Inicio Archivo discografico Brave: el retorno de Marillion a sus raíces

Brave: el retorno de Marillion a sus raíces

Marillion Brave

Un 7 de febrero de 1994, la reconocida banda inglesa de neoprog publicaba su séptimo álbum en estudio, retornando así a sus orígenes en la onda rock progresiva

Marillion
Brave

EMI Records. 1994. Inglaterra

 
Al momento de publicar este álbum, Marillion ya se había establecido como una de las bandas más sólidas y exitosas del nuevo rock progresivo. Su primera etapa con Fish en la voz nos ofreció verdaderas gemas musicales como los discos Script For A Jester’s Tear (1983), Fugazi (1984), Misplaced Childhood (1985) y Clutching At Straws (1987).

Ya en la era Steve  Hogarth con los dos discos que preceden a éste, Seasons End (1989) y Holidays In Eden (1991), la banda encaraba un nuevo reto que si bien no logró las expectativas comerciales si pudo ganar cierto interés.

Con ese temor a cuestas, el baterista Ian Mosley; el bajista y voz Pete Trewavas; el teclista y voz Mark Kelly; el guitarrista Steve Rothery; y la voz líder, teclados y percusión de Steve Hogarth, decidieron retornar a predios seguros afianzándose en sus raíces rockeras progresivas.

En esta ocasión, Marillion contó con la ingeniería y producción de Dave Meegan, cuya relación con la banda inició en el álbum Fugazi. Usando los estudios de Château de Marouatte en la comuna de Grand-Brassac, Francia, y los estudios de Parr Street en Liverpool, la obra que recordamos tiene varias versiones pero, como es habitual, nos vamos con la original, la de un doble vinilo.

El repertorio del disco inicia con unos rugidos misteriosos en “Bridges”, donde un expresivo Hogarth nos dice: “Mirando por encima del puente / Un millón de fotografías aparecen desde el agua de abajo / La luz del amanecer rebota a través de la niebla / Rugido del tráfico y crujido de las radios de la policía

El álbum continua con “Living With The Big Lie”, melodioso tema con un abrupto cambio aumentando la tensión mientras en sus versos Steve nos canta: “Todo empezó con la luz brillante / La luz brillante y el ruido / El caos de los sentidos y el grito del deseo” 

Rothery nos cautiva con su solo para luego dejar espacio al fragmento final tras el cual el grupo nos ofrece “Runaway”, un tema que en parte nos dice: “¿Lloraste cuando te arrastraron a casa? / Ponle candado a la puerta y al teléfono / Fue una chica fugitiva todo lo que pudieron ver

Vale mencionar el delicado pasaje de piano, el solo de guitarra y la avalancha sonora de este tema.

Cerrando los últimos 50 segundos del lado A y abriendo los primeros casi doce minutos del lado B, Marillion nos ofrece una suite de cinco partes llamada “Goodbye To All That”, una obra que destaca por su dinámica y riqueza sonora.

En “Wave”, la primera de las cinco, Hogarth nos canta: “Aguanta la respiración hasta que sientas que comienza / Aquí viene ¿Sientes eso? ¿Siente esto? / Acostumbrarse a él

En “Mad”, la segunda, el protagonista de esta historia demanda saber si tiene insania mental. En la tercera, “The Opium Den”, Steve inicia cantando: “Aguanta la respiración hasta que sientas que comienza / Aquí viene / Acostumbrarse a él”

La suite cierra con “The Slide” y “Standing In The Swing”. En la primera, el protagonista exige se le haga una droga a partir de sus sentidos. Y en la segunda, demanda saber que hace en un lugar donde los asesinatos son la orden del día.

Debo decir que como buena obra prog no debemos tomar los versos de un modo literal. No obstante, la banda pareciera darnos la oportunidad de interpretar libremente los textos de las composiciones.

“Hard As Love” es la siguiente pieza. Marillion va de lo estridente a lo sutil para decirnos: “Bueno, escuché que estabas buscando cazarme / Y supongo que estás acostumbrado a tener todo lo que quieres / Pero sabes que el amor puede ser tan duro como palos y piedras / Te digo que nada puede ser tan difícil como el amor”

Mark Kelly brilla con luz propia en el órgano.

Cierra el lado B del disco 1 con “The Hollow Man”, una hermosa pieza a piano y voz.

El disco 2 contiene, en su lado A, los temas “Alone Again In The Lap of Luxery”, “Now Wash Your Hands”, “Paper Lies” y el tema título.

En este segmento, la primera composición tiene esos rasgos comerciales que son parte responsables del éxito de este disco. El tema es el tercero de los tres sencillos, siendo los dos primeros “The Great Escape” y “The Hollow Man”, todos publicados entre enero y abril de 1994.

En ellos y las otras canciones, Marillion esencialmente nos cuenta la historia ficticia de un ser que ha sufrido las consecuencias del abuso sexual, la drogadicción y finalmente el colapso, lo que conlleva a considerar el suicidio como vía de escape.

La canción que da título a esta magnífica obra es una de mis favoritas porque exalta la valentía de la protagonista ante la complejidad de los problemas que la agobian.

El cuarto y último lado lo conforma la mini-suite “The Great Escape”, con los temas “The Last of You” y “Fallin’ From The Moon”.

Piano y voz dan inicio a esta hermosa composición donde posteriormente guitarra y órgano participan.

El set sigue con “Made Again” para finalmente cerrar con otra versión de “The Great Escape”. La flauta y el cello de la Filarmónica de Liverpool protagonizan el gran final.

Viajemos 30 años atrás para adentrarnos en el universo de uno de los discos más apreciados por los seguidores de Marillion

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Marillion, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Música de Marillion en España0

Música de Marillion en Estados Unidos

Artículo anteriorSilent Cries And Mighty Echoes: el espacial séptimo álbum de Eloy
Artículo siguienteStonedhenge: el arriesgado segundo álbum de Ten Years After