Inicio Archivo discografico Pork Soda: el explosivo y sísmico tercer disco de Primus

Pork Soda: el explosivo y sísmico tercer disco de Primus

Primus Pork Soda

El 20 de abril de 1993 fue publicado el magistral tercer álbum en estudio del supertrío californiano liderado por Les Claypool

Primus
Pork Soda

Interscope. 1993. EE.UU.

Si hay un grupo que ha quebrantado los límites del rock con una lírica provocadora y una música desafiante en las últimas tres décadas, ese es el supertrío Primus.

Fundado en El Sobrante, California, Primus encarnó por primera vez en 1984 con Jay Lane en la batería, Todd Huth en la guitarra y el excepcional bajista/vocalista Leslie Claypool. Un lustro después, el guitarrista Larry “Ler” LaLonde y el baterista Tim “Herb” Alexander se convertirían en la formación clásica, debutando con el disco en vivo Suck On This en 1989.

Menos de un año después el trío editó Frizzle Fry, debutante disco en estudio que logró conmover al subsuelo californiano y que comenzaba a ensancharle las puertas del mundo a Primus.

Sailing the Seas of Cheese (1991), siguió cimentando el camino con un sonido potente como pocos basado en el bajo y en un sonido que recogía de King Crimson, Frank Zappa, Fishbone, Funkadelic y otros demonios.

Las dos producciones posteriores, Pork Soda y Tales From The Punchbowl, llevarían a ambos a la cúspide. Pero detengamos nuestra máquina del tiempo en Pork Soda.




El álbum fue grabado en San Rafael, California, en invierno del año 1992. El trío venía de publicar el EP Miscellaneous Debris, para el momento considerado por algunos su mejor disco. Grabado por el audio ingeniero Derek Featherstone, Pork Soda contiene 15 aventurados temas.

El primero de ellos es “Pork Chop’s Little Ditty”, 0:22 de algunas frases en la mandolina, dando un carácter folk/bluegrass para luego ceder tiempo a “My Name Is Mud”, el primero de tres sencillos de este explosivo disco.

Nos cuenta Les: Mi nombre es Mud / No debe confundirse con Bill, Jack, Pete o Dennis / Mi nombre es Mud, siempre ha sido” El vigoroso bajo de Les y el metálico sonido del trío en general, nos lleva a un temible predio, semejante a lo que fue en su momento la aún venerada y vigente King Crimson.

Sigue después “Welcome To This World”, tema sobre las banalidades del mundo de entonces pero con una sísmica música y una vigencia temática abismal.

El repertorio continua con la mórbida y experimental “Bob”, de interesante ritmo midtempo y momentos de controlada explosión. Destaca el trabajo de la guitarra.

Tuve un amigo que tomó un cinturón, tomó un cinturón y se ahorcó / Se ahorcó en la puerta del departamento donde vivía / Su mujer y su hermanito llegaron a casa de la tienda de comestibles. / Solo para encontrarlo colgando en el apartamento donde vivía”, nos dice el bajista y cantante.




Acto seguido es el segundo sencillo del álbum “DMV”, donde ya tan sólo la guitarra es una provocación y el texto un buen ejemplo de lo abrasivo y retorcido que llega a ser Primus.

«The Ol’ Diamondback Sturgeon (Fisherman’s Chronicles, Part 3)» es la sexta pieza del disco. Les nos dice: El viejo esturión de espalda de diamante vino nadando / Ocupándose de sus asuntos algún día / Enraizando y olfateando e instando a desovar / En las marismas de la Bahía de San Pablo”

Este tema de curioso título es interpretado por el trío con ciertos rasgos minimalistas, en una especie de ciclo rítmico sobre el cual guitarra y bajo se explayan

Luego sigue “Nature Boy”, una composición llena de sorpresas en la percusión, con una guitarra igualmente sorprendente y versos que nos dicen en parte: “Tiro las persianas y luego me quito la ropa / Bailo alrededor de la casa como el chico de la naturaleza / Mis genitales y músculos pectorales / No son exactamente lo que me gustaría que fueran”

El siguiente tema, “Wounded Knee”, constituye uno de los cuatro instrumentales del disco. Un poco de música gamelan para ponernos a viajar en la primera. Otra de las piezas instrumentales, es la versión segundos más larga de la primera del repertorio.

Después el trío nos ofrece el tema título más hablado que cantado y una musicalidad ondulante en la que Claypool se mantiene tocando el bajo en una especie de loop, lo mismo que Lalonde.




El surco siguiente del set es “The Pressman” (el periodista), oficio que Leslie describe en los primeros versos. La pieza desarrolla un ambiente oscuro e inquietante, con el bajo y la batería en plan tribal y Claypool cantando de manera angustiosa.

Luego surge el fabuloso tercer sencillo, “Mr. Kinkler”, con Claypool tocando contrabajo.

El vídeo que acompañó la pieza, filmado en una sola toma sin repeteciones, es distintivo de esa espíritu bizarro que siempre ha caracterizado a Primus y a todos los proyectos de Claypool

Luego, The Air Is Getting Slippery, una rara forma de country con Lalonde tocando bajo, nos dice: Hace un calor increíble aquí hoy, un calor increíble aquí / Hace un calor increíble aquí hoy, un calor increíble aquí / El aire se está poniendo resbaladizo y no es para mi sorpresa. / Mi corazón late irregularmente y el sudor llena mis ojos / No me importa lo que excreto porque estoy aquí para ganar dinero / Y aquellos que no pueden soportar el calor pueden volar /Perdóname si dudo”

Otro instrumental es “Hamburger Train”, donde Primus despliega sus talentos a lo largo de 8 minutos, iniciando con un sample de Paul Reubens tomado del film Nice Dreams. La influencia del King Crimson de los 80 es más evidente en esta pieza. Basta escuchar “Thela Hun Ginjeet” del disco Discipline (1981)

Para quienes no lo recuerdan, Reubens se hizo famoso con Pee-Wee Herman, un divertido personaje infantil popular en la década de los 80.

La pieza final es también un instrumental llamado “Hail Santa”, en el que se repite el clásico sonido de un timbre de bicicleta.

El llamativo diseño de arte involucró a Jay Blakesburg en las fotografías de las esculturas realizadas por Lance «Link» Montoya, y a Paul «Bosco» Haggard en el diseño.

Demos marcha atrás para recordar este altamente creativo disco, piedra angular en la discografía de Primus.

Leonardo Bigott