Inicio Archivo discografico In Rainbows: el contínuo desafio de Radiohead

In Rainbows: el contínuo desafio de Radiohead

Radiohead In Rainbows

El 10 de octubre de 2007 el inimitable quinteto inglés dio un paso de gigante en la auto gestión, publicando el soberbio séptimo álbum

Radiohead
In Rainbows

Autoeditado / XL. 2007. Inglaterra

El quinteto británico Radiohead es quizás la más desafiante banda del planeta, una condición que consolidó con la edición del nuevo disco, In Rainbows (2007).

No se trata sólo de la vanguardista forma de abordar la música pop, sino también de una visionaria y arriesgada visión del negocio de la música. Su independencia, creatividad y la gran popularidad ganada sin otorgar concesiones innecesarias, nadando contracorriente, han puesto a la industria discográfica de cabeza.

Cuando “Creep”, una de las canciones de su primer disco Pablo Honey (1993), cargada de ansiedad y angustia, se convirtió en un himno generacional muchos creyeron que Radiohead sería un banda de un solo éxito (“One Hit Wonder”).

Pero, el segundo trabajo, The Bends (1995), se encargó de demostrar que la carrera hacia el olimpo apenas comenzaba. De “Creep” a In Rainbows (2007), hay un mundo de cambios, retos, sorpresas, imaginación, grandes canciones, admiración y libertad.




Hacía justo diez años se se había editado Ok Computer (1997), una de las obras capitales de la historia de la música pop. Ed OBrian (guitarra, coros), Johnny Greenwood (guitarra), Colin Greenwood (bajo), Phil Selway (bateria) y Thom Yorke (voz principal, guitarra, teclados), podrían haber optado por repetir la exitosa fórmula, pero en cambio decidieron apostar por el riesgo.

El 10 de octubre de 2007 ocurrió un fenómeno que sentó las bases de lo que vendría y cuyos pasos muchos artistas seguirían. Radiohead ofrecía el nuevo material a través de su página en internet, sin intermediarios de ningún tipo.

La noticia, colocada días antes en su austera página oficial, se regó como pólvora y en apenas unas horas desató una gran ansiedad entre los fans, tras cuatro años de espera. Antes, las manifestaciones de histeria ocurrían en los aeropuertos, calles, teatros y discotiendas, ahora el canal para la la locura colectiva eran los cientos de webs alrededor del mundo.

El revolucionario anuncio proponía la posibilidad de descargar las diez canciones que componen In Rainbows pagando por ellas el precio que cada quien considerara justo, incluso la opción gratuita.

Aunque no todo era perfecto, ya que la codificación en formato mp3 se hizo a 160kbps, de mediana tendiendo a baja calidad. Como era previsible, el site recibió millones de visitas en unos pocos días.

Además de la descarga, se ofreció el tentador box (cofre) que por 40 libras se fabricaba a pedido, un precio que muchos pagaron con gusto por un set que además del disco oficial, incluye un segundo CD con más canciones nuevas, dos LPs, folletos, letras, postales y una cuidada presentación.

Más allá de la polémica y consideraciones extra-musicales, In Rainbows es un soberbio trabajo lleno de guiños a su pasado y la mirada puesta en el horizonte. Sin duda, uno de los discos de la primera década del siglo 21.

El colorido arte de Stanley Donwood -con quien la banda ha hecho una sinergia muy llamativa a través del tiempo- y Dr Tchock (pseudónimo de Thom Yorke),

El disco abre con “15 Steps”, un tema de base electrónica, guitarra jazzeada y una exquisita línea de bajo, con la participación del coro infantil Matrix Music School. Va en línea con lo desarrollado en la etapa de Kid A (2000) y Amnesiac (2001)




El disco cambia con “Bodysnatchers”, tema neurótico, guitarrero y lleno de adrenalina, que nos llevaba a The Bends, pero con una mayor telaraña instrumental.

Nude” baja las revoluciones totalmente y nos envuelve en una melancólica atmósfera que se agiganta con el maravilloso vídeo en cámara lenta dirigido por Garth Jennings y Adam Buxton.

Las cuerdas de The Millennia Ensemble, con Everton Nelson como violín lídera y la conducción de Sally Herbert elevan el tema hasta cotas insospechadas de sofisticación

El lado B del primer LP abre con “Weird Fishes/Arpeggi”, tema en el que resalta el trabajo rítmico de Colin y Phil, mientras que “All I Need” es una sosegada pieza con la voz de Yorke en primer plano y una instrumentación con ritmo aterciopelado, un glockenspiel y un gran crescendo final.

Cierra el segundo lado, “Faust Arp”, un tema sin percusión, en el que destacan las cuerdas y la delicada guitarra acústica.




El ritmo jazzeado conduce “Reckoner”, con guitarras arpegiadas, envolventes arreglos de cuerdas realizados por Jonny Greenwood y Yorke haciendo varias voces.

House of Card” es hipnótico, con una guitarra repetitiva que es secundada por la batería, mientras serpentean capas de teclados y fantasmales guitarras que envuelven la voz de Yorke, quien había estrenado el tema en versión acústica en 2005.

Una gran línea de bajo de Colin da forma a “Jigsaw Falling into Place”, y sobre ella la ágil batería y la voz otorgan la personalidad

El disco concluye con “Videotape”, una sinuosa pieza de ritmo quebrado y repetitivo piano, ideal para cerrar un disco histórico que fue presentado por primera vez en From the Basement, estrenado a medianoche del 31 de diciembre de 2007, bajo la dirección de Nigel Godrich, el mago productor de la banda

Muchos ejecutivos discográficos se retorcían en sus butacas, sin entender que las formas de consumo musical habían variado sustancialmente en los últimos años y que la verdadera ganancia ya no estaba en la venta de discos por vías tradicionales.

Los músicos y aficionados comenzaban a poner las reglas. En ese sentido Radiohead ya había experimentado en las giras de Kid A (2000) y Amnesiac (2001) formas de mercadeo distintas a las tradicionales con una red de páginas webs administradas por sus fanáticos que funcionó como efecto multiplicador.

Radiohead escribía la historia.