Inicio Archivo discografico Discipline: la sobresaliente  entrada de King Crimson a los...

Discipline: la sobresaliente  entrada de King Crimson a los 80

164
King Crimson Discipline

El 22 de septiembre de 1981, la nueva encarnación de la banda de Robert Fripp publicó el primero de una magistral trilogía con nuevo sonido 

King Crimson
Discipline

E.G. Records. 1981. Inglaterra

 
…tiembla el pulso cada vez que escucho el nombre King Crimson, esa banda liderada por Bob Fripp, un pequeñín genio que ha sido punta de lanza de la vanguardia musical por más de cinco décadas y que sacudió la escena rockera en 1969 con un disco explosivo, telúrico e insuperable, 9 en la escala de Ritcher llamado In The Court Of The Crimson King.

Entre 1969 y 1974, las diferentes encarnaciones del grupo con Fripp como única piedra angular, dejó una estela de emblemáticas grabaciones como In the Wake of Poseidon y Lizard de 1970, Islands de 1971, Lark’s Tongues In Aspic de 1973, Starless and Bible Black y Red de 1974,  y USA de 1975, este último la lapidaria y segunda experiencia en vivo en concierto con la que Fripp parecía gritar “!Ya, hasta aquí!”




Y es que Robert comenzaba a sentirse insatisfecho con la similitud entre un concierto de rock y las olimpíadas, dada la masiva asistencia en éstas.

Discipline, el disco del símbolo celta en la portada diseñado por Peter Saville, llegaba a nuestros oídos tras un silencio de siete años.

Es el octavo disco en estudio de King Crimson, un trío al que le sobrevivieron Robert Fripp y Bill Bruford y que ahora se convertía en cuarteto con la entrada del guitarrista/cantante Adrian Belew (Frank Zappa, David Bowie, Talking Heads, Laurie Anderson) y el bajista/stickista (si me lo permiten) Tony Levin.

Un formato con un nivel musical astronómico que entraba a los estudios Basing Street de Londres para grabar siete temas entre mayo y junio de 1981 con una línea estilística accesible, no obstante compleja y con visos de progrock, new wave y hasta un aire funk bailable -influencia de Talking Heads, con la que Belew había tocado en 1980-, producido por el cuarteto y Rhett Davies para E.G. Records y Warner Bros.

“Elephant Talk” abre el set con una destacada ejecución de Belew en la guitarra emulando el sonido de un elefante. El guitarrista nos recuerda que “todo es puro bla bla bla, todo no es más que discusiones y charlatanería”

La peculiar forma entre cantado y hablado de Adrian se cuela entre los pegajosos riffs que van hilvanando la pieza con la excelente base rítmica de Bill Bruford y Tony Levin.

En el punto medio, el cuarteto deja sentir una línea melódica convencional, aunque atractiva, y un solo con la única ambición de abrir espacios para mayor participación de este fenómeno musical que aún vive.




El inicio de esta nueva etapa dejaba perplejos a muchos fans del Crimson de los 70, pero la realidad es que ya Fripp había dejado colar la nueva dirección en Exposure, God Save The Queen/ Under Heavy Manners y The League of Gentlemen 

Luego, la acelerada “Frame by Frame” continúa con Fripp y Belew liderando el camino con vertiginosas frases, acentuadas con meticulosidad por Levin y Bruford.

“Cuadro a cuadro (de pronto) / Muerte por ahogamiento (desde adentro) / en tu propio, en tu propio análisis”, nos dice Belew quien reflexiona sobre como alguien procede para analizar algo o alguna situación, recuadro tras recuadro.

“Matte Kudasai” (Por favor, espere) es una contrastante pieza dentro de este excelente repertorio.

Al igual que el resto del set, este tema fue compuesto por Belew, Bruford, Levin y Fripp y está concebido en slow-tempo con versos que en parte van: “Aún cerca de la ventana / dolorosa como la lluvia que cae / ella espera en el aire / Matte Kudasai / ella duerme en una silla en su triste América”

Como suele ser costumbre, The Crims parecen desafiarnos con acertijos.

Y finalizando el lado A, “Indiscipline” tema donde Bruford nos da los primeros fills y Belew emplea el habla como elemento expresivo bajo ese corrosivo sonido que caracteriza a KC y que encontramos en Exposure, primer disco solista de Fripp publicado durante el período cesante de King Crimson, específicamente 1979.

Es uno de los temas más aventurados de la nueva etapa de la banda.




Tres temas conforman el lado B. Abriendo con “Thela Hun Ginjeet” y un atractivo despliegue de guitarra rítmica con varios ingredientes experimentales, KC usa el titulo de la composición, empleándolo como elemento reiterativo con unas ligeras variantes, seguido de una estrofa de siete versos que en parte dice: “Bueno, ante todo no pude ver su rostro / no puede ver su cara / estaba sosteniendo un arma en su mano / umm pensaba, este es un lugar peligroso / este es un lugar peligroso…”

Posteriormente, el tema cede espacio a “Sheltering Sky” atractiva pieza que inicia Bruford con una percusión de cierta influencia étnica como base rítmica a todo lo largo de los casi ocho minutos y medio.

Tanto Belew como Robert y sus Frippertronics protagonizan esta espacial e hipnótica pieza instrumental.

El repertorio concluye con “Discipline”, un “tour d’force” que nace de los talentos de Belew y Fripp, complicidad que se mantendría en el tiempo desde 1981 hasta 2009 y que ganaría adeptos con nuestro celebrado disco y los dos siguientes, Beat de 1982 y Three Of A Perfect Pair de 1984.

Discipline es el fenomenal inicio de la mágica tríada de discos, antes de una nueva reinvención en la siguiente década.

Leonardo Bigott