Inicio Archivo discografico Bring On The Night: impecable obra en vivo de Sting como solista

Bring On The Night: impecable obra en vivo de Sting como solista

211
Sting Bring of the Night

Abriendo julio de 1986 el legendario bajista del super trío The Police, nos ofrecía esta joya grabada en vivo durante una gira que incluyó París, Roma y Amhem

Sting
Bring On The Night

A&M Records. 1986. Inglaterra

 
La exitosa carrera artística de Sting abarca una discografía que evidencia su proclividad a un estilo que combina pop, jazz y rock con gran finura. Su lírica se ha paseado por los predios de la política y relatos personales que nos cautivan desde la primer nota hasta la última.

No hay duda de su talento como compositor e instrumentista, pero hay un elemento co-responsable de su fama: la sabia escogencia de músicos de una excelencia incuestionable. Álbumes como Nothing Like The Sun de 1987, uno de sus más exitosos, es una muestra perfecta de mi afirmación. A lo largo de más de cuatro décadas recordamos su versión de “Little Wing” de Jimi Hendrix, su coqueteo con elementos arabescos en “Desert Rose” y su aventurada placa The Journey & The Labyrinth de 2006 con música de John Dowland en la que Sting interpreta el laúd junto a Edin Karamazov y que demuestran su versatilidad y ambición musical.

Hace algunos años llevó su música a lo sinfónico en Symphonicities de 2010. Su más reciente disco es un recopilatorio llamado My Songs publicado en 2019.




En Bring On The Night el bajista -aquí encargado de la guitarra- nos deleita con un repertorio que abarca parte de su obra junto a The Police y composiciones de su primer vinilo como solista Dream of the Blue Turtles de 1985.

Producido por Sting y Kim Turner para A&M Records, el inglés despliega 83 minutos de una música delicada, meticulosamente creada y profundamente atractiva. En esta aventura le acompañan el bajista Darryl Jones (Miles Davis y futuro Rolling Stones), el saxofonista Branford Marsalis (Buckshot LeFonque), las teclas de Kenny Kirkland †, la estruendosa batería de Omar Hakim (Kate Bush, Weather Report, George Benson) y las voces de Janice Pendarvis y Dolette McDonald.

El álbum abre con el tema título y nos atrapa de inmediato. Rítmica y alegre, Sting nos pide que le traigamos a la noche. La pieza es extraída del álbum Zenyatta Mondatta de 1980 de The Police.

Los arreglos para adaptarla a un concepto más jazzístico sobresalen en los extraordinarios solos de Kirkland y Marsalis que la expanden a casi 12 minutos. Hasta un rap nos sorprende en esta versión en vivo.

Cabe mencionar que existe una adaptación de Gustavo Cerati † cantándola en español.




Sting sigue con “Consider me Gone” de su primer álbum solista. Marsalis se roba el show con su saxo, una vez más.

“No puedes estar allá…”, nos reitera Sting antes de contarnos que “Las rosas tiene espinas / las aguas resplandecientes son barro / y el cáncer yace en lo profundo, nubes y eclipses, manchan la luna y el sol…”

La primera tríada la completa “Low Life”, una visión fatalista donde nos relata Sting: “Fascinación fatal por la zona seminal de la ciudad, ve calle abajo y tu cabeza dará vueltas…” La guitarra arpegiada nos acoge con esta accesible pieza donde el soprano de Branford acompaña a Sting.

El doble disco sigue con “We Work The Black Seams” donde Sting aborda lo social con una letra magistral: “Es difícil para nosotros comprender, no podemos renunciar a nuestros trabajos como debemos…” La pieza es también parte del set del primer disco.

“Driven To Tears” nos lleva en el tiempo a Zenyatta Mondatta, pero son una vez más Kirkland y Marsalis los que despliegan los interesantes solos que se anclan en la sección rítmica y cohesionan con Sting a la perfección. “¿Cómo puedes decir que no eres responsable? ¿Qué tiene que ver conmigo?




Los silencios entre canciones se anotan un punto en desfavor del disco, pero la excelencia musical se lo perdona.

Culmina el primer vinilo con “The Dream of The Blue Turtles” / “Demolition Man”, esta última del excelente disco Ghost In The Machine de 1981 y uno de los indiscutibles éxitos del recordado trío.

El segundo disco abre con dos excelentes piezas unidas: “One World (Not Three)” “Love Is The Seventh Wave”, con tintes reggae.

La primera de Ghost In The Machine, es una rítmica canción de un The Police ya madurado y la otra, una pegadiza canción de su primer disco solista.

Luego, el bajista, cantante y compositor nos lleva por las nostalgias de la emblemática “Moon Over Bourbon Street”. Marsalis demuestra su maestría en esta excelente pieza, uno de los picos de este álbum.

“I Burn For You” es una delicada pieza donde nos dice Sting: “Ahora que te he encontrado, en la candidez de tu sonrisa nocturna, la sombra de tu sombrilla, y tu amor que fluye a través de mí”

Hay que prestar atención a la percusión de Hakim.




“Another Day” es otra pegadiza pieza del set de este gran disco. Luego Sting retorna a la crónica social en “Children’s Crusade”, tema del primer álbum.

Marsalis descarga en esta pieza que le abre paso a un poco de blues en “Down So Long” donde las teclas se hacen sentir.

El disco culmina con una pieza del último álbum de The Police” Synchronicity de 1983, “Tea in The Sahara”, un final inesperado, aunque gratificante. Tal vez un encore…

Un elemento que destaca en este doble disco es lo limpio del sonido, un mérito de los ingenieros Gerd Rautenbach, Jim Scott, Kim Turner y Peter Brandt.

La distintiva ilustración de portada de Su Huntley y Donna Muir, y la dirección de arte de Michael Ross, dieron gran personalidad a este doble LP.

¡Demos marcha atrás, y vamos da capo!

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Sting, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias