Inicio Archivo discografico The Dreaming: la superlativa cuarta obra de Kate Bush

The Dreaming: la superlativa cuarta obra de Kate Bush

Kate Bush The Dreaming

El 13 de septiembre de 1984 fue publicado el cuarto disco de la artista inglesa, una obra deslindada de lo comercial, colmada de experimentación y la primera como productora

Kate Bush
The Dreaming

EMI. 1982. Inglaterra

 
Mi primer encuentro con la obra de Kate Bush fue a través de un programa televisivo de Estados Unidos a inicios de los 80 llamado Night Flight. Impresionado por sus performances, se me ocurrió pensar que era la versión femenina de Peter Gabriel.

Esa absurda comparación se fue diluyendo en el tiempo hasta que pude comprender su pasión por las artes escénicas y por supuesto la música, combinando de manera magistral el elemento visual con el elemento sonoro.

Nacida en Bexleyheath, Kent, Inglaterra, en 1958, esta laureada artista se hizo famosa a los 19 años con el tema “Wuthering Heights” del álbum The Kick Inside (1978). El significativo hecho, histórico por demás, encontró en ese tema la primera canción compuesta por una mujer en lograr el sitial de honor en el Reino Unido.

Tras ese momento, le siguieron una serie de temas exitosos como “The Man with the Child in His Eyes”, “Babooshka”, “Running Up That Hill”, “Don’t Give Up” (con Peter Gabriel) y “King of that Mountain”, además de exitosos discos como Never for Ever (1980), Hounds of Love (1985) y el excelente recopilatorio The Whole Story (1986). 




Condecorada  con la medalla Comandante de la Orden del Imperio Británico, esta compositora que comenzó a escribir a los 11 años de edad, encontró en David Gilmour el productor ideal para un demo.

Tras ganar independencia artística, Kate comenzó su ascendente carrera. Nuestro celebrado álbum marca un punto de inflexión, no sólo por las características musicales per se sino porque a partir de esta obra Bush comenzó a producir sus álbumes.

Un alto en el camino entre The Red Shoes de 1993 y Aerial de 2005 permitió tal vez un refrescamiento. Con Before The Dawn en 2014, su primer show desde 1979, Bush llamaba nuevamente la atención.

Su álbum 50 Words for Snow de 2011 es su más reciente disco en estudio.

“Sat In Your Lap” abre el repertorio de diez canciones cargadas de sorpresas, cuyos versos nos dicen al inicio: “Veo a la gente trabajando / Y verlo funcionando para ellos. / Y por eso quiero unirme / Pero luego me doy cuenta de que me duele / Algunos dicen que el conocimiento es algo sentado en tu regazo / Algunos dicen que el conocimiento es algo que nunca se tiene”.

Seguidamente, “There Goes A Tenner”, un tema interesante por la vocalización y los arreglos, además de una riqueza sonora que acompaña a versos que nos dicen: “Está bien, recuerda / Está bien, recuerda / Que hemos permitido media hora para entrar hacerlo y salir / el sentido de aventura se está tornando peligroso / la señal ha sido dada / Entro y el crimen comienza” Destaca también la dicción impecable de Bush.




“Pull Out The Pin” es el tercer surco del disco. Kate es desgarradora al cantar entre una diversidad sonora cautivadora. La bélica atmósfera en que nos sumerge este poema es aterradora. Esta inspirado en un documental televisivo sobre la guerra de Vietnam.

Luego escuchamos “Suspended in Gaffa”, donde Bush nos canta sobre esas cosas que deseamos pero no vemos y que en este caso nos lleva a lo espiritual, más concretamente Dios.

El punto medio de esta placa discográfica es “Leave It Open” en el que esta gran artista vanguardista nos canta: “Con mi ego en mi tripa / Mi boca balbuceante lo lavaría / Pero ahora he comenzado a aprender cómo lo mantengo cerrado / Mi puerta nunca estuvo cerrada / Hasta que un día llega un gatillo, martillando / Pero ahora he comenzado a aprender cómo lo mantengo cerrado”

El lado B abre con el tema título. Lleno de exóticos sonidos, la inglesa nos dice: “¡Pum! Va otro kanga, en el capó de la furgoneta (Mira el carnero de luz a través de las brechas en la tierra) / Muchos aborígenes se confunden con un árbol / Hasta que te acerques a él en la autopista y el árbol empiece a respirar (Mira el carnero de luz a través de las brechas en la tierra)

Sigue el repertorio manteniendo un ambiente de misterio que se entreteje con la voz de Kate en “Night of The Swallow” una pieza con cierto aire celta sobre un contrabandista que planifica su próximo golpe.

Piano y bajo dan inicio a “All The Love” en la que Bush toma una postura existencial. La melodiosa pieza inyecta una pequeña dosis de experimentación y breves frases que coquetean con el jazz y lo clásico.




Los dos temas finales son “Houdini” y “Get Out of My House”. La primera es sobre la viuda del gran escapista quien a través de un médium intenta contactar al famoso personaje. En la segunda, nuevamente la cantante adopta una visión existencial pero esta vez viendo al cuerpo humano como una gran casa.

En este hito discográfico la cantautora se ha acompañado por más de veinte músicos entre los cuales figuran Geoff Downes (The Buggles, Asia, Yes), el famoso contrabajista alemán Eberhard Weber, Dónal Lunny en el bouzuki, un instrumento de cuerdas usado en la música tradicional griega, Roll Harris en el digeridoo, instrumento de viento usado por los aborígenes australianos, y Seán Keane al violín.

Músicos como Björk y Steven Wilson han citado a este disco como uno de sus favoritos, con toda razón porque The Dreaming es un disco que cuatro décadas después sigue sonando vanguardista.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Kate Bush, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias