Inicio Archivo discografico Clutching at Straws: el fin de la era Fish con Marillion

Clutching at Straws: el fin de la era Fish con Marillion

Marillion Clatching at Straws

El 22 de junio de 1987 fue publicado el exitoso cuarto álbum de la banda inglesa, obra conceptual y último antes de la era Hogarth.

Marillion
Clutching At Straws

EMI Records. 1987. Inglaterra

 
El 22 de junio 1987, Marillion, la banda inglesa de neoprog, publicaba su cuarto álbum titulado Clutching At Straws, una obra conceptual que marcaría el punto final de una etapa conocida como la “Era Fish.”

Originaria de Aylesbury, Buckinhamshire, Marillion inició su carrera en 1979 y pronto se convirtió en una banda emblemática del género, estableciéndose como referente absoluto en la década de los 80, cuando el rock progresivo estaba en horas bajas, y manteniéndose hasta el presente, teniendo como más reciente álbum An Hour Before It’s Dark, publicado el pasado 4 de marzo y que desde esta vitrina recomendamos ampliamente.

Al momento de publicar nuestro festejado disco, Marillion estaba conformado por Fish en la voz, Steve Rothery en las guitarras, Mark Kelly en las teclas y la sección rítmica del bajista y cantante Pete Trewavas y el baterista Ian Mosley con algunos invitados que presentaré llegado cada momento.




Este significativo álbum, cuarto peldaño de una dilatada obra que abarca unos veinte álbumes, nos llega en una expresiva portada obra de Mark Wilkinson quien nos muestra la imagen de un pub con personajes influyentes en Fish como Truman Capote†, Jack Kerouac† y Lenny Bruce†,  y el título en la parte inferior.

Clutching at Straws o “grasping at straws”, es una expresión  inglesa usada en ocasiones que exigen un intento desesperado por lograr salir de una situación muy azarosa o comprometedora. Grabada en Westside Studios, Londres, Inglaterra, esta obra fue producida por Chris Kimsey, cuyos créditos incluyen varias de las obras maestras de The Rolling Stones como los discos Sticky Fingers (1971), Some Girls (1978), Emotional Rescue (1980), Undercover (1983) y Steel Wheels (1989).

En 1985, Marillion publicó Misplaced Childhood, mágica obra, sin duda. Ahora decidía llevarnos a lo largo de casi una hora por una interesante historia sobre un aturdido y perdido personaje llamado Torch, descendiente de Jester, figura conocida que ya hemos visto en portadas anteriores.

“Hotel Hobbies” abre el fantástico repertorio de once composiciones con espacios abiertos donde guitarra, voz y teclas guían esta historia sobre la desastrosa vida de Torch donde Fish nos dice inicialmente, tras un discreto bajo: “Pasatiempos de hotel, rellenos amaneceres, pasillos huecos / Los botones revisan a las prostitutas en el bar / Dedos como babosas trazan las nubes de cocaína salpicadas de estrellas en el espejo / La paja corta tomó su arco”

Rothery destaca con un atractivo solo de guitarra.




Seguidamente, en el arpegiado “Warm Wet Circle”, el tercero de tres sencillos que contribuyeron a promocionar esta impronta emblemática, Fish nos relata: “En los paseos donde los borrachos le proponen matrimonio a los solitarios maniquíes de arcade / Donde las ceremonias se detienen en la exhibición de la joyería / Fingiendo silencio casual en interludios románticos tensos / Hasta que se comprometan con el silencioso viaje a casa”

Las teclas dan un interesante matiz antes del solo de guitarra. Una innegable influencia petergabrielana (si se me permite) se hace sentir antes del fragmento de piano.

La pulsada “That Time of The Night (The Short Straw)” es la tercera composición del disco. En ella Fish, Rothery y Mark Kelly son acompañados en la parte vocal por Tessa Niles, reconocida vocalista de la movida inglesa de aquellos días.

El acústico “Going Under” es también, junto a la anterior, una de las más hermosas del set.

Los dos temas siguientes concluyen el lado A del vinilo. Éstos son “Just For The Record”, una pieza más convencional con buenos matices en la que Fish nos canta: “¿Está mal hablar solo cuando no hay nadie más? / Sólo estoy comprobando que no me he ido bajo el agua / Arrojado a la playa como una foca lista para ser sacrificada”

El estupendo solo de sintetizador refleja la influencia de Rick Wakeman y otros teclistas del género. 




Y la otra es la espectral y desgarrada “White Russian” en la que Fish inicialmente nos dice: ¿A dónde vamos desde aquí? / ¿A dónde vamos desde aquí? / ¿A dónde vamos desde aquí? / ¿A dónde vamos desde aquí? / Tapiaron las sinagogas / Uzi en una esquina de la calle / No puedes tomar una fotografía. / De Uzi en una esquina de la calle”

Unas frases en las teclas, “modo Fripp”, abren el lado B con “Incommunicado”, primer sencillo del álbum, donde participa el productor y que en su  estrofa inicial nos cuenta: “Me encantaría conocerte si pudiera recordar tu nombre / Pero tengo problemas de memoria desde que obtuve un ganador en el juego de la fama. / Soy un ciudadano de Legoland que viaja incomunicado / Y me importan un bledo los aficionados de Fleet Street”

Sigue el repertorio “Torch Song”, canción poseedora de un especial encanto donde piano acústico y guitarra son parte protagónica junto a  John Cavanagh personificando a  Dr. Finlay y un Torch encarnado en Fish que nos dice: “Leí un poco de Kerouac y me puso en las pistas para quemar un poco más brillante ahora / Algo sobre velas romanas que se apagan, brilla un poco de luz sobre mí ahora / Encontré una extraña fascinación con una fijación líquida, el alcohol puede emocionarme ahora / Se está haciendo tarde en el juego para mostrar orgullo o vergüenza / Sólo ardo un poco más brillante ahora, ardo un poco más brillante ahora”




El piano acústico da la primera nota seguida de una guitarra punteada que permanece como eje sobre el cual giran el resto de los instrumentos en “Slainte Mhath”.

“Una mano sostenida sobre una vela en bravuconería alimentada por la angustia / Un rastro de carbono marca una palma húmeda y estirada / Atrapado en la indecisión de otro buen menú / Y te sientas ahí y me pides que te cuente la historia hasta ahora / Esta es la historia hasta ahora / Revolviendo tus recuerdos repartiendo tus garabatos en los márgenes / Garabateas tus poemas en un posavasos o dos / Y cuando declaras el punto de la creación de tumbas / Se dan la vuelta y tú les cuentas la historia hasta ahora / Esta es la historia hasta ahora”

Dos temas marcan el final de esta maravillosa obra musical del neoprog o rock progresivo tardío. “Sugar Mice”, el segundo sencillo del álbum, y “The Last Straw” con un incidental “Happy Ending

En la primera Fish nos cuenta: “Estaba pasando los canales en la televisión / Un domingo en Milwaukee bajo la lluvia / Tratando de reconstruir las conversaciones / Tratando de averiguar dónde echar la culpa / Pero cuando se trata de eso, no sirve de nada tratar de fingir / Porque cuando se trata de eso, no hay nadie aquí a quien culpar / Cúlpame a mí, puedes culparme a mí / Solo somos ratones de azúcar bajo la lluvia”

La pieza es otra hermosa composición del grupo donde Rothery mantiene la guitarra eléctrica arpegiada con las teclas haciendo de fondo para luego hacer un solo bajo un lenguaje de balada hard rock.

Sin variar mucho el temperamento, “The Last Straw”, con sus hermosos pasajes, sugiere que nuestro personaje parece haber recobrado su vida o al menos ya esta encaminado para recuperarla.

Tessa reaparece, y al final un casi imperceptible Help! y la consecuente risa de Fish.

Retornemos entonces a 1987 para revivir ese Torch que todos llevamos dentro.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Marillion, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias