Inicio Archivo discografico 40 años de Seconds Out, la última guitarra espectral de Genesis

40 años de Seconds Out, la última guitarra espectral de Genesis

2180
Genesis

El legendario doble LP de la gira de 1977, registra los últimos conciertos del guitarrista Steve Hackett y el ascendente liderazgo de Phil Collins

Genesis
Seconds Out
Charisma. 1977. Inglaterra

Tengo la viva imagen de aquel momento en el cole cuando un buen amigo melómano nos mostraba el doble LP del que hoy celebramos cuatro décadas.

La portada, luces, humo, tenues colores y una de las más poderosas bandas del rock progresivo que venía  de sufrir un cambio tras otro desde su creación hacia finales de los 60.

Al abrir el doble LP podía uno ver las excelentes imágenes que capturaban el espíritu de lo que suele ser una presentación en vivo. No tomaré el riesgo de traducir un título que en ocasiones es usado en el boxeo. Tampoco literalmente.

Si diré que este álbum se convirtió casi de un modo instantáneo en uno de mis favoritos. Ya en ese momento en el que la ansiedad se desborda cuando la aguja toca el vinilo y esperas el primer sonido, un público no menos ansioso deja escuchar su zumbido y tras tres golpes de baquetas estalla “Squonk”, la canción ideal para comenzar a desgranar un repertorio perfecto que inteligentemente resumía la turbulenta historia de una banda siempre caracterizada por el histrionismo de sus performances otrora con Peter Gabriel y pare este momento con Phil Collins.

Squonk”, mítica y horrenda figura que habitaba en los bosques de Pennsilvania durante el auge maderero a finales del siglo 19 y cuya referencia para el mundo hispano está en El libro de los seres imaginarios de Jorge Luis Borges y Margarita Guerrero (1957), inicia el relato con estos versos: “tal cual el hijo al padre, sin piel, sin pío, sin hueso, un trapo rojo cuelga de una boca abierta, vivo en los extremos, moribundo en el centro, ahí va dando tumbos”.

La letra es, de algún modo, una metáfora sobre el rechazo a la fealdad, el prejuicio y la amistad. La pieza, como es característico en Genesis, tiene esos hermosos pasajes instrumentales contrastando con moderados estallidos.

La banda nos lleva entonces a uno de sus más brillantes episodios con “Carpet Crawlers” del álbum The Lamb Lies Down on Broadway (1974).

Banks inicia el tema y Phil canta: “Hay lana bajo mis pies desnudos, la lana es tibia y suave, emana cierto tipo de calor…Una salamandra se escabulle hacia la flama para ser destruida, creaturas imaginarias, atrapadas en el nacimiento en celuloide”.

El tempo, algo menos rápido que la versión en estudio, tiene un atractivo especial que recrea la experiencia en estudio pero carece de la  profundidad que tenía la voz de Gabriel y que de algún modo, dado el carácter biográfico de la historia en el personaje de Rael, pierde contundencia.

A este tema le sigue la divertida “Robbery, Assault and Battery” (Robo, asalto y agresión): “Las calles desiertas aunque la policía fue alertada, consideraron que la llamada telefónica era una broma, mirando furtivamente, luego airosamente, pavoneando, el joven agarra fuera de guardia al vigilante”.

Destaca el excelente solo de Tony Banks en las teclas. Tanto el primer tema como este pertenecen a A Trick of the Tail de 1976, el primer álbum sin Gabriel, pero sin dudas uno de los más asombrosos y relevantes trabajos de la banda. 

La hermosa “Afterglow” y la dramática y compleja “Firth of Fifth” continúan este magnífico álbum.

En la primera, “Resplandor crepuscular”, Collins relata: “Como el polvo que a mi alrededor cae, debo encontrar un nuevo hogar, los caminos y agujeros que solían darme cobijo, son ahora como uno para mí. Pero yo, yo buscaría donde fuera para escuchar tu llamado y caminar senderos más extraños que este, en un mundo que solía conocer. Te extraño más”.

La acompasada y tierna melodía se mantiene como su versión en estudio, decisión sabia. El tema es de Wind & Wuthering (Viento y borrasca) lanzado a finales de 1976, álbum que en definitiva cerró una época gloriosa para la banda, ya que fue el último LP en estudio que contó con la maravillosa guitarra de Steve Hackett, quien se despidió en esta gira que recoge Seconds Out.

En “Firth of Fifth”, posiblemente una neptuniana historia, la banda elimina el hermoso intro de piano, que bajo mi perspectiva hace a la pieza junto al seductor y hechicero segmento del canto de las sirenas y los inolvidables solos de Banks y Hackett.

Sin embargo, dicen cuentos de camino que Banks decidió eliminar el intro durante la gira del álbum Selling England by the Pound de 1973 ya que el piano eléctrico para la época no recreaba efectivamente el feeling clásico que seguro estoy hizo a más de uno estudiar piano.

De ese mismo álbum, “I Know What I Like” continua el set: “Es la una y hora de almuerzo, cuando abate el sol y me acuesto en el banco, puedo escucharles hablar”.

Son los versos narrados de este tema clásico de Genesis que además evoca fragmentos de Tresspass (1970). En un segmento previo Phil ejecuta un inolvidable solo de pandereta que le dejó moretones en uno de sus muslos.

No puedo ocultar mi clara preferencia por Selling England.. al que considero el más completo álbum de la banda junto a la conceptual obra que lo siguió y que protagoniza Rael en The lamb Lies Down on Broadway,  que además de ser el título del álbum, es el del tema que sigue en Seconds Out  y que inteligentemente la banda diluye en “Musical Box”, la hiperbólica pieza de Nursery Cryme de 1971

El lado tres del doble LP es la apocalíptica “Supper’s Ready”, ya ampliamente descrita en la reseña del álbum Foxtrot. La extensa obra es seguida por “Cinema Show” una de las más atractivas y completas piezas del quinteto.

Destaca aquí la participación del extraordinario baterista Bill Bruford, admirado por Colllins, quien acompanó a Genesis en la gira de 1976 pero que por sus mútiples proyectos no siguió y cedió su puesto a Chester Thompson (ex baterista de Weahter Report y Frank Zappa), quien se encargaría de compartir el rol de baterista con Collins solo en conciertos.

Ambos harían estupendos solos de batería. “Toma un viajecito de regreso con el padre Tiresias, escucha al viejo hablar sobre todo cuanto ha vivido, he cruzado entre los polos, no hay misterios para mí, una vez un hombre, como el mar que enfurecí, una vez una mujer, como la Tierra que di, pero de hecho hay más tierra que mar”.

La estrofa repite y tras ella uno de los más inspiradores solos de teclados del progrock que va desde el minuto 6’18” hasta pasados los 8’00” momento en el cual Bruford y Collins comparten créditos. Esa toma pertenece a la gira de 1976 en la cual Bruford, como dijimos, fue el baterista de Genesis.

Dance on a Volcano” es otra de las composiciones de A Trick of the Tail, incluida en este álbum parcialmente grabado con tomas de la tercera noche de cuatro conciertos en Palais des Sports de París.

Presentada con ligeras diferencias respecto a su original en estudio, “La danza sobre el volcán” es ligeramente pausada en esta versión.

Hackett y Banks recrean la experiencia y Collins dice: “A tu izquierda y a tu derecha, las cruces son verdes, las cruces son azules, tus amigos no lo lograron, de la noche, de la oscuridad, dentro del fuego, en la batalla, bien, es así como van los héroes”.

Al final un único verso “Deja que comience la danza”…. y es entonces cuando Phil Collins, quien reafirmaba su rol de showman como cantante y baterista en este álbum, y Chester Thompson, entablan un memorable solo de batería que fue uno de los tantos temas de conversación de aquella muchachada de los 70 ávida y desenfrenada por conocer más sobre detalles afines al género.

Al final del estruendoso y prolongado solo las notas de «Los Endos«, uno especie de suite instrumental con fragmentos de varios temas de A Trick of the Tail.

No podemos dejar de mencionar el estupendo trabajo del bajista Mike Rutherford, quien se desdobla tocando tambien guitarra, un rol que asumiría en el siguiente disco en estudio.

Seconds Out fue un rotundo éxito comercial pero sería la culminación del Genesis de Hackett, cuya guitarra en esta grabación parecía relegada frecuentemente a generar atmósferas, en ocasiones espectrales.

Ya entonces había tres…

Leonardo Bigott

Genesis