura pop. Tras los dos primeros temas, “This Little Life of Mine” y “She Kissed Me (I Felt Like a Hit)”, rock de garage en estado puro, sobrevienen varias piezas de majestuosa belleza, entre ellas “Hold On”, “Oh Baby”, “The Power and the Glory”, “Lord, Let it Rain on Me”, “The Ballad of Richie Lee”, “Rated X” y “Lay it Down Slow”, entre las que se insertan “Never Going Back” y “Cheapster”, otras dos bocanadas de pura y honesta energía rock.

A lo largo de las once piezas, la expresiva voz de Pierce y su guitarra, a veces prístina y otras veces áspera, son acompañadas por los coros gospel de los que tanto ha hecho uso y que obviamente inspiran el título, una base rítmica de gran presencia conformada por Kevin Bales y Doggen, los efectivos órganos de Thighpaulsandra y Tom Edwards, y las envolventes guitarras de John Coxon (Spring Heel Jack) y el propio Pierce, dándole especial brillo a uno de los mejores trabajos que se editaron en el año 2003.

Aquella magnífica formación apareció por la recordada Sala Aqualung de Madrid para presentar el disco y ofrecer un contundente concierto en el que Pierce, sentado de medio lado, prácticamente no habló, dejando a todos sin habla con la muralla de feedbacks que cerró el show. Quince años después en el mismo mes de noviembre, aterrizarán en la Sala La Riviera, muy cerca de Aqualung, con otro nuevo álbum que promete, And Nothing Hurt.

Juan Carlos Ballesta