Inicio Discos Whoosh!: la huella indeleble de Deep Purple sigue presente

Whoosh!: la huella indeleble de Deep Purple sigue presente

120
Deep Purple Woosh

El 7 de agosto la pionera banda inglesa de hard rock nos sorprendía con su magnífica vigésima primera obra discográfica

Deep Purple
Whoosh!

earMUSIC. 2020. Inglaterra

 
El famoso grupo que conforman el baterista Ian Paice (único de los fundadores), el cantante Ian Gillan, el bajista Roger Glover, el teclista Don Airey y el virtuoso guitarrista Steve Morse, se anota un punto alto con este nuevo álbum producido por Bob Ezrin, con quien la legendaria banda ha venido trabajando recientemente.

Ya en 2017 nos dejaba un buen trabajo con su álbum Infinite. Ahora los cinco músicos parecieran erigirse como los eruditos de un género caracterizado por su energía de alto octanaje, provocadoras líricas y solida musicalidad.

No en vano la banda sigue siendo noticia desde su aparición en 1968, dejando en el camino obras suma cum laude como Deep Purple In Rock (1970), Machine Head y el célebre disco en vivo Made In Japan, ambos de 1972, y Come Taste The Band (1975), recientemente celebrado en su 45 aniversario acá en los “grandes clásicos” de Ladosis.

Este disco que debió llegar al mercado a mitad de año, tuvo que retardar su publicación motivado por la pandemia del COVID-19. Los 51’38” que abarcan unas trece piezas, están contenidos en un disco de impactante portada en la que un ser humano se hace polvo.

Grabado para earMUSIC en varios estudios entre Hollywood, Toronto y Nashville, Deep Purple optó por un título de cualidades onomatopéyicas que en cualquier caso se refiere a la raza humana y su transitoriedad en esta burbuja verde y azul llamada La Tierra.

El álbum inicia con “Throw My Bones” (Arroja mis huesos), donde apreciamos un solo de Morse hacia el segundo minuto. Los teclados de Don ambientan con cierto misterio esta pieza en la cual el vocalista nos canta: “No se lo que hay adelante, todo es un misterio hombre, oí decir, haz lo tuyo, haz lo mejor, lleva adivinar que pasará después”.

Una composición de rasgos existencialistas que luego deja espacio para “Drop The Weapon” (Deja el arma), con Morse y Don guiando el camino, ofreciendo un par de solos con sencilla maestría.

“No hay modo de invertirlo, no tienes más tiempo, no hay tiempo para que te calmes, sólo presiona el botón hombre, todo llegará a un punto crítico, muy pronto nena, habrás muerto.”

La primera tríada culmina con “We’re All The Same in The Dark”  (Somos iguales en las tinieblas), con clásico sonido Purple, en la que Ian Gillan nos relata: “No tengo nada que esconder de ti, podemos sentarnos y hablar del pasado, no necesitamos decir la verdad, decir la verdad ahora, todos somos iguales en las tinieblas”

Guitarra, teclas y coros lo hacen todo. Hacia el minuto dos Steve se hace camino acompañado de Don.

Nothing At All” (Nada en lo absoluto) continua la misma fórmula de teclas y guitarra con una diáfana lírica:“Cuando oigo del final y la oscuridad, tomo un sorbo de las ruinas de mi madre y me siento con mi espalda contra la pared”

Morse  nos recuerda algunos pasajes clásicos en sus versos e igualmente Don, quien se luce con el órgano. Es el tema más progrock del disco hasta el momento y de los mejores.

Le sigue “No Need to Shout” (No hay por que gritar): “Predicas al convertido, es una locura, ya estamos aquí balanceándonos como un tren, sólo espero que no me lo atapuces en mi garganta, no me lo hagas tragar una vez más”

Son versos parte de la lírica de este tema de pegadizo coro. El sólo de Steve Morse, así como órgano y piano de Don, añaden un distintivo toque que recuerda a “Rapsodia en Azul” de Gershwin.

Step by Step” nos lleva al punto medio de la obra con un macabro órgano al inicio. La pieza es una contrastante canción dentro de este buen repertorio y eso la hace interesante. “Pulgada a pulgada, quédate en la fila nunca bailes solo, quédate cerca sosteniendo la bolsa de huesos”

Deep Purple rompe un poco el orden con una dosis de rock and  roll. “Saldremos mañana, lo haré bien, celebrar el hecho de que aún estamos vivos, en cuyo caso mejor lo hacemos esta noche, yo beberé por todos y tú manejarás”

Son parte de los versos en “What the What

La siguiente pieza, inicia con Morse y la sólida sección rítmica de Glover-Paice en “The Long Way Round” (El largo camino entorno), otra dosis de progrock con uno de los mejores solos del disco y hasta ahora mi preferida.

“Ha pasado mucho tiempo, nunca pensé duraría, pienso en el futuro, ¿quién sabe que habrá sucedido en el pasado?

Este otro trío de piezas cierra con otro gran tema, “The Power of the Moon” (El poder de la luna), donde el solo de Don nos recuerda buenos momentos, que se abren en versos como: “!Oh! es un globo verde que viaja benignamente por un camino que va a lo largo de la costa..”

El tratamiento de la voz de Gillan le da un carácter distinto.

El disco prosigue con un breve pero intensa pieza instrumental que no alcanza los dos minutos y lleva por título “Remission Possible”, que inician Don y Steve antes de dejarnos con “Man Alive”, una espacial pieza cuyos versos en parte nos dicen: “Se oculta el sol en el oeste, se ha ido el niño a descansar…”

Una cuarta estrofa narrada nos dice: “Luego de miles de años, poco menos de un inimaginable pequeño aliento, los más sabios en la evolución de la humanidad se extinguieron, la madre naturaleza le encanta succionar, así que La Tierra fue limpiada en segundos”

The Address” es otra pieza instrumental donde Morse queda a sus anchas y nos recuerda un poco sus días con Dixie Dregs, aunque fue compuesta por Jon Lord (†) y Ritchie Blackmore para abrirnos los caminos de Deep Purple pues la pieza comienza Shades of Deep Purple, el primer disco de la banda.

Don Airey nos da un poco de su talento en esta versión, 52 años después de la original

El disco culmina con un bonus track llamado “Dancing in My Sleep” (Bailando dormido), que cuenta con las programaciones de Saam Hashemi“Estoy volando a través de la noche, al ritmo de la calle, no se que sucedió nena, pero la tensión me sube cada vez que nos encontramos…”

Este álbum 21 en estudio mantiene a Deep Purple en su lugar, lo cual es un mérito tremendo para una banda que ha transitado siete décadas y cuya impronta parece seguir ampliándose.

Leonardo Bigott



¿Interesado en comprar éste u otro disco de Deep Purple, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de Deep Purple en España

Estados Unidos

Productos de Deep Purple en Estados Unidos