Inicio Archivo discografico Chicago V: la aventurada mezcla de rock, jazz y funk.

Chicago V: la aventurada mezcla de rock, jazz y funk.

Chicago

El 10 de julio de 1972 la super banda estadounidense publicó su cuarto disco en estudio, otro triunfal trabajo repleto de ganchos

Chicago
V

Columbia. 1972. EE UU

El cuarto disco en estudio de la prolífica, exitosa e influyente banda nacida en la ciudad que inspiró su nombre fue, increíblemente, el primer LP sencillo. Todos los anteriores (Chicago Transit Authority, II y III), lanzados en años consecutivos (1969/70/71),  habían sido discos dobles, además del cuádruple LP en vivo de 1971 Chicago at Carneggie Hall (también conocido como IV).

Eran, sin duda, otros tiempos en los que la creatividad dominaba por sobre los criterios de rentabilidad de los sellos discográficos. La era dorada del LP tuvo en Chicago un representante verdaderamente excelso.

El ritmo de composiciones y productividad del grupo hicieron de Chicago una de las bandas más atractivas y sensacionales de los primeros años 70, posicionándose como una de las más vendedoras de discos durante aquella década y en perspectiva una de las que ha acumulado mayor cantidad de ventas en la historia, con 40 millones de ejemplares solo en Estados Unidos, 5 álbumes número uno y 21 singles.




La formación de Chicago en la que se mezclaron por igual los instrumentos de viento con los eléctricos, hizo de su sonido algo único. Fueron una big band de rock, con elementos funk y jazzísticos, cuyo único rival fue Blood Sweat & Tears, con formación similar pero más influencia del blues y el jazz que del rock. Ambas bandas fueron revolucionarias y se las arreglaron para coquetear de manera brillante con mundos musicales disímiles, ganando adeptos de ambos universos.

Chicago demostró una envidiable capacidad para renacer y reinventarse a lo largo del tiempo, aunque a decir verdad, fue en los años 70 cuando cimentaron su gran sonido, antes que las conocidas baladas triunfaran sobre el riesgo y aventura de sus primeros siete álbumes de estudio.

La prueba más fehaciente del atractivo sonido desarrollado por Chicago lo representa este álbum V, el cual ocupó el primer lugar de ventas tanto de las listas pop como la de jazz poco después de su publicación.

Sus dos éxitos principales contrastan entre sí. Por un lado “Saturday in the Park”, en el que destaca el piano y voz de Robert Lamm (compositor de siete de los diez temas); y por el otro, la enérgica y política “Dialogue (part I & II)” en la que se produce un diálogo entre los otros dos vocalistas, Terry Kath (guitarras) y Peter Cetera (bajo).




Kath representa al joven inconforme y crítico con la situación de guerras e injusticia social, mientras Cetera personifica al joven para el que “todo está bien”. Aunque el protagonismo instrumental es para la guitarra, el bajo y los metales, la canción fue compuesta por Lamm.

A Hit by Varese” abre el disco y rápidamente el órgano Hammond y los metales nos introducen en el universo Chicago. Es quizá el tema más jazzístico, con Lee Loughnane (trumpeta, fliscorno), James Pankow (trombón, arreglos de vientos) y Walter Parazaider (saxos, flauta), construyendo un complejo entramado.

Contrasta el siguiente tema, “All is Well”, de ritmo sosegado y fantástico trabajo vocal de Lamm (solista) y Cetera y Kath en las armonías.




El dramático tema de Pankow, “Now That You’ve Gone”, cantado por Kath, permite lucirse al baterista Danny Seraphine y de nuevo a la sección de metales, que casi lo es todo. “While the City Sleep” abre el lado B en plan con un bestial ritmo de bajo y una guitarra eléctrica endemoniada.

Tras “Saturday in the Park”, prosigue el tema más funky, “State of the Union”, con Cetera como voz solista. “Goodbye” (también cantado por Cetera) tiene en cambio un swing jazzeado, con pinceladas latinas.

Alma Mater” aporta un cierre inesperado, con la voz grave de Kath como solista y su guitarra acústica a la par del piano. La pieza tiene un aroma soul casi góspel.

La producción de James William Guercio fue vital para Chicago hasta comienzos de 1978, cuando rompieron la relación, lo cual coincidió con la lamentable muerte accidental del guitarrista Terry Kath. A partir de ese momento, el rol de guitarrista más nunca fue estable y de alguna manera el grupo perdió parte de su personalidad.

45 años después de la publicación de Chicago V, aun sorprende el sonido logrado por el entonces septeto, un momento único en la historia de la música pop.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Chicago, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Chicago en España

Productos de Chicago en Estados Unidos