Inicio Archivo discografico Mama Said: el segundo gran paso de Lenny Kravitz

Mama Said: el segundo gran paso de Lenny Kravitz

260
Lenny Kravitz Mama Said

El 2 de abril de 1991 vio la luz el exitoso segundo disco del versátil músico estadounidense, centrado en varias formas de balada

Lenny Kravitz
Mama Said

Virgin. 1991. EE UU

Desde que Leonard Albert “Lenny” Kravitz comenzó su carrera discográfica con Let Love Rule en 1989, quedaba claro que estaba destinado a convertirse en uno de los grandes protagonistas del rock.

A los 25 años ya había acumulado influencias de todo tipo, desde las primeras a través de sus padres -ella actriz y él promotor de jazz, amigo de Sarah Vaughan, Count Basie, Ella Fitzgerald, Bobby Short, Miles Davis y Duke Ellington -quien tocó el «Happy Birthday» cuando cumplió 5 años.

La influencias del soul de los sellos Motown y Stax, James Brown, Aretha Franklin, Al Green, Stevie Wonder, Curtis Mayfield, Gladys Knight, The Isley Brothers y más, fueron los que detonaron al músico en potencia que habitaba dentro del pequeño Lenny, muy en especial cuando con apenas siete años asistió a un concierto de The Jackson 5 en el Madison Square Garden.

Lenny había comenzado con la batería, luego paso a la guitarra y después aprendió bajo y teclados. Se transformó en un inquieto músico, cantante y también compositor.

Al mudarse de Nueva York a Los Angeles cuando su madre obtuvo el papel principal de la serie de TV, The Jeffersons, su rango se amplió con el rock de los 70.




The Rolling Stones, Black Sabbath, Led Zeppelin, Aerosmith, The Who, Kiss y muchos más pasaron a ser el gran interés cuando aun no llegaba a la adolescencia. Pero su inquietud también lo llevó a la música de Bob Marley, Fela Kuti y Prince.

Por ello, no extraña que su música sea una amalgama de hard rock, soul, funk, blues, reggae, psicodelia y jazz. Al principio, no obstante, ello fue un handicap ya que las discográficas pensaban que no su música no era “suficientemente negra” ni “suficientemente blanca”.

Let Love Rule había demostrado que Kravitz tenía un horizonte amplio. Así, con grandes expectativas, enfrentaba su segundo trabajo.

La fotografía de James Colderaro y diseño de arte de Tom Bouman, digno de una portada de una revista de modas, es la puerta de entrada a Mama Said, disco publicado el 2 de abril de 1991, en plena fiebre del grunge y el rock alternativo.

Kravitz se encargó de tocar guitarra, teclados, bajo, batería, sitar eléctrico y la voz principal, con la ayuda inestimable de Henry Hirsch (bajo, teclados) y Karl Denson (saxo), y algunas puntuales colaboraciones de Slash -a quien conoció en la escuela- Sean Ono Lennon y Zoro, entre otros.

El disco empieza con “Fields of Joy”, una magnífica adaptación del tema compuesto por Michael Kamen y Hal Fredricks, con la primera de las dos intervenciones de Slash.

El tema empieza como balada y se intensifica en el solo de Slash, para terminar con el mismo mood del comienzo

El tema que sigue, “Always on the Run”, es el más rockero y exitoso del disco. Con un ritmo funky cercano a Red Hot Chili Peppers, la pieza vuelve a contar con Slash -acercando la pieza a la estética de Guns N’ Roses,  y unos fantásticos metales dosificados cortesía de Karl Denson, Butch Thomas y Mike Hunter

El próximo tema, “Stand By My Woman”, es una balada con aroma soul, cuya composición Kravitz comparte con Henry Hirsch, Stephen Mark Pasch y Anthony Krizan.

La pieza cuenta con el excelente saxo de Karl Denson




Otro de los grandes éxitos de Mama Said es “It Ain’t Over ‘Til It’s Over”, el cual destila influencia de Prince, el Philly Sound y Earth, Wind & Fire, cuya sección de metales (Phenix Horns) resulta fundamental.

El tratamiento de “More Than Anything in This World” se diferencia de todos los temas anteriores. Es una balada sigilosa, con un órgano de fondo que sirve de colchón a la voz.

Y otro cambio ocurre en “What Goes Around Comes Around”, un tema en el que participan Zoro en la batería, Lebron Scott en el bajo y Adam Widoff en la guitarra, que se mueve entre el smooth jazz, la bosanova y el soul.

Kravitz canta en un controlado falsete

Otra balada muy interesante es “The Difference is Why”, en especial por el tratamiento expansivo y psicodélico de la guitarra, y la linea de bajo

En “Stop Draggin’ Around”, regresa el espíritu rocker de Kravitz envuelto en un efecto phaser, precediciendo a la sentida balada “Flowers for Zoë”, que dedica a su hija con Lisa Bonet que para entonces tenia dos años.

La psicodélica versión reprise de “Fields of Joy” es el track 10, sirviendo de preámbulo a “All I Ever Wanted”, composición que comparte con Sean Ono Lennon, responsable del piano.  No por casualidad hay reminiscencias de las baladas más agrias de John Lennon

Kravitz continua su amplio catálogo baladístico con “When The Morning Turnd To Night”, esta vez más en la onda de Otis Redding, con silencios incluidos.

Todos los instrumentos son tocados por el.

La sosegada “What the Fuck Are We Saying” y la corta viñeta acústica “Butterfly”, ponen el cierre magistral a este disco dominado por las baladas -casi como un tratado de como redimensionar esa forma- y que elevó a Kravitz rápidamente al estrellato.

Mama Said dejó el terreno abonado para los siguientes discos que terminarían de encumbrar al neoyorquino.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Lenny Kravitz, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de Lenny Kravitz en España

Estados Unidos

Productos de Lenny Kravitz en Estados Unidos