Inicio Archivo discografico Crusade: el gran documento de John Mayall con Mick Taylor

Crusade: el gran documento de John Mayall con Mick Taylor

John Mayall’s Bluesbreakers Crusade

En septiembre de 1967 fue publicado el tercer disco en estudio de la super banda inglesa liderada por el longevo guitarrista que entonces contaba con la poderosa fuerza de un jovencito llamado Mick Taylor

John Mayall and The Bluesbreakers
Crusade

Decca. 1967. Inglaterra

 
En un par de años John Mayall cumplirá 90 años de edad. Su vida artística está colmada de algunos de los momentos más célebres de la música, especialmente dentro del blues rock, un género que se vio enaltecido cuando a mediados de los 60 un joven guitarrista llamado Eric Clapton contribuyó con creces a definir una etapa de la banda que a partir de entonces vería pasar grandes nombres del género como Peter Green†, Mark Arnold, Harvey Mandel y Mick Taylor, quien es piedra angular de esta historia que hoy nos ocupa y que sería parte, poco después, de la historia de The Rolling Stones.

Merecedor de la Orden del Imperio Británico, John Mayall, nativo de Macclesfield, Cheshire, creció en Cheadle Hulme al lado de un padre entusiasta del jazz y el blues que se vio encantado por el sonido de hitos del blues estadounidense como Lead Belly†, Eddie Lang y Pinetop Smith†, entre otros.

Desde 1956 hasta el presente, Mayall se mantiene como un leyenda viva del blues, tanto solo como junto a sus “Bluesbreakers”




Nuestro agasajado disco, sucesor del fenomenal A Hard Road publicado 7 meses antes em 1967, contó con los talentos de los bajistas John McVie (Fleetwood Mac) y Paul Williams; los bateristas Mick Fleetwood (Fleetwood Mac), Aynsley Dunbar (Frank Zappa, Journey, Jeff Beck) y Keef Hartley†; los saxos de Rip Kant, Chris Mercer y Dick Heckstall-Smithz† y las guitarras líder de Peter Green y muy especialmente Mick Taylor. Todos bajo la guía de John quien además de las voces, órgano y piano, emplea el “cuello de botella” en la guitarra para ese distintivo sonido que es marca inefable del género.

El set de 12 canciones incluye temas propios y de otros autores, comenzando con “Oh, Pretty Woman” de A.C. Williams.

Oh mujer bonita ella es el sol naciente / Dice que toda tu pintura y polvo baratos no te ayudarán en nada porque / Ella es una mujer bonita hasta los huesos / Así que también podrías dejar tu piel en paz”, canta John Mayall acompañado de los saxos y guitarra.

Seguidamente está “Stand Back Baby”, una breve pieza con John en la armónica y los saxos a todo dar. La “bottle neck guitar” y el solo de armónica son el atractivo del tema.

Luego sigue “My Time After Awhile” con un excelente solo de guitarra y saxo tenor, compuesta por Ron Badger, Sheldon Feinberg y Robert Geddins.




La cuarta pieza, compuesta por John Mayall y Mick Taylor, es “Snowy Wood”, un movido blues donde órgano y saxo se confabulan para deleitarnos con este instrumental con Mick por todo lo alto.

“Man of Stone” es otro excelente blues en fast-tempo en el que John hace alarde de su talento en la armónica con acompañamiento de saxo y repitiendo el título, dejando espacio para un contrapunteo entre armónica y saxo.

Tras la pieza de Eddie Kirkland†  el repertorio llega al punto medio del álbum con “Tears In My Eyes”, tema propio que en sus versos nos dice: “Lágrimas en mis ojos… y mi cuerpo está lleno de dolor / Lágrimas en mis ojos… y mi cuerpo está lleno de dolor No puedo dejar de llorar, hasta que vuelva a ver tu cara” La guitarra es superlativa de principio a fin.

Acto seguido es “Driving Sideways” de Freddie King† y Sonny Thompson†, otro estupendo instrumental donde piano, saxos y guitarras destilan lo mejor.

Le sigue el tema “The Death of J.B. Lenoir” compuesto por John Mayall en honor al emblemático “blues man”. “El blues ha perdido un rey” nos canta tras un solo de saxo barítono y la armónica.




I Can’t Quit You Baby”, el clásico de Willie Dixon† que creó una disputa entre Led Zeppelin y su autor, es la siguiente pieza de este variado repertorio presentada acá a piano, guitarra, saxo y una desgarrada voz.

“Streamline” de Mayall es una atractiva pieza donde el órgano es parte protagónica.

“Me and My Woman” de Gene Barge  y el clásico de los 60, “Checkin’ Up On My Baby” de Sonny Boy Williamson II cierran el set de este primer episodio de Mayall y sus bluesmen con Mick Taylor, bajo la producción de Mike Vernon (Climax Blues Band, Savoy Brown, David Bowie)

Recordemos esta histórica gema discográfica de uno de los más longevos y consecuentes bluesman británicos.

Leonardo Bigott