Inicio Archivo discografico Nothing Like The Sun: el ecléctico y exploratorio segundo disco de Sting

Nothing Like The Sun: el ecléctico y exploratorio segundo disco de Sting

Sting Nothing Like the Sun

El 5 de octubre de 1987 fue publicado el encumbrado segundo álbum del emblemático bajista, cantante y compositor inglés, tras su paso por The Police

Sting
…Nothing Like The Sun

A&M Records. 1987. Inglaterra

 
Muchos recuerdan a Sting como el bajista, cantante y compositor del excelente trío inglés The Police, cuya corta vida dejó en un lustro joyas como Outlandos D’Amour (1978), Regatta Le Blanc (1979), Zenyatta Mondatta (1980), Ghosts In The Machine (1981) y una madurada obra final llamada Synchronicity (1983).

Para el momento que nos ocupa, el bajista de voz granular ya nos había cautivado con su seminal  The Dream Of The Blue Turtles (1985) y el estupendo disco doble en vivo infaltable en cualquier fonoteca, Bring On The Night (1986).

…Nothing Like The Sun es tal vez el disco más ambicioso del bajista, pues en él se teje un entramado de buen gusto con 12 piezas que van del reggae al jazz, del pop al world, del soft rock al rock acústico, todas compuestas con tal finura que uno, si acaso se mueve, es para volver a escucharlo porque hasta funk y dance se hacen sentir en este álbum doble.




Estas aventuradas piezas fueron producidas por Sting junto a Hugh Padgham, Bryan Loren y Neil Dorfsman, todos reconocidos personajes de la producción y la audio ingeniería. … Nothing Like The Sun, nombre tomado del soneto 130 de William Shakespeare, nos recibe con una sencilla portada que muestra una foto en blanco y negro de Sting quien se ha apoyado en más de 20 músicos de la más alta factura para grabar esta “masterwork”, a lo largo de este atractivo doble álbum en estudio, como van tomando parte de este histórico momento que abre con “Lazarus Heart” y donde participan Manú Katché (batería), Andy Summers (guitarra), Brandford Marsalis (saxos), Kenny Kirkland (teclas), Mino Cinelu (percusión) y las voces de Renée Geyer, Dolette McDonald, Janice Pendarvis y Pamela Quinlan.

Branford sobresale con un solo y Sting nos cuenta sobre el santo de los pobres y los enfermos pero desde un ángulo menos bíblico.

“Be Still My Beating Heart” y la graciosa “Englishman In New York” completan la primera cara del doble vinilo.

“Se mi corazón palpitante / es mejor ser agradable / no es momento de ser abierto / una lección difícil de aprender es difícil de olvidar”, nos dice Sting en el primero de estos temas, que fue el segundo sencillo de esta obra musical sin paralelo.




Sting nos recuerda luego con un acento reggae que “no bebe café sino té y que su pan esté tostado en un solo lado y por su acento podemos decir que es un inglés en New York” pieza que es el tercer sencillo del repertorio.

En 1993 hubo una hilarante revisión bajo el título de “Jamaican in New York donde Shinehead resalta los atributos del gentilicio de Jamaica.

Con otra dosis de reggae, Sting intenta convencernos que la historia nada nos enseñará en “History Will Teach Us Nothing”. Para la ocasión Sting tomó la guitarra española.

Seguidamente y recordando que durante este período Sting no solamente perdió a su madre sino que participando en Amnistía Internacional, pudo evidenciar las atrocidades de algunos gobiernos latinoamericanos, inspirado en ello compuso “They Dance Alone (Cueca)”.

Es una excelente pieza que dibuja la dictadura chilena de Augusto Pinochet† (1973-1990), evocando las arpilleras (artesanas) quienes bailan la danza nacional de Chile (Cueca) sosteniendo fotos de sus seres queridos desaparecidos en las protestas contra el régimen del mencionado general.

Sting se acompañó de Eric Clapton, Mark Knopfler y Fareed Haque en las guitarras con un breve segmento recitado en español por el panameño Rubén Blades: “ellas danzan con los desaparecidos, danzan con los muertos…”, nos dice el famoso salsero.

El tema es otro sencillo de este álbum.




“Fragile” canción con un atractivo intro de guitarra acústica y más adelante un solo, cierra el primer vinilo con Sting reflejando su lado existencial, haciéndonos reflexionar sobre la fragilidad de la vida.

El tema es también uno de los cinco que conforman la lista de sencillos.

Un poco de funk and dance abre el tercer lado del disco con el primer sencillo en “We’ll Be Together”, tras la cual escuchamos una rítmica “Straight To My Heart” donde el bajista nos dice: Bueno, en cien años a partir de ahora / Intentarán decirnos cómo / Un medio científico para la felicidad / Reemplazará el beso humano / Una cadena subatómica / Tal vez galvanizará el cerebro / Un trance bioquímico / Eliminará el romance”

El lado tres cierra con rock, jazz y blues en “Rock Steady”, en la que Sting nos canta: “Vi un anuncio en el periódico que me llamó la atención. / Le dije a mi nena que esto suena como el boleto para ti y para mí / Decía que se buscaban voluntarios para un viaje muy especial. / Para estar en comunión con la Madre Naturaleza en un gran barco de madera / Tomamos un taxi hasta el río en caso de que hubiera lugares libres. / Había un viejo con barba. / Y todo tipo de criatura hasta donde alcanza la vista”

El lado final lo conforman la jazzeada “Sister Moon”, luego de la cual Sting nos ofrece una interesante versión del onírico tema “Little Wing” de Jimi Hendrix con Kenwood Dennard en la batería, Gil Evans en las teclas, Hiram Bullock en las guitarras y Mark Egan en el bajo.




Y para cerrar una extraña “The Secret Marriage”, compuesta por Sting y Hanns Eisler†, músico austriaco conocido por componer el himno de Alemania Oriental y por su relación con Bertolt Brecht.

El piano que escuchamos en esta breve pieza es de un menos conocido Ken Helman.

Celebremos entonces este fantástico disco doble grabado en los Air Studios de Monserrat y publicado en octubre de 1987

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Sting, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias