Inicio Archivo discografico Heaven Up Here: esencial manifiesto de Echo & The Bunnymen

Heaven Up Here: esencial manifiesto de Echo & The Bunnymen

Echo & The Bunnymen Heaven Up Here

El 30 de mayo de 1981 fue publicado el segundo álbum del cuarteto de Liverpool, piedra angular del post punk más dark

Echo & The Bunnymen
Heaven Up Here

Korova. 1981. Inglaterra

En uno de los más trascendentes años de la primera era post punk, durante el cual vieron la luz trabajos imprescindibles de Bauhaus, The Cure, Siouxsie and The Banshees, The Sound, Psychedelic Furs y New Order, entre otros muchos, uno de los más importantes fue Heaven Up Here, el segundo álbum de la banda de Liverpool comandada por el cantante Ian McCulloch y el guitarrista Will Sergeant.

Tras el estupendo debut Crocodiles (1980), el grupo tuvo diferencias con los productores Bill Drummond y David Balfe, y decidió darle esa responsabilidad adicional a Hugh Jones, que había ejercido de ingeniero de grabación y luego co-produjo el EP Shine So Hard con cuatro temas en directo grabados en el último concierto del Camo Tour el 17 de enero de 1981.

Con una de las más emblemáticas portadas de Echo & The Bunnymen y de los años 80, diseñada por Martyn Atkins con fotaza de Brian Griffin de las figuras siluetadas en una playa al sur de Gales, el disco llegó a las discotiendas el 30 de mayo de 1981 y de inmediato se ubicó en el Top 10 de las listas británicas. Aquel año obtuvo el premio a Mejor Álbum en los NME Awards, así como el mejor empaque.




Paradójicamente, tanto Bill Drummond como Rob Dickins, responsables del sello Korova, odiaron las fotos, y tanto Atkins como Griffin tuvieron que luchar para que fueran usadas. Los reconocimientos les dieron la razón.

Musicalmente, Heaven Up Here es un disco más sombrío, denso y apasionado que Crocodiles, con lo cual Echo & The Bunnymen se posicionó como una de las bandas protagonistas del ala “dark” del post punk. Los temas fueron todos acreditados a los cuatro integrantes.

La imagen sobria de los cuatro integrantes, pero sobre todo la estética asumida por Ian McCulloch con sobretodo, y el distintivo peinado “despeinado” (influencia para muchos grupos iberoamericanos como Soda Stereo, Caifanes, Sentimiento Muerto…), pasó a ser una especie de “trademark”.

Show of Strenght” abre el disco y coloca el listón alto. La guitarra de Sergeant se luce a lo largo del tema, con la sólida base rítmica de Les Pattinson (bajo) y Pete De Freitas (batería) en plan estelar.

McCulloch, por su parte, despliega toda su expresividad como vocalista: “ Muestra de fuerza, es todo lo que quieres / No puedes dejarlo nunca / Agallas y pasión / Esas cosas que ni siquiera puedes dejar / Nunca te dejes, nunca te dejes”




El tempo se acelera un poco en “With a Hip”, otro temazo con brutal línea de bajo, espléndida guitarra y apasionada vocalización.

Desde el fondo emerge entonces “Over the Wall”, uno de los dos singles extraídos del disco. Es, sin duda, uno de los más representativos y poderosos temas de Echo & The Bunnymen, con todos los ingredientes de su sonido distintivo.

Ian nos dice: “Estoy caminando bajo la lluvia / Para acabar con esta miseria / Estoy caminando bajo la lluvia / Para celebrar esta miseria / ¿Qué es lo que dices? / Habla, no puedo escucharte / ¿Qué dices? / No pude escucharte / Sobre el muro / Mano a mano / Sobre el muro / Míranos caer”

It Was a Pleasure” es un interesante tema, en especial por el tratamiento de la voz, que se desdobla en varias pistas. Precede al otro single del disco, “A Promise”, que termina de dar forma al Lado A, sin duda unas de las caras mas atractivas de toda la discografía del grupo.

El lado B lo abre el tema que da nombre al disco, una dinámica canción de espíritu punk, con un bajo fabuloso.




Sigue “The Disease”, el tema mas corto del álbum, de apenas dos minutos y medio. Sin base rítmica, la pieza se desarrolla en una atmósfera sombría con una letra nihilista muy propia de aquella etapa que se vivía en Gran Bretaña: “A medida que disminuyen las perspectivas / A medida que aumentan las pesadillas / Algunos rezan por el cielo / Mientras vivimos en el infierno / Mi vida es la enfermedad / Mi vida es la enfermedad”

El ambiente neblinoso continúa con “All My Colours”, uno de los puntos álgidos del disco y de toda la carrera del grupo. El ritmo tribal y repetitivo de Pete de Freitas, las fantasmales guitarras y arpegios de Sargeant y la magnífica voz de McCulloch: “Qué dirías / Cuando tu corazón esté en pedazos / Cómo jugar / Esas cartas en secuencia / Esa caja que me diste / Arde muy bien / Esa caja que me diste / Arde muy bien / Zimbo zimbo zimbo zimbo zimbo…”

No Dark Things”, en contraste, recuerda en algo a Andy Gill y Gang of Four, principalmente por los latigazos de guitarra.

Sobre un ritmo de medio tempo realizado por una caja rítmica al que se incorpora progresivamente la batería acústica se desarrolla “Turquoise Days”, con un bajo fenomenal y una guitarra dosificada




El tema que cierra el disco es “All I Want”, una celebración explosiva y eufórica del deseo

El disco fue publicado casi un mes después en Norteamérica por el sello Sire, y llegó hasta el puesto 164 de las listas Billboard.

En 2003 se reeditaron los discos de los 80 y fueron incluidos cuatro temas en vivo y el fabuloso “Broke My Neck (Long Version)”, que fue el lado B del single “A Promise”.

Heaven Up Here es uno de los discos esenciales de los 80 y piedra angular de Echo & The Bunnymen, banda que aún sido dando guerra con McCulloch y Sargeant al frente.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Echo & The Bunnymen, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Productos de Echo and the Bunnymen

Productos de Echo and the Bunnymen