Inicio Archivo discografico Doremi Fasol Latido: el clásico tercer disco de Hawkwind

Doremi Fasol Latido: el clásico tercer disco de Hawkwind

Hawkwind Doremi Fasol Ladido

En noviembre de 1972 la legendaria banda inglesa emblema del space rock publicó su tercer álbum, uno de sus relevantes

Hawkwind
Doremi Fasol Latido

United Artists Records. 1972. Inglaterra

Hawkwind, banda inglesa fundada en 1969 y considerada, junto a Pink  Floyd, pionera del “space rock”, llegaba a 1972 con este estupendo tercer disco -sucesor de los emblemáticos Hawkwind (1970) y In Search of Space (1971)-  y algunos cambios en su formación.

Su dilatada obra musical es en gran parte una fusión estilística donde comulgan el hard rock, el rock progresivo, el rock ácido, el proto-punk y el stoner rock, pero con una clara tendencia hacia fórmulas sónicas prolongadas con un efecto hipnótico y una lírica llena de fantasiosas imágenes que algunos llaman rock espacial.

Durante su abultada vida artística han participado, no sólo escritores y músicos, sino también bailarines. Personajes como el fallecido baterista Ginger Baker† (Cream, Baker Gurvitz Army) el poeta Robert Calvert† y Lemmy† (Mötorhead), por citar a algunos, son parte de esta fascinante historia con una constante figura central, su fundador, cantante, guitarrista y compositor Dave Brock.




Hawkwind es recordada por los temas “Shot Down In The Night”, “Silver Machine” y “Urban Guerrilla”, además de una extensa lista de exitosos discos en los primeros años 70, principalmente en Reino Unido.

Nuestro celebrado disco pertenece a ese periodo, uno que renovó talentos para ofrecernos siete temas. Así, este grupo londinense quedaba conformado por Dave Brock (voz, guitarras y producción), el recientemente fallecido Nik Turner (saxo, voz, flauta), Lemmy Kilmister en lugar de Dave Anderson (bajo, guitarra, voz), Simon King (batería) sustituyendo a Terry Ollis, Del Dettmar (producción, sintetizador) y Dik Mik (audio generador, aparatos electrónicos).

Este álbum, cuyo título alude a los nombres de las notas musicales en latín, inicia con el extenso “Brainstorm”, en el cual Brock canta: De pie en la pista esperando para despegar / Quiero volar, quiero verme despegarme / No puedo moverme porque el hombre tiene un freno / Tienes que ayudarme, ayúdame a sacudirme”

La gran riqueza sonora de este tema guarda vestigios de psicodélicas visiones. Musicalmente la banda nos hipnotiza y transporta con efectos ondulantes y reiterativos para entonces seguir con “Space Is Deep”, una composición donde ecos, guitarra acústica y otros sonidos prolongados nos hechizan. Sonoridades que nos conectan con India y otros inimaginables lugares están aquí presente.

La primera tríada culmina con un breve fragmento instrumental llamado “One Change” de apenas 0:51.




“Lord of Light”, muy en la vibra de Pink Floyd, nos cuenta:“Los elementos que aquí se reúnen / Sobre esta colina no arrojará miedo / De líneas que coinciden en todo el mundo / Para viajes que ningún hombre ha oído jamás / La luna que brilla su rayo tan brillante / De piedras que miden la luz plateada / De la energía que viaja aquí / Ocurre en el séptimo año.”

Tras este tema, la banda combina con eficacia lo acústico (guitarra, flauta) con diversos efectos electrónicos que evocan el viento y el espacio extraterrestre. Es “Down Through The Night”.

El repertorio continua con la canción “Time We Left This World Today”, donde el elemento central es la reiteración del título con varios sonidos repitiéndose. El wah-wah, la batería y otros llevados a un ostinato, lo que lleva una buena parte del desarrollo instrumental a lo largo de casi nueve minutos con la áspera voz de Dave

Una guitarra acústica da inicio a “The Watcher”, en la que Hawkwind nos canta: “Te estamos mirando ahora / ¿Qué crees que puedes hacer ahora? / Eres muy pequeño desde aquí / Lo último que sentirás es miedo / Te di la oportunidad de hacer lo correcto / Te di la oportunidad de hacer lo brillante”, cerrando así el set.




La versión CD del vinilo original incluye cuatro temas adicionales, entre ellos el éxitoso sencillo “Urban Guerrilla” en el que Hawkwind inyecta un poco de rock psicodélico con un solo de guitarra representativo de la época pero con la voz de Robert Calvert, quien nos canta: Soy un guerrillero urbano / Hago bombas en mi sótano / Soy un habitante abandonado soy un asesino potencial…”

Vivamos pues la experiencia del esencial tercer disco de Hawkwind. 

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Hawkwind, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias