Inicio Archivo discografico Band On The Run: el pináculo de Paul McCartney con Wings

Band On The Run: el pináculo de Paul McCartney con Wings

Paul McCartney & Wings - Band-On-The-Run

El 30 de noviembre de 1973 fue publicado el tercer y más relevante disco post Beatles de McCartney con la agrupación Wings

Paul McCartney & Wings
Band On The Run

Apple Records. 1973. Inglaterra

Aunque siempre ha sido considerado como uno de los más grandes artistas de nuestro tiempo, para 1973 Paul McCartney no había logrado un éxito comparable con el obtenido junto a los Beatles.

Y aunque sus recientes producciones como el álbum Red Rose Speedway y el sencillo “Live And Let Die (publicados en abril y junio de 1973, respectivamente), representaron sus mejores ventas desde que se separó del cuarteto, no fue hasta la publicación del álbum Band On The Run -que también se acreditó a Paul McCartney & Wings– cuando por fin logró obtener el mayor éxito de su carrera posterior a los Beatles.

Sin embargo, mientras McCartney se encontraba ensayando junto al grupo los temas que serían incluidos en su nueva producción, tanto el guitarrista Henry McCullough como el baterista Denny Seiwell abandonaron la banda, por lo que el trío restante conformado por Paul y Linda McCartney (1941-1998) junto a Denny Laine, optaron por dirigirse (en agosto de 1973) a Lagos (Nigeria) para grabar la mayor parte de Band On The Run

Las grabaciones adicionales fueron agregadas después en los estudios Air y Kingsway Recorders en Londres, incluyendo los arreglos orquestales efectuados por Tony Visconti -productor de David Bowie y T. Rex-, concluyendo el disco en octubre de 1973.

Con excepción de la canción “No Words”, cuya composición se acreditó a Paul McCartney y Denny Laine, los demás temas fueron escritos por Paul y Linda.




El estilo compositivo de McCartney se hace evidente con el primer tema del álbum, “Band On The Run”, cuya estructura consta de tres secciones diferentes, las dos primeras grabadas en Lagos y la tercera en Londres; siendo la primera de ellas una balada que le da inicio al tema, en la que escuchamos a Paul interpretando una guitarra con un lento riff de apertura, que es seguido después por la guitarra de Denny, junto a la batería y el bajo (que también son interpretados por Paul), así como una melodía giratoria de teclados por parte de Linda, quien también nos presenta un atmosférico fondo con el sintetizador “Moog”.

Esta introducción sirve de antesala a la delicada interpretación vocal de Paul, cuyas letras describen una sensación de aislamiento por estar encerrado “entre cuatro paredes”, siendo acompañada su voz por las de Denny y Linda.

Posteriormente -cuando la canción va alcanzando el primer minuto con veinte segundos-, nos encontramos con la segunda sección en la cual se presenta un cambio de melodía que es conducida por las guitarras, las cuales suenan al unísono por ambos canales, mientras que el bajo mantiene el ritmo junto a la batería, cuyos toques son acompañados por unas pausadas palmas; entrando después el sintetizador Moog, cuyo sonido precede a la voz de Paul, quien señala lo que pudiera hacer si pudiera salir de donde está.

Al momento en que el tema llega a los dos minutos con cinco segundos, llegamos a la tercera sección, en donde escuchamos la entrada de una sección de vientos, acelerándose el tempo bajo la guía de unas guitarras acústicas, las cuales llevan la canción hacia los terrenos del “country rock”.

Mientras, Paul va cantando de manera animada a la vez que interpreta el bajo y la batería, incorporando un solo de guitarra con reverberación durante el segundo coro, el cual sigue sonando durante el resto de la pieza, con las voces de Linda y Denny acompañando a Paul mientras repiten el título de la canción, la cual termina con las notas finales de los instrumentos.

Las letras en esta última sección describen la sensación de persecución que siente un fugitivo al escapar de una prisión. “Band On The Run” fue interpretada en vivo por Wings desde 1975 hasta 1979; por su parte, tanto Paul McCartney como Denny Laine han estado interpretándola a lo largo de sus carreras.




Como segundo tema del disco tenemos a “Jet”, grabado en Londres y en la que nos encontramos con una interesante combinación entre el glam rock y la música soul que se desprende de la imponente sección de vientos que le da inicio al tema, sonando también los rasgueos de guitarra (en el canal izquierdo) por parte de Denny, mientras que Paul lo acompaña con otra guitarra junto al bajo y la batería, a la vez que podemos escucharlo efectuando unos gritos que están por debajo de la mezcla, para después tener a Denny, Paul y Linda entonando de manera enérgica el título del tema, con ésta última sosteniendo una base musical por medio del sintetizador Moog, a la vez que Paul se encarga de cantar los versos e interpreta un piano en ciertos segmentos.

La canción presenta un estribillo pegadizo y tiende a endurecerse el tempo durante los puentes, en donde se destaca la guitarra solista de Paul, cuyo toque es acompañado por el sonido agudo y repetitivo del piano, mientras que el sintetizador de Linda sobresale al emular la melodía vocal de los versos.

Una vez que la banda repite los estrillos y puentes, la canción termina con la sección de vientos repitiendo las notas utilizadas en la apertura, las cuales son acompañadas después con un solo de saxofón interpretado por el músico inglés Howie Casey, integrante del conjunto musical proveniente de Liverpool Howie Casey and the Seniors.

Las letras relatan las impresiones de un personaje al conocer a su futuro suegro. Por otro lado, existen dos historias referentes al origen del título de “Jet”, que si bien en el tema es el nombre de la novia del protagonista, existen entrevistas en las que Paul afirmó que “Jet” era el nombre de uno de sus perros de aquélla época; aunque en otras entrevistas señaló que ese era el nombre de uno de sus ponis, por lo que la duda sigue abierta.

En cuanto a la interpretación en vivo de “Jet”, Wings la incluyó en su repertorio entre 1975 y 1976; en tanto que Paul McCartney la incluyó en su setlist a partir de 1987 y ha seguido estando presente por el transcurso de su carrera.

Luego tenemos un romántico tema titulado “Bluebird”, en cuyo comienzo McCartney canta delicadamente sobre una base conformada por guitarras acústicas (interpretadas por McCartney y Laine) y el bajo, a la vez que se escuchan diversos instrumentos de percusión interpretados por Paul junto al músico nigeriano Remi Kabaka (las cuales se grabaron en Londres);

La canción presenta un repetitivo estribillo en donde el canto de Paul es acompañado por las armonías vocales de Linda y Denny, mientras que en la parte intermedia del tema y antes del puente, se escucha un solo de saxofón interpretado por Howie Casey, para después terminar la pieza con la entonación del coro.

Las letras de “Bluebird” expresan los sentimientos de amor del cantante hacia su pareja, aunque más desde el plano espiritual que desde el físico. La canción también fue interpretada en vivo de manera frecuente por Wings entre 1975 y 1976; luego McCartney la incluyó en su repertorio en vivo entre el 2010 y 2017, mientras que Denny la interpretó entre el 2013 hasta el 2020.




El siguiente tema del disco es “Mrs. Vandebilt”, de donde se destaca la atmósfera pop del grupo, comenzando la canción con el bajo de Paul marcando un contundente ritmo, junto a su batería y la guitarra acústica que interpreta junto a Denny, cantando después de manera acelerada los versos para enseguida llevarnos a un pegadizo estribillo, en el que entona repetidamente junto a Linda y Denny las palabras “Ho, Hey Ho”.

La canción presenta un ritmo uniforme en toda su extensión, cambiando un poco la melodía con la voz de Paul siendo acompañada del piano eléctrico de Linda.

Una vez que concluye el puente, interviene Howie Casey con un emotivo aunque breve solo de saxofón. Posteriormente escuchamos a Paul lanzando un poderoso solo de guitarra que precede la entrada de un interludio vocal, para entonces continuar el grupo con la melodía principal, encontrándonos luego con otro solo de guitarra acompañado esta vez por el saxofón.

