Inicio Archivo discografico 40 años del icónico Back in Black, inicio de la era Johnson...

40 años del icónico Back in Black, inicio de la era Johnson de AC/DC

97
back in black

El 25 de julio de 1980 se publicó el histórico séptimo disco de la paradigmática banda australiana, primero tras la muerte de Bon Scott, iniciando la era Johnson

AC/DC
Back in Black

Albert / Atlantic. Australia. 1980

 
Qué duda cabe que AC/DC es una e las más emblemáticas bandas del rock duro del planeta.

Formada en Sydney, Australia, en el año 1973, por los hermanos de origen escocés, Angus y Malcom Young (†), esta agrupación rockanrolera nos dejaba un exitoso recuerdo a finales de los 70 con el histórico disco Highway to Hell de 1979.

Conformada entonces por la abrasiva voz de Bon Scott (†), el baterista Phil Rudd, el bajo de Mark Evans y las guitarras de los hermanitos Young, AC/DC se establecía como un hito del género a escala universal.

La historia discográfica que comenzó en 1975 con High Voltage, al cual siguieron T.N.T (1975, solo editado en Australia), Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1976), y los emblemáticos Let There Be Rock (1977) y Powerage (1978), rendía sus frutos en el punto más alto de su carrera con este discazo que es un irrefutable clásico del rocanrol. Evans, quien no disfrutaría del éxito de la banda con nuestro celebrado disco, sería reemplazado por Cliff Willliams.

Back in Black es el requiem de AC/DC, un “in memoriam” a su “frontman” Bon Scott, fallecido en Londres de una sobredosis de heroína en algún momento entre la nohe del 18 de febrero y la madrugada del 19.

Los 10 cañonazos de Back in Black

Johnson y los hermanos Young se encargaron de componer las diez canciones que lo conforman con al menos cinco rotundos éxitos. Producido por Robert John “Mutt” Lange para Albert – Atlantic, AC/DC inicia este excelente trabajo discográfico con las infernales campanas en “Hells Bells”, uno de los sencillos del álbum donde las espaciadas campanadas progresivamente ceden espacio a las guitarras y al resto de la banda con Brian Johnson diciéndonos: “Soy un trueno, una lluvia indetenible, mis relámpagos iluminan el cielo, eres joven pero morirás”

Angus despierta nuestro interés con su buen solo.

Luego siguen los primeros acordes de otro de los sencillos del álbum, “Shoot to Thrill”. “Ustedes mujeres que quieren hombres de la calle pero que no saben que camino tomar, manténganse porque yo seré quien las hará arder”

El tercer surco del álbum es “What Do You Do for Money Honey” (¿Qué heces por dinero, nena?).  Johnson con total entrega nos cuenta: “Trabajas en bares, montándote en carros,  sin nunca darla de gratis, tu apartamento de hermosa vista en la avenida más refinada…”.

La opulenta escena es acompañada por estos hermanitos cuya dupla guitarrística es la piedra angular del sonido AC/DC. Y claro está, la oxidante voz de Johnson quien debutaba por todo lo alto en este infaltable álbum de todo rockero que se precie de serlo. El solo de Angus es uno de los puntos atractivos de la canción.

AC/DC continua con una más sencilla “Givin The Dog a Bone” (Dándole al perro un hueso) en la cual hay una simbología de carácter sexual en versos como: “Ella te derriba con facilidad, se arrodilla, baja hacia el demonio, baja a los noventa grados, ¡Oh! con  locura me chupa, hasta dejarme sin municiones… Otra vez ella usa su cabeza, ella esta usando su cabeza, otra vez usa su cabeza… yo solo le estoy dando al perro un hueso…”

En una tónica similar AC/DC cierra el primer lado con “Let Me Put My Love into You” (Déjame poner mi amor dentro de ti), donde Johnson“quiere mostrar el macho que hay en él”

La banda baja un poco el desenfreno y la avalancha sonora de otras canciones en esta pieza.

Dos excelente canciones abren el lado B. “Back in Black”, uno de los platos fuertes del disco con su distintivo “riff” donde los AC/DC nos dicen: “Retorno en negro, me lanzo a la cama, me he ausentado por mucho tiempo, contento de regresar, sí, he sido liberado…”

El tema es hoy por hoy un estándar del rock duro y otro punto alto del repertorio. El solo, pasado los dos minutos, es uno de los más memorables de esta agrupación que entró al Rock ´n´ Roll Hall of Fame en 2003 junto a The Police, The Clash y The Righteous Brothers.

La otra, es la punta de lanza “You Shook Me All Night Long” (Me sacudes toda la noche). “Ella era una máquina rápida, mantenía su motor limpio, era la mujer más increible que había visto, tenía ojos ciegos que no mentían, impactándome con esos muslos americanos…”

El inolvidable intro y el riff inicial la colocan entre las más históricas y memorables piezas del hard rock. Este álbum, con todos los numeritos a favor, esta en un lugar muy especial de mi discoteca y seguramente de millones de rockeros.

Luego, AC/DC nos “invita un trago” antes de “Agitar la pierna” (Shake a Leg) para contarnos con desgarradora pasión: “Juvenil ocioso en la calle, que patea todo con sus pies, peleando en el lado equivocado de la ley, no patees, no pelees, no duermas en la noche, es agitar la pierna, agitar la pierna, agitar la pierna…”

El solo de Angus ya vale la pena este penúltimo tema para luego concluir con un buen rock ´n´ roll en “Rock and Roll Ain’t Noise Pollution” (El rock ´n´ Roll no es contaminador sónico), donde Brian Johnson nos convence diciendo, “Epa tú hombre, arroja tu fina ropa y mientras estás allá afuera sentado en la cerca, levántate y ven aquí porque el rock ´n´ roll no es un acertijo, para mí tiene mucho sentido, vamos…”

Este paradigmático álbum grabado en Compass Point Studios de Nassau en Bahamas, es el primero de la era Johnson que abarcó de 1980 a 2016 y que tendría varios instantes históricos, uno de ellos el sucesor de este super álbum,  For Those About to Rock (We Salute You).

A la fecha AC/DC está conformada por Angus Young (único miembro original), Chris Slade en la batería, Stevie Young (hijo de Stephen, el mayor de los cinco hermanos Young) en la guitarra rítmica y el controvertido líder de Guns N’ Roses, Axl Rose, como líder vocalista.

Desde 2014 con Rock or Bust, el último con Malcolm antes de su muerte, AC/DC no ha dado señales de un nuevo disco.

Bac in Black llega a los 40 años con la misma vitalidad que cuando se lanzó, un mérito de grandes proporciones.

Leonardo Bigott