Inicio Archivo discografico Straight Up: el inesperado giro de Badfinger

Straight Up: el inesperado giro de Badfinger

84
Badfinger Straight Up

El 13 de diciembre de 1971 la banda galesa publicaba su cuarto disco en estudio, dando inicio a una etapa distante del rock por el cual muchos los conocieron en favor de un sonido más “pop”

Badfinger
Sraight Up

Apple Records. 1971. Gales

 
Esta banda galesa se originó en Swansea en 1961 bajo el nombre de The Iveys y es recordada, entre otras cosas, por ser la primera agrupación firmada por el sello discográfico Apple Records, propiedad de The Beatles.

El disco que celebramos es su tercero bajo el nombre Badfinger que para entonces estaba formada por Pete Ham† como cantante líder, guitarrista y teclista; Joey Molland también como guitarrista y cantante líder pero a cargo de la segunda guitarra; y la sección rítmica del bajista Tom Evans† y la batería y percusión de Mike Gibbins†.

El extinto cuarteto contó además con algunos amigos envidiables para participar en este set de 12 composiciones.

Tras grabar tres discos llenos de grandes canciones, en especial No Dice el año anterior, Badfinger contaba ahora con la producción de los célebres George Harrison y Todd Rundgren, apostando al éxito con el lanzamiento de los sencillos “Day After Day” y “Baby Blue” en noviembre de 1971 en Estados Unidos y enero de 1972 en Gran Bretaña el primero, y marzo de 1972 en Estados Unidos el segundo.




Es importante indicar que entre 1970 y 1972, el cuarteto produjo cuatro éxitos consecutivos que, además de los sencillos citados, incluían “Come And Get It”, compuesto y producido por Paul McCartney y “No Matter What” producido por Evans, quien coescribió la muy versionada “Without You” recordada por la interpretación de Harry Nilsson en 1970 y luego en los 90 por Mariah Carey.

La sencilla portada que envuelve los doce temas nos muestra al cuarteto. En ese siempre mágico momento en el que aguja y vinilo se tocan, escuchamos las primeras notas de “Take It All”, compuesta por Pete Ham quien además toca el órgano, instrumento fundamental en esta pieza que nos dice: “De algún modo, el sol ha brillado sobre mí / hazlo fácil para hacerlo difícil / toma una pulgada / toma una yarda tómalo todo / que no lo necesito todo”

Luego, Badfinger nos ofrece la exitosa “Baby Blue”, también escrita por Ham y donde las guitarras, sin muchos aditivos más que un lánguido solo, son la columna vertebral de unos versos que en parte dicen: “Creo que tengo lo que merezco / hacerte esperar allá por tanto tiempo amor / todo este tiempo sin cruzar palabras / no sabía que pensarías que me olvidaría o arrepentiría / el amor especial que siento por ti…”

La canción es un ejemplo de una música más sencilla y complaciente pero no por ello menos atractiva.

El siguiente tema es “Money”, una clara canción sobre los estragos que causa el dinero. Evans, su escritor, une su voz a las de Ham y Molland para el coro y unos versos incisivos que nos narran: “El dinero me robó mi dama / los tontos tienen el modo de enloquecerme / el dinero te compra la libertad / las normas tienen el modo de hacerme holgazán…”

El tema es compacto con un principal atractivo en el juego vocal y el acompañamiento de la guitarra, dejando algo de tiempo para un efecto espacial.




Badfinger nos deja entonces con “Flying” donde la influencia Beatles se hace sentir a lo largo de este “vuelo amoroso” compuesto por Evans y Molland y cantado por este último.

El solo de guitarra y las voces con un discreto bajo lo dicen todo.

Sigue “I’d Die Babe” con el amor como tema recurrente y un solo de guitarra para equilibrar este tema de Molland, donde una vez más la influencia de The Beatles se hace sentir con la participación de George Harrison

Cierra el lado A otro de los éxitos del disco, “Name Of The Game”, hermosa canción con la participación de una orquesta acentuando los metales y que nos dice en algunos de sus versos: “Vi al maestro de los rieles / y lo vi en su ojo / ¿diría más rápido / si supiera que moriría?

“Suitcase” abre el lado B con otro invitado de alto calibre, Leon Russell, quien deja las teclas para sorprendernos con la guitarra mientras el reconocido productor alemán Klaus Voormann toma el piano eléctrico para acompañar con un menos conocido Bobby Diebold al bajo.

La canción habla de un personaje que parece despedirse agotado de un juego que lo deja sin otra opción más que la de marcharse. El tema pone en nuestros oídos un poco de blues.




El set sigue con la melancólica “Sweet Sunday Monday” también compuesta por Molland, que nos cautiva con algo de folk. La guitarra de 12 cuerdas en las manos de Tom Evans contrasta con las composiciones anteriores y el acordeón de Bill Collins nos transporta a algún lugar de Europa. No precisamente Reino Unido.

Un verdadero clásico del rock de los 70 con Leon Russell al piano y George Harrison en la guitarra slide es “Day After Day”

“Recuerdo saber de ti / cada día mi mente está entorno a ti / buscando en mi solitaria habitación día tras día / tráelo a casa nena / hazlo pronto / te daré mi amor…”, nos cantan sus compositores Pete Ham y Molland.

Hermoso juego vocal, delicadas teclas de Leon y el ángel misterioso con el slide inmortalizando esta recordada pieza.

El éxito anterior cede espacio a “Sometimes” un tema breve que tiene el aroma de The Beatles por los cuatro costados y que se ancla con la excelente “Perfection”, donde Evans repite en la guitarra de 12 cuerdas mientras Pete nos canta: “No existe una perfección real / no habrá día perfecto / tan solo el amor es nuestra conexión / la verdad en lo que decimos…”

El solo de guitarra en este tema y la variada percusión representan dos de los atractivos rasgos de esta canción antes de cerrar el disco con “It’s Over” con un slide que asumo es nuevamente Harrison.

Dos años más tarde, Badfinger enfrentaba una cadena de problemas de orden legal y financiero que llevaron a Pete Ham a cometer suicidio en 1975, Evans lo haría en 1983 y Gibbins moriría a causa de una aneurisma cerebral en 2005.

En un intento por mantener la antorcha encendida tras la muerte de Ham, Molland y Evans procuraron hacerlo bajo un ambiente hostil que sólo aumentó los problemas.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Badfinger, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias