Inicio Archivo discografico The Orb’s Adventures Beyond the Ultraworld: la puerta de entrada al mundo...

The Orb’s Adventures Beyond the Ultraworld: la puerta de entrada al mundo de la sampledelia

85
The Orb Adventures Beyond the Ultraworld

El 2 de abril de 1991 el indispensable proyecto del inglés Alex Patterson hacia su debut por la puerta grande con su universo sampledélico 

The Orb
The Orb’s Adventures Beyond the Ultraworld

Big Life. 1991. Inglaterra

La importancia que reviste The Orb en la explosión y masificación de la música electrónica en los 90 es inmensa.

Hacia finales de los 80, el acid house dominaba la escena británica de clubes , impactando cada vez más fuera de su entorno en grupos como New Order y el Sonido Manchester.

Ya a finales de los años 80, el proyecto comandado por Alex Patterson y que entonces completaba el co-fundador Jimmy Cauty (The KLF), había impactado con sus primeros singles “Tripping on Sunshine” (1988), Kiss EP (1989) y el sensacional tema de 19 minutos “A Huge Ever Growing Pulsating Brain That Rules from the Centre of the Ultraworld” (Un enorme y siempre creciente cerebro pulsante que gobierna desde el centro del ultramundo), precoz tour de force de la cultura sampledélica que fue incluido como cierre del doble LP debut.

Las manipulaciones sonoras destinadas a modificar la percepción incorporando muestras de audio o sonidos mediante técnicas como cortar-pegar, hacer bucles o estiramientos, mezclando elementos de psicodelia, música ambiental, techno, house y arte sonoro, fue desde el primer minuto el sello característico de The Orb.




En la pieza se escuchan samples de Minnie Riperton cantando “Lovin’ You”, la progresión de acordes de “Slave to the Rhythm” de Grace Jones y diversas fuentes sonoras.

En un momento en el que el recurso del sample era aún una novedad de la naciente era digital, no estaba reglamentado el uso de muestras (samples) de canciones, por lo que comenzaba una dura etapa por los derechos de autor que llevó a Patterson muchas veces a litigios legales.

The Orb, más allá de las limitaciones legales, jamás dejó de utilizar ese recurso, aunque sí en discos futuros supo adaptarse a las reglamentaciones. Es, sin duda, un sello distintivo de su sonido.

Problemas entre Patterson y Cauty originaron la prematura partida del segundo en 1990, momento en el cual se sumaron Martin “Youth” Glover (bajista de Killing Joke, banda de la que Patterson había sido roadie), Kris Weston “Thrash”, Andy Falconer, el suizo Thomas Fehlmann y el legendario ex guitarrista de Gong, Steve Hillage y su pareja Miquette Giraudy.

Cada uno de ellos tuvo responsabilidades de producción, ingeniería, mezcla, ejecución y composición, en diferentes piezas, siendo Patterson el denominador común, práctica que se ha extendido por los siguientes 30 años.

Para 1991 el formato CD era ya una realidad apabullante y la facilidad que otorgaba en cuanto a tiempo de duración llevó a muchos creadores -Patterson entre ellos- a publicar obras extensas.

The Orb’s Adventures Beyond the Ultraworld comienza con la pegadiza “Little Fluffy Clouds”, un techno con reminiscencias de Gong y grupos del momento como 808 State, repleto de samples. El tema lo llevan Patterson y Youth.

Fue objeto de una demanda por el uso de la voz de Rickie Lee Jones en una entrevista promocional del disco Flying Cowboys (1989), que se escucha a lo largo de todo el tema.

Pero también aparece la voz del presentador de la BBC, John Waite, extractos de la interpretación de Pat Metheny de “Electric Counterpoint: III. Fast”, composición de Steve Reich, “Man with a Harmonica” de Ennio Morricone, y “Jump into the Fire” de Harry Nilsson, que proporciona el principal loop rítmico.

Luego emerge “Earth”, con Patterson y Kris Weston, un auténtico viaje sampladélico con el diálogo de Max Von Sydow y Peter Wyngarde en la película “Flash Gordon”, grabaciones del alunizaje del Apollo 11 y noticias de Lituania.

Todo ello sobre un ritmo a medio camino entre el acid house y el hip hop

Uno de los desarrollos más interesantes del disco es el de “Supernova at the End of the Universe”, que se mueve de un terreno cósmico a uno rítmicamente hipnótico, y en el que aparecen muestras de varias instrucciones de vuelo del Apollo 11 y Apollo 17 tomados del documental de la NASA, “For All Mankind”.

También suena un sample vocal de Slim Pickens gritando “Yahoo!” en el filme “Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb” de 1964, que satiriza sobre los peligros de una guerra nuclear en tiempos de la Guerra Fría.

Es la primera de las dos creaciones junto a Steve Hillage y Miquette Giraudy




Quizá los minutos más envolventes y cósmicos son los de “Back Side of the Moon” – el otro con Hillage y Giraudy- y “Spanish Castles in Space”, que entre los dos alcanzan la media hora de duración.

El primero se desarrolla por varios minutos con un pulsante sonido sobre el que van y vienen diversos samples de la NASA, las voces de una entrevista de Sex Pistols y capas de teclados.

La segunda es un viaje interestelar con voces en ruso y samples de “Spartacus Love Theme” de Bill Evans, destacando el contrabajo.

Son, sin duda, los puntos álgidos del llamado ambient-techno. Hasta aquí los cinco temas que componen el primer LP bajo el subtítulo de “Orbits”, siendo agrupados los primeros tres como “Earth Orbit” y los siguientes dos como “Lunar Orbit”.

Una de las influencias más notables que ha tenido The Orb a lo largo de toda su discografía es el dub, que emergía por primera vez en “Perpetual Dawn”, compuesta por Patterson y Eddie Maiden, con las voces de Jeffrey Nelson y Shola.

Es probablemente el tema mas bailable y pegadizo junto a “Little Fluffy Clouds” y el que menos samples contiene: Solo el tema “Peppermint Twist” de Joey Dee and the Starliters.

Representa el inicio del segundo disco, con el subtítulo de “Ultraworlds”, compuesto por otras cinco piezas.

El tema se funde con “Into the Fourth Dimension”, acreditada a Patterson, Paul Ferguson (batería de Killing Joke) y Andy Falconer.

Es quizá el tema menos atractivo por ser un tanto derivativo rítmicamente y poco variado en su desarrollo. Tiene samples vocales de “Miserere” de Gregorio Allegri y un extracto del segundo movimiento de “L’Amoroso”, Concierto para violín in E major RV271 de Antonio Vivaldi.

En cambio “Outlands” es una de las piezas estrellas, con un rosario de samples a lo largo de su desarrollo. De nuevo utilizaron la conversación de Rickie Lee Jones, pero también “Blackboard Jungle Dub” de Lee “Scratch” Perry (con quien grabaron un disco años después), “Hot Tip” de Prince Django, “Some Love” de New Age Steppers, “Love Without Sound” del legendario grupo experimental electrónico White Noise, y “Europe Endless” de Kraftwerk.

Dr. Alex Patterson es uno de los grandes genios de la música electrónica moderna. Su quehacer se amplió rápidamente y pasó a ser uno de los más cotizados remezcladores.

Este disco era apenas el álbum debut, una puerta de entrada al fenomenal universo de The Orb, capítulo esencial para armar el rompecabezas del complicado y apasionante mapa electrónico de fin de siglo 20.

Juan Carlos Ballesta