Inicio Archivo discografico Amazing Grace: la maravillosa austeridad de Spiritualized

Amazing Grace: la maravillosa austeridad de Spiritualized

Spiritualized

El 8 de septiembre de 2003 la banda inglesa al mando de Jason Pierce publicó el crudo, austero y emotivo quinto disco

Spiritualized
Amazing Grace

Dedicated. 2003. Inglaterra

Cada nuevo disco concebido por el talento de Jason Pierce ha enriquecido la historia de la música pop. Así fue con Spacemen 3, una de las bandas cruciales surgidas en Gran Bretaña durante los años 80, y lo ha sido con Spiritualized desde que vio la luz el sorprendente álbum debut Lazer Guided Melodies en 1992, e incluso ya con los primeros singles que cohabitaron con el último lanzamiento de S3, Recurring en 1991.

Amazing Grace no es la excepción.

Tras varios años dedicados al perfeccionismo, durante los que Spiritualized editó Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space (1997) y Let it Come Down (2001), tras largos y costosos procesos de grabación, cambios en la formación y una inesperada ruptura con la disquera BMG, la aparición de Amazing Grace (2003) contrastaba en varios aspectos con la historia reciente del grupo.




Grabado en apenas dias, este disco destila una energia y una inspiración que recuerda por igual a su antigua banda Spacemen 3 como a sus primeros trabajos, Lazer Guided Melodies y Pure Phase (1995), con los que la banda patentó su envolvente y narcótico sonido, sin olvidar las clásicas influencias de Velvet Underground, MC5, Iggy and The Stooges, Suicide, The Jesus and Mary Chain y Primal Scream.

Spiritualized ha sabido mantenerse en la vanguardia del pop por poco más de 30 años, a pesar de las modas y los vaivenes de la industria. Muchos de sus singles contienen los pasajes musicales de mayor hipnotismo de toda su obra, que han hecho la delicia de seguidores y coleccionistas, lo que a la larga ha impulsado la aparición de Complete Works, Vol 1 (2003) y Vol II (2004), compilados que recogen el lado menos conocido de Spiritualized.

Pero, quizás la arista más catártica sea su propuesta en directo, que incluye extravagancias como la presentación en el mirador de The World Trade Center en NY, un premonitorio show que ya es histórico. Esta faceta ha quedado registrada en Fucked up inside (1993) y Royal Albert Hall October 10, 1997.

Amazing Grace era un triunfo de la simplicidad, sin que ello significara menospreciar la labor minuciosa que Jason Pierce aka J. 08Spaceman realizó en sus dos discos anteriores, y que se tradujo en dos fundamentales aportes a la cultura pop.




Tras los dos primeros tracks, “This Little Life of Mine” y “She Kissed Me (I Felt Like a Hit)”, rock de garage en estado puro, sobrevienen varias piezas de majestuosa belleza, entre ellas “Hold On”, “Oh Baby”, “The Power and the Glory”, “Lord, Let it Rain on Me”, “The Ballad of Richie Lee”, “Rated X” y “Lay it Down Slow”,




Entre ellas se insertan “Never Going Back” y “Cheapster”, otras dos bocanadas de pura y honesta energía rock.




A lo largo de las once piezas, la expresiva voz de Pierce, a veces prístina y otras veces áspera, sus guitarras y las de John Coxon, son acompañadas por los coros góspel de los que tanto ha hecho uso, una base rítmica de impoluta presencia (Kevin Bales y Doggen), la prístina percusión de Tom Edwards, un órgano de gran efectividad (Thighpaulsandra), e invitados de lujo como Evan Parker (saxo) o Kenny Wheeler (trompeta), dándole especial brillo a uno de los mejores trabajos de 2003.

Aquella magnífica formación apareció por la recordada Sala Aqualung de Madrid para presentar el disco y ofrecer un contundente concierto en el que Pierce, sentado de medio lado, prácticamente no habló, dejando a todos sin habla con la muralla de feedbacks que cerró el show.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Spiritualized, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

Artículo anteriorThe Crazy World of Arthur Brown y su sorprendente álbum debut
Artículo siguienteKeith Moon: el día que el desenfreno ganó la partida