Inicio Archivo discografico A Question of Balance: 50 años de la sexta joya de The...

A Question of Balance: 50 años de la sexta joya de The Moody Blues

119
The Moody Balance

El 7 de agosto de 1970 fue publicado el sexto disco de la emblemática banda inglesa que mezcló de manera brillante folk, psicodelia, rock sinfónico y cristalinas armonías vocales

The Moody Blues
A Question of Balance

Threshold. 1970. Inglaterra

 
Una de las fuerzas creativas y sobrevivientes del rock sinfónico es The Moody Blues de Birmingham, Inglaterra. Este legendario grupo que comenzó en 1964 tuvo su oscuro trance entre 1974 y 1977.

Aún activos, estos chicos temperamentales son ahora un trío conformado por el baterista Graeme Edge, el guitarrista Justin Hayward y el bajista John Lodge, que junto a Ray Thomas y Mike Pinder, dieron vida a la inolvidable e influyente etapa entre 1967 y 1972 en la que se publicó una seguidilla de siete discos esenciales en la historia del rock, comenzando con el emblemático álbum Days of Future Past de 1967, cuando trascendieron con su mezcla de clasicismo y rock que dejó un indeleble recuerdo llamado “Nights in White Satin”.

Luego vinieron discos de especial sensibilidad como In Search of the Lost Chord (1968), On the Threshold of a Dream (1969) y To Our Children’s Children’s Children (1969) en los que la mezcla de folk, melancólica psicodelia y rock sinfónico alcanzó elevadas cotas de sofisticación

Cada uno de ellos poseía formación clásica, todos componían y cantaban, con lo cual The Moody Blues pudo elaborar discos con material de alta calidad, teniendo mucho para escoger.

Medio siglo después, Ladosis celebra el intento de balancear su exuberante sonido, coloreado con psicodelia. A este sexto intento discográfico, el quinteto lo llamó Un asunto de equilibrio.

Su surreal portada nos prepara para los siguientes 39 minutos y de la cual es recomendable explores los curiosos detalles que la conforman, entre los cuales está el rostro de Einstein.

Producido por Tony Clarke para el sello Threshold en los Decca Studios de West Hampstead, Londres, A Question of Balance es una balanceada colección de diez temas sin más pretensiones que el disfrute de algo realmente orgánico, que es bastante.

El álbum inicia con el sencillo “Question”, escrito y cantado por Hayward quien nos dice, luego del avasallante intro: “¿Por qué nunca obtenemos una respuesta cuando tocamos a la puerta?, con millones de preguntas sobre el odio, la muerte y la guerra, porque al detenernos y mirar alrededor, no hay nada que necesitemos, en un mundo de persecución que arde en su codicia”

Los atractivos coros forman parte de este buen abridor que en su punto medio nos presenta un pasaje de gran delicadeza. Es Moody Blues y su lado más sutil antes retornar al motivo inicial.

Una breve “How Is It (We Are Here)” escrito por el teclista Mike Pinder, continúa el set. Con un sonido que pareciera haber inspirado a Caravan, Pinder nos dice: “¿Cómo es que estamos aquí?, en esta senda que caminamos, en este mundo de temores absurdos, lleno de charlas vacías, descendiendo de simios como lo creen sacerdotes y científicos, ¿Serán ellos quienes al final nos salvarán?, temblamos en el borde.

Los dos temas siguientes son “And the Tide Rushes In” del flautista Ray Thomas, quien añade un elemento de profundidad a esta dulce melodía con la guitarra acústica y sus variaciones.

El otro tema es “Dont You Feel Small” del baterista Graeme Edge quien susurra en esta canción que en parte dice: “Pregunta al espejo en la pared, quien es el más tonto de todos, te apuesto a que te sentirás pequeño, nos sucede a todos”

Una más movida “Tortoise and the Hare” (Un morrocoy y una liebre), compuesta por Lodge, cierra el lado A, en el cual cada canción tiene un compositor distinto.

En ella sobresalen las armonías vocales con un cierto aire de misterio que en parte va: “Sabes que ella se mueve rápido, él aún va lento, ella lidera la carrera, no hay lugar lejos a donde ir y tan pesada es tu carga, y tus piernas quieren descansar, está bien, está bien, está bien…”

Pinder destaca ambientando con su distintivo mellotron y Hayward a la guitarra con el retorno de las acopladas voces. Un sublime aire a Pink Floyd se deja sentir.

Un poquito de country se cuela en el surco que abre el lado B.  “It’s Up to You” (Depende de ti), una pieza de poco más de tres minutos escrita por Justin quien nos dice: “Cuando llama la brisa entre nosotros, llega el amor y se queda en nuestras vidas, y comienzan a caer las hojas y me apuntas con tu dedo, te amo, sí, te amo…

El tema cede espacio a la exquisita “Minstrel’s Song” (Canción del trovador) del bajista John Lodge. “Palabras, una simple canción que un cantor canta, escucha el llamado de las aves que caminan en la mañana, cuando están cantando, trayendo amor, amor, amor…”

Una rítmica y sencilla pieza, muy inglesa en su concepción, que semeja a una marcha.

Dawning Is the Day” y “Melancholy Man” son los siguientes temas. En el primero sobresale la flauta de Thomas. “Abre tus ojos y comienza a ser tú mismo…”  nos dicen los Moody Blues.

En el segundo, como su nombre bien lo expresa, sentimos un aire de melancolía. “Yo soy un hombre melancolía, es lo que soy, todo el mundo me rodea y mis pies están en el suelo, soy un hombre muy solitario, haciendo lo que puedo, todo el mundo me asombra y creo que puedo entender que todos seguiremos creciendo, espera y observa…” .

La pieza guarda una cierta similitud con aquellas noches en blanco satén, una atmósfera misteriosa que a pesar de eso nos invita a entrar en ella.

El disco concluye con “Balance”. Una vez más la guitarra de Justin llama nuestro interés antes de diluirse en la narrativa de Mike Pinder: “Tras haber viajado, sus pies adoloridos y cansado, llegó a un naranjal y descansó… y se acostó en el frescor, y mientras descansaba tomó una naranja y estaba buena…”

A Question of Balance logró ocupar el puesto 1 en Reino Unido y el 3 en Estados Unidos.

En 2006 y posteriormente en 2008, The Moody Blues publicó dos ediciones con seis versiones extra de algunos temas del repertorio original, incluyendo la inédita “Mike’s Number One”.

December de 2003, permanece como la última placa discográfica de esta indispensable banda inglesa.

Leonardo Bigott