Terminando la canción al irse desvaneciéndose en fade-out con la entonación del estribillo, el cual es acompañado por las risas del grupo.

Las letras de “Mrs. Vandebilt” y las risas al final, toman su influencia del comediante inglés Charlie Chester (1914-1997), a la vez que se describe a una persona que prefiere no preocuparse por los problemas diarios.

Este tema nunca fue interpretada en vivo por Wings; pero McCartney y Laine la incluyeron respectivamente dentro de sus conciertos de manera más o menos frecuente.

El primer lado del disco termina con un excelente tema titulado “Let Me Roll It”, con un estilo que recuerda un poco a las baladas de los años cincuenta y en cuyo comienzo se nos presenta Paul interpretando el bajo junto a la batería, efectuando un ritmo lento junto a la guitarra de Denny (que resuena por el canal izquierdo), mientras que Linda proporciona un fondo con el órgano que se mantiene presente hasta que Paul descarga un repetitivo y pausado solo de guitarra que se une al ritmo principal.

Luego McCartney comienza a entonar las letras, expresando amor a su pareja y comparando metafóricamente su corazón con una rueda, solicitándole a ésta que lo “deje rodar” hacia ella.

Vuelve a escucharse el órgano al momento en que la voz se aproxima al coro principal, en donde es acompañado por Linda y Denny. Después del segundo coro, escuchamos el lento y pausado solo de guitarra que nos guía hacia el tercer coro; y una vez entonado el mismo, nos encontramos con una repetición del primer verso con su coro correspondiente, terminando la canción en fade-out con el lento ritmo conducido por el repetitivo sonido de la guitarra.

Let Me Roll It” fue interpretada en vivo por Wings entre 1975 y 1976. Por su parte, Paul McCartney la ha estado incluyendo en sus presentaciones desde 1993.




El segundo lado del disco se inicia con “Mamunia”, con las guitarras acústicas de Paul y Denny sonando junto al bajo de Paul y un bombo, mientras que las voces de Linda, Paul y Denny se unen para darle inicio al coro, en donde repiten de manera constante el título del tema, a la vez que el sonido de unas congas se une a los demás instrumentos.

Posteriormente Paul canta unas letras en donde le advierte al oyente que debe evitar quejarse de la lluvia, es decir, de los tiempos difíciles que a veces se presentan; siendo acompañada su voz por las de Linda y Denny, un poco antes que los tres vuelvan con el repetitivo coro.

Regresando después con el siguiente verso, que presenta una combinación de las tres voces que van repitiendo de manera melódica las frases entonadas, escuchándose también el sonido de unas maracas al momento en que los tres regresan con el coro; interviniendo después el sonido de un sintetizador “Moog” por parte de Linda, el cual resuena por ambos canales, manteniéndose presente mientras que el grupo continúa con el coro y termina la canción.

Se dice que la palabra “Mamunia” significa “refugio seguro” en árabe y que McCartney observó el nombre en la placa de una casa en Marruecos: También se afirma que ésta fue la primera canción que el grupo grabó para el álbum.

Hasta los actuales momentos, el interprete de los instrumentos de percusión que se escuchan a lo largo del tema no ha sido identificado. “Mamunia” nunca fue interpretada en vivo por Wings, ni por McCartney; pero Denny Laine la incluyó en sus presentaciones efectuadas desde el 2013 hasta 2020.

Sin solución de continuidad y con el sonido del piano eléctrico de Linda junto a las guitarras de Paul y Denny, así como de una sección de metales (con arreglos de Tony Visconti), surge la introducción de “No Words”, y posteriormente el sonido del bajo, la batería y el solo de guitarra de Paul nos presenta este rock de medio tiempo, en el cual escuchamos las voces conjuntas de Paul, Denny y Linda cantando acerca de la necesidad de mostrar amor, a la vez que reciben apoyo vocal por parte de los roadies del grupo Ian Horne y Trevor Jones.

Durante los puentes, tenemos una combinación de las voces efectuadas por Paul y Denny; y hacia el final del tema, se destacan las guitarras solistas que se mantienen presentes, mientras que la canción se va desvaneciendo en fade-out.

No Words” fue interpretada en vivo por Wings durante sus presentaciones efectuadas en 1979; formado también parte del repertorio de Denny Laine desde el 2006.

En la edición americana del álbum Band On The Run, se incluyó la canción “Helen Wheels”, la cual fue omitida de la edición inglesa en virtud de haber sido publicada como sencillo en octubre de 1973.

La canción se inicia con unos pesados riff de guitarra interpretados por Paul y Denny, con la batería del primero (junto a diversos instrumentos de percusión) sirviendo de preludio a un acelerado ritmo de rock and roll al intervenir las guitarras y el bajo, guiados todos por la voz de McCartney, quien es acompañado después por Linda y Denny durante los coros,

Sobresale el sintetizador Moog de Linda, así como la guitarra solista de Paul, el cual se mantiene presente mientras éste entona los siguientes versos. Después del último coro, el tema se desvanece en fade-out bajo la conducción de la guitarra solista.

El título “Helen Wheels” constituye un juego de palabras referidas a “Hell on Wheels” (“Infierno sobre Ruedas”); y sus letras relatan el placer que siente el protagonista al viajar en su vehículo por distintas locaciones inglesas como Glasgow, Carlisle, Liverpool, Birmingham y Londres.

Esta canción tampoco llegó a ser interpretada en vivo por Wings y tampoco por McCartney; pero Denny Laine la incluyó en sus presentaciones efectuadas entre el 2013 hasta 2020.




Como penúltimo tema del disco, tenemos una curiosa composición titulada “Picasso’s Last Words (Drink To Me)”, cuyas letras relatan los últimos momentos en la vida del pintor Pablo Picasso (1881-1973), de quien se dice que sus últimas palabras fueron dirigidas a un pequeño grupo de amigos el mismo día de su muerte, manifestando “brinden por mi, brinden por mi salud, saben que ya no puedo beber más”, siendo éstas palabras las que se repiten constantemente durante el estribillo del tema, el cual presenta distintos cambios de melodía en toda su extensión, reflejando en cierto modo -según lo declaró McCartney-, el estilo de las abstractas pinturas efectuadas por el artista.

Al comienzo del tema tenemos a Paul cantando delicadamente sobre una base de guitarras acústicas, bajo y batería; sumándosele después las voces de Denny y Linda, quienes lo acompañan también en los coros.

Al momento en que la canción alcanza aproximadamente el primer minuto con treinta y tres segundos, se presenta una sección de vientos (con arreglos de Tony Visconti) en donde predomina el sonido de un clarinete, a la vez que escuchamos una narración en francés efectuada por un actor de teatro llamado Pierre Denis Le Seve (1929-2009).

Cuando el tema se está acercando a los dos minutos escuchamos unos rítmicos instrumentos de percusión, a la vez que Paul presenta con un piano eléctrico junto a una guitarra, apareciendo asimismo la sección de viento que reproduce la melodía escuchada anteriormente en el tema “Jet”, incluyendo sus coros entonados esta vez por Linda, quien es acompañada por la guitarra mientras canta.

Mientras esta sección avanza, escuchamos de nuevo el estribillo “Drink to me…” entonado por Paul, Linda y Denny, sobre un fondo de violines.

Y mientras continúan sonando los violines, tenemos a Paul con el bajo, junto al piano eléctrico y el fondo de guitarra, interpretando la melodía del segundo verso y después de una breve vocalización, las guitarras acústicas y la batería vuelven a cobrar protagonismo, con las tres voces cantando el estribillo sobre un fondo conformado por diversas voces, que dejan la impresión de estar presentes en una reunión social.

Luego -a los cuatro minutos con diez segundos-, se repite la sección que incluye al sonido del clarinete y la narración en francés.

También se puede escuchar el sonido de una “lata con piedritas” (el cual imita a unas maracas) que sigue el ritmo de las guitarras acústicas, y al momento en que el tema supera los cuatro minutos con treinta segundos, se nos presenta otro cambio de melodía, liderados por una interpretación vocal por parte de Linda, sobre una base conformada por los instrumentos de percusión, el bajo y la guitarra.

El piano eléctrico y la sección de metales aparecen justo cuando se entona de nuevo el estribillo, el cual es interrumpido abruptamente cuando las voces cambian al coro de “Ho, Hey Ho”, escuchado anteriormente en “Mrs. Vandebilt”, el cual repiten de manera constante, mientras van sonando los instrumentos de percusión y el tema se desvanece en fade-out.

La mencionada “lata con piedritas” que resuena sobre todo hacia el final del tema, fue agitada por Ginger Baker (1939-2019) -antiguo baterista de Cream-, quien había invitado al grupo para que registraran la canción en sus estudios ubicados en Lagos. Por su parte, Wings llegó a interpretar “Picasso’s Last Words (Drink To Me)” de manera reducida en sus conciertos efectuados entre 1975 y 1976; también ha formado parte del repertorio en vivo de Denny Laine.




El álbum termina con una pieza de nombre “Nineteen Hundred And Eighty Five”, la cual presenta una atmósfera decididamente pop pero con una compleja estructura e instrumentación

Comienza con McCartney interpretando unas llamativas notas con el piano, junto a la batería, guitarra, bajo, maracas y sintetizadores, utilizando a su vez una tonalidad vocal jocosa, en donde señala que el amor que siente por su pareja trascenderá más allá de 1985.

Aparece posteriormente el sonido constante de un órgano que acompaña a los demás instrumentos.

De repente -al primer minuto con treinta y cinco segundos- escuchamos las armonías vocales efectuadas conjuntamente por Linda, Paul y Denny, las cuales acompañan al piano y al órgano que son interpretados por Paul y Linda, respectivamente.

Se introducen de nuevo las mismas notas del piano que aparecen al principio del tema, junto con los mismos instrumentos que acompañan la voz de Paul, para luego repetirse el ciclo con las armonías vocales escuchadas con anterioridad.

Cuando la canción supera los tres minutos con cuarenta segundos, se presenta un acelerado solo de guitarra que acompaña a la melodía principal junto a los demás instrumentos, mientras que Paul efectúa ligeros gritos al ritmo de la música y los sintetizadores van efectuando un sonido ascendente, a la vez que se presenta una orquesta sinfónica que le añade dinamismo a la música; terminando la canción en fade-out con una breve repetición del coro de “Band On The Run”.

Nineteen Hundred And Eighty Five” nunca fue interpretada en vivo por Wings; pero tanto Paul como Denny la han incluido dentro de sus respectivos conciertos.

La producción del álbum se acreditó a Paul McCartney, mientras que el ingeniero Geoff Emerick (1945-2018) -antiguo colaborador de The Beatles-, se ocupó del sonido.

En cuanto a la portada, la misma fue fotografiada por Clive Arrowsmith, para la cual reunió a los tres integrantes de Wings junto a otras celebridades como el presentador de televisión Michael Parkinson (1935-2023), el cantante y actor Kenny Lynch (1938-2019), el actor James Coburn (1928-2002), el locutor Clement Freud (1924-2009), el actor Christopher Lee (1922-2015) y el boxeador John Conteh.

Cuando se publicó la edición del 25 aniversario en 1999, Paul McCartney escribió: “Esta edición de aniversario de “Band On The Run” está dedicada a mi hermosa Linda y su espíritu indomable”.

Para efectuar esta reseña, consulté la página “The Paul McCartney Project” y las notas incluidas en el CD  Band On The Run (25th Anniversary Edition), publicado en 1999.

Rafael Coutinho


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Paul McCartney & Wings, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Artículo anteriorSabbath Bloody Sabbath: la dilatación del sonido Black Sabbath
Artículo siguienteSwans vuelve a España en febrero 2024