Inicio Archivo discografico Time Out Of Mind: la reafirmación de la identidad artística de Bob...

Time Out Of Mind: la reafirmación de la identidad artística de Bob Dylan

Bob Dylan Time Out of Mind

El 30 de septiembre de 1997 fue publicado el trigésimo disco del prolífico cantautor estadounidense, una obra que para muchos representa el retorno a la creatividad y una de sus mejores obras

Bob Dylan
Time Out of Mind

Columbia. 1997. EE.UU.

 
El sempiterno compositor y cantante nacido en Duluth, Minnesota, llegaba en 1997 a su disco número 30 de la mano del reconocido productor canadiense Daniel Lanois (Neil Young, Peter Gabriel, Robbie Robertson), con quien ya había trabajado en Oh Mercy (1989)

Grabado  en los estudios Criteria de Miami, Florida, este disco reúne 11 composiciones propias. En este álbum Dylan es acompañado por más de una decena de músicos con él tocando piano, armónica, percusión y guitarra, participando además de la producción.

El músico procuraba esta vez ser más selectivo con el material para este disco. En 1990 Dylan publicaba Under The Red Sky, último testimonio de obras originales que trajo cierta desilusión a sus seguidores y que siete años después produciría este excelente disco.

El primer tema del repertorio es “Love Sick”, una nostálgica balada que en parte nos dice: “Voy caminando por las calles muertas / Caminando contigo en mente / Mis pies están agotados, mi cerebro acelerado”

Le acompañan Bucky Baxter en la guitarra acústica, Brian Blade y Jim Keltner en la batería, Jim Dickinson al órgano, Daniel Lanois en la guitarra líder y Tony Garnier al bajo.

Pasado el tiempo es posible concluir que es uno de los grandes temas de este tramo de su carrera que ya cubre un cuarto de siglo justo a partir de este disco

Un movido blues sigue el set con “Dirt Road Blues” donde Dylan nos canta: “Tomaré este camino hasta que alguien me lleve, Tomaré este camino hasta que alguien me lleve, si no encuentro a mi chica me perderé de vista”

Le acompañan acá Jim Dickinson en las teclas, Tony Garnier al bajo, Daniel Lanois en la guitarra y Augie Mayers al órgano.

Sigue la que considero una de las más hermosas canciones de Bob Dylan, “Standing In The Doorway”, en ella los versos de Dylan nos cuentan: “Recorro las noches del verano, La rocola suena muy baja, Ayer todo iba muy rápido, Hoy la cosa va muy lenta, No tengo adónde volverme, Nada puedo ya quemar”

Baxter acompaña con el pedal Steel, Cindy Cashdollar con el slide y Daniel Lanois en la percusión junto a Tony Mangurian y Mayers al órgano. 

“Million Miles” es la cuarta canción del disco, un cadencioso blues con timbres jazzísticos en la batería. “Te llevaste una parte de mí que extraño de verdad, Sigo preguntándome cuanto tiempo puede seguir esto, Trato de acercarme pero sigo a un millón de millas” 

Dickinson vuelve al órgano y Tony Mangurian a la percusión.

Seguidamente, con Baxter y Cashdollar en las guitarras, Dylan nos dice en “Tryin’ To Get To Heaven”. “El aire se calienta, Se oye un estruendo en las alturas, He vadeado las aguas fangosas, Con los ojos nublados por el calor”

Luego Dylan nos canta “Till I Fell In Love With You”, un tema sobre el enamoramiento que va: “Tengo  los nervios de punta y el cuerpo en tensión, Siento como si el mundo me pusiera contra las cuerdas, Me han golpeado duro, He visto demasiado”

En este blues Dickinson está detrás de las teclas del piano con un estupendo solo.

Otro gran tema indispensable en los tiempos modernos de Dylan, es “Not Dark Yet”. “Caen las sombras y aquí he pasado el día, El calor me quita el sueño, el tiempo se escapa, Diría que mi alma se ha vuelto de acero, Aún tengo las cicatrices que el sol no ha curado, Ni siquiera hay espacio para estar en ningún lado, Todavía no ha oscurecido pero ya falta menos”

Cindy y Bucky, retornan con Jim para acompañar a Dylan en esta nostálgica pieza con tres constantes del repertorio, Daniel Lanois, Augie Mayers y Tony Garniner.

Sigue el tema “Cold Iron Bound” en el que Dylan nos dice: “Empiezo a oír voces pero no hay almas por aquí, Estoy desecho y los campos se han angostado, Fui a la iglesia el domingo y ella pasó a mi lado, Mi amor por ella no acaba de morir”

La siguiente pieza tiene un cierto atractivo comercial y lleva por título “Make You Feel My Love”. Destaca en ella el piano y el órgano con  Dylan diciéndonos: “Cuando la lluvia azote tu rostro, Y el mundo entero te agobie, Podría tomarte en mis brazos, Para que sientas mi amor.

Las dos piezas finales son “Can’t Wait”, canción en la que Dylan nos habla de un romance y el hombre que no puede esperar más por una indecisa dama; y la extensa “Highlands”, ambas con Jim Dickinson en las teclas.

Bob Dylan nos dice que su corazón esta en las tierras altas a donde irá eventualmente. Fue la pieza más extensa de Bob con 16 minutos y medio, hasta que fue superada por «Murder Most Foul» (Rough and Rowdy Ways, 2020)

Con Daniel Lanois y la ingeniería de Mark Howard, este disco marca un momento importante en la dilatada discografía de Bob Dylan que como es habitual, ha contado con músicos de alta factura, que además de los mencionados, incluye al guitarrista Duke Robilliard y los bateristas Winston Watson y David Kemper.

Disfrutemos de esta joya atemporal.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Bob Dylan, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias