Inicio Archivo discografico Love: la redimensión del eterno legado de The Beatles

Love: la redimensión del eterno legado de The Beatles

65
The Beatles Love

Inspirados en el montaje de la compañía canadiense Cirque Du Soleil en 2006, George y Giles Martin concibieron un fabuloso collage con 26 canciones

The Beatles
Love

Apple/Capitol/Parlophone. 2006. Inglaterra

El magnetismo que siguen irradiando las canciones de los Beatles después de seis décadas sigue siendo indiscutible. Llegado el siglo 21 parecía difícil disfrutar de su música desde una perspectiva diferente a las ya conocidas. George Martin -el llamado quinto beatle- y su hijo Giles fueron los artífices en 2006 de una nueva lectura del histórico legado que fue construido en apenas 8 años.

La inspiración provenía del ambicioso montaje concebido por el colectivo canadiense Cirque Du Soleil, que combinaba las técnicas circenses con énfasis en lo acrobático, los deportes extremos y los bailes urbanos, con los textos, imágenes y melodías de los Beatles, combinando momentos de auténtico vértigo con otros de soberbia plasticidad.

Por su parte, el componente musical de Love es una amalgama sonora que viaja de las primeras e inmortales canciones cuando nacía la Beatlemania y sus integrantes aun conservaban un aura de ingenuidad, hasta el rock más elaborado e intenso de sus días finales, pasando por las atmósferas psicodélicas y los pasajes cargados de misticismo hindú.

Los Martin se las arreglaron para combinar de forma natural un buen puñado de canciones, creando un collage que bien pudiera interpretarse como el primer gran remix oficial de los Beatles. Eso sin el uso de beats electrónicos, basado íntegramente en grabaciones -conocidas o no- guardadas celosamente en los estudios Abbey Road.

Love fue lanzado el martes 20 de noviembre de 2006 en CD y DVD-audio, siendo el primer álbum del cuarteto de Liverpool editado en tecnología Surround 5.1. que mejora sustancialmente el sonido.




El génesis y desarrollo del proyecto Love

La idea del singular proyecto nació hace años de la amistad entre George Harrison y uno de los fundadores de Cirque du Soleil, Guy Laliberté.

El montaje de Love en Las Vegas, escrito y dirigido por Dominic Champagne, se estrenó el 12 de junio de 2006 en The Mirage, un local que permite una visual de 360º, lo que resalta el concepto multimedia del espectáculo y realza el poder de las canciones. Para una agrupación de espíritu circense fue un reto presentar un espectáculo que por primera vez no contó con una orquesta o grupo en vivo.

Por ello, Cirque Du Soleil se preocupó de darle un matiz dinámico a la obra con la inestimable ayuda de Sir George Martin, quien con 80 años estaba de retirada del mundo de la producción musical.

“Fue un proyecto de dos años -explicaba sir George-. Revisamos las cintas originales, algunas que nadie había tocado jamás, luego lo pasamos a sonido digital y buscamos la manera de ponerlo todo junto. Ahí supe que la clave era mi hijo Giles”.

La regla primordial era que el sonido fuera original. “Todo es de ellos, con excepciones puntuales: el arreglo orquestal de ‘While My Guitar Gently Weeps’, el sonido de pájaros del comienzo, un trueno y una sirena”.

Love se presenta como un todo, sin pausa alguna. Es una “película” musical en la que se suceden diferentes atmósferas de canciones como “Get Back”, “Hey Jude”, “A Day in the Life”, “Revolution” o “Yesterday”.

Martin ha confesado que en las primeras audiciones, ante Paul y Ringo, tuvo el temor de que alguno dijera: “¿Qué han hecho con los Beatles?”. Pero la sensación de aprobación fue unánime y el proyecto siguió su curso.

Durante dos años los Martin se encerraron en Abbey Road, con fuertes medidas de seguridad que impidieron que su trabajo se filtrara. Lo lograron, cosa difícil en estos tiempos de promiscuidad e inmediatez comunicacional.

La labor de trabajar con el ADN musical del planeta era inmensa y compleja. Muy pocos supieron las maravillas que estaban gestando padre e hijo hasta que la misma semana de su lanzamiento se develó el contenido de los 26 tracks ensamblados como un “continuum” en los que se escuchan ecos, notas, armonías, fragmentos y estructuras de 130 canciones.

Apple Corps, la compañía dueña de los derechos del cuarteto, nunca antes había cedido la música para un espectáculo. Pero el proyecto era demasiado atrayente como para rechazarlo, así que se creo la Cirque Apple Creation Partnership, una compañía circunstancial que ha llevado adelante el concepto global de la obra, con el beneplácito de Paul McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono y Olivia Harrison.




La música del disco Love

Desde que suenan las prístinas armonías vocales de “Because” se sabe que el sonido del disco adquiere una dimensión única. Un cielo azul despejado es lo que recuerda “Because”.

Enseguida suena el guitarrazo de “A Hard Day’s Night” combinado con los redobles de Ringo en “The End” y desde abajo surge “Get Back”, la cual se une con una “Glass Onion” envuelta en “Hello Goodbye” y varios sonidos de trompetas.

Luego las cuerdas de “Eleanor Rigby” se mezclan con la guitarra de “Julia”, dando paso a “I’m The Walrus”, momento álgido de la psicodelia que aquí adquiere una profundidad brutal.

Así transcurre este sorprendente paseo ideado por George y Giles Martin.

Los tiempos de la Beatlemania emergen con «I Want to Hold Your Hand» -con aplausos de la fanaticada-, la cual es seguida por «»Drive My Car/The Word/What You’re Doing»

«Gnik Nus» («Sun King» en reversa) se une con «Something«, durante la cual hay elementos de «Blue Jay Way«, uno de los mas lisérgicos temas psicodélicos de Harrison.




El disco Help! (1965) es representado por el tema título y la emblemática «Yesterday«, la cual suena tras la introducción de «Blackbird»

Un gran momento lo representa “Being For The Benefit of Mr. Kite” y la fusión con “I Want You (Shes so heavy)”, cuyo memorable crescendo es aderezado por las fantasmales voces de “Helter Skelter”.

Una consentida de Martin, “Strawberry Fields Forever”, es trabajada con tomas inéditas, mientras la vanguardista “Tomorrow Never Knows” imbrica su característica batería con “Within You Without You”, creando quizás el mejor remix combinado de todo el disco.

Son Paul, George, John y Ringo en su momento de gloria mística y psicodélica, la cual continúa con «Lucy in the Sky With Diamonds»

La pegadiza «Octopus Garden» y las exitosas «Lady Madonna» y «Here Comes the Sun»

Entre los momentos de mayor fuerza está “Come Together”, que desemboca en “Dear Prudence” y “Cry Baby Cry”.

Siguiendo el deseo del director Champagne, “Revolution” irrumpe como un huracán que se confunde luego con “Back in the USRR”.




La parte final con las orquestadas “While My Guitar Gentil Weeps” y “A Day in The Life”, el himno “Hey Jude” y la rítmica “Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band” presagian la llegada de “All You Need is Love”, un final ideal -aunque previsible- para un disco que reivindica el estatus de los Beatles como grandes conceptualistas, redimensiona su obra y ha seguido inflando sus cuentas.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de The Beatles, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias