Inicio Archivo discografico 35 años de Brothers in Arms: el salto a la fama mundial...

35 años de Brothers in Arms: el salto a la fama mundial de Dire Straits

455
Dire Straits Brothers in Arms

El 13 de mayo de 1985 la exitosa banda británica liderada por el guitarrista, cantante y compositor Mark Knopfler publicó su quinto y más conocido álbum

Dire Straits
Brothers in Arms

Vertigo/Warner Bros. 1985. Inglaterra

Brothers In Arms es el quinto disco en estudio y el punto de inflexión en la historia discográfica de la banda inglesa Dire Straits, del cual celebramos los 35 años de su exitoso lanzamiento, recordando algunos de los momentos más brillantes de esta magna obra.

Se publicaba después del sensasional doble LP en directo, Alchemy Live (1984), y tres años después de Love Over Gold (1982)

Dire Straits traduce algo así como “estar en aprietos”. Es también el nombre de una de las más recordadas bandas de rock que, fundada en 1977 y liderada por el virtuoso guitarrista y voz principal, Mark Knopfler, se convirtiera en uno de los grupos con mayores ventas de discos en la historia.

Entre 1977 y 1995, Dire Straits logró superar los 100 millones de discos en ventas. El recordado y pegadizo tema “Sultans of Swing” abrió las puertas a un público ávido por conocer nuevos y retadores predios y ese tema ciertamente tenía todos los ingredientes.

Extraído de su debutante y homónimo álbum, los “sultanes del swing” fue el primero de una seguidilla de éxitos como “Romeo and Juliet”, “Private Investigations”, “Twisting by the Pool”, “Money for Nothing” y “Walk of Life”.

Ya entrada la era del CD, se convirtió en el primer álbum en vender más de un millón de copias en el entonces nuevo formato de Disco Compacto.

El álbum fue merecedor del Juno Award por ser el álbum más vendido internacionalmente, el Brit Awards por ser el mejor álbum británico y el Grammy Award como mejor álbum con sonido envolvente (surround) y una nominación por mejor ingeniería y mejor álbum.

Además de esos máximos logros, la banda establecería un record de permanencia en las carteleras del Reino Unido, según el Guiness Book of British Hits Albums, con 1100 semanas de permanencia.

Brothers in Arms es una colección de nueve temas compuestos por Mark Knopfler con la excepción de “Money for Nothing”, coescrita con Sting.

Para aquel glorioso momento, Knopfler estaba acompañado por el bajista/vocalista John Illsley, los teclistas Alan Clark y Guy Fletcher, este último también en la voz, y los excelsos Omar Hakim y Terry Williams en la batería.

Una decena de varios músicos legendarios que, poco a poco iré presentando, también formaron parte de esta obra maestra.

La simple pero elocuente imagen de una de las guitarras de Mark Knopfler, un dobro “O-resonator” de 1937, es el motivo de la portada de nuestro celebrado CD cuya obra fotográfica es de Deborah Feingold.

En la portada reversa encontramos el mismo motivo pero como pintura del artista alemán Thomas Steyer. Tras la consola de los AIR Studios de la Isla de Monserrat, Mark Knopfler y Neil Dorfman, quienes estuvieron grabando entre octubre de 1984 y febrero de 1985 las piezas de este esplendido disco.

Las nueve canciones que encumbraron a Brothers in Arms

La interesante mezcla de blues, country, folk, jazz y rock que nos ofrece Dire Straits durante 55 minutos (en CD), comienza con “So Far Away” (Tan lejos).

La  distintiva guitarra y voz de Knopfler se despliegan en esta acompasada pieza donde Mark nos dice: “Aquí estoy de nuevo en este pueblo viejo y malo, y tu estás lejos de mí, y ¿dónde estás cuando el sol se oculta?, tan lejos de mí”

Es una pieza bastante lineal pero atractiva en la que Knopfler guía el camino sin mayores esfuerzos, cediendo espacio a otra exitosa canción de la era MTV, “Money For Nothing” (Dinero por nada).

Coescrita con Sting, a quien escuchamos al fondo, Mark nos cuenta: “Míralos Yo-Yo, esa es la manera como debes hacerlo, tocas la guitarra en MTV, así no funciona, es así como lo haces, dinero por nada y tus chicas gratis…”.

La variada sonoridad de esta canción al inicio nos atrapa y luego Knopfler nos va llevando con su progresión de acordes y una historia que desdibuja la mitad de la década de los 80.

Sting refleja algunas notas del tema de The Police, “Dont Stand (So Close to Me)”. Mark hace un solo sin mayores alardes de su destreza como guitarrista pero bien logrado y apropiado.

El vídeo es uno de los primeros en utilizar animación por computadora, la cual fue creada por Ian Pearson y Gavin Blair usando un sistema Bosch FGS-4000 CGI y un Quantel Paintbox.

La más movida “Walk of Life” continúa el repertorio con su intro de órgano en modo circense y la rítmica batería en fast tempo.

“Ahí viene Johnny cantando viejas clásicas, Be-Bop-A-Lula, nena lo que digo, aquí viene Johnny cantando. Tengo una mujer en los túneles, intentando hacer que pague, él tiene acción y movimiento, sí el chico puede tocar, dedicación, devoción, convirtiendo la noche en día…”, nos dice Mark.

Enseguida aparace “Your Latest Trick”, en la cual apreciamos la trompeta de Randy Brecker y el saxo de su hermano Michael Brecker (†).

Nos cuenta Mark: “Todas las ofertas nocturnas han golpeado entre las bellas de satén, camiones de basura prehistóricos tienen la ciudad a su merced… casi todos los taxis y putas sólo atienden llamadas por dinero…”

Luego, Mark con su intro de guitarra nos ofrece la hermosa “Why Worry” en la que nos canta: “Por qué preocuparse, debe haber risas tras el dolor, debe haber sol tras la lluvia, estas cosas siempre han sido así…”

La pieza, que cierra el lado A, tiene un cierto dejo de tristeza o más bien añoranza. Con ocho minutos y medio, es el tema más extenso del disco y es aquí donde la guitarra de Mark brilla de un modo muy especial demostrando las diversas influencias de su estilo en las diferentes frases de los últimos dos minutos de este peculiar tema.

Fue uno de los cuatro que no fueron seleccionados como sencillos, pero uno de mis favoritos. Illsley también destaca en esta pieza.

En la misteriosa y selvática “Ride Across The River” que inicia el lado B, Knopfler nos dice: “Soy un soldado de la libertad en un ejército de hombres, somos los escogidos, los partisanos, la causa es noble, la causa es justa, estamos listos para pagar con nuestras vidas si así debe ser…”

Aunque no hay una alusión directa al conflicto de las Islas Malvinas (Falkland Islands) entre Inglaterra y Argentina en 1982, el aire bélico quedaba apenas tres años atrás. Cualquiera sea el caso, la letra es ajustable a cualquier conflicto armado.

La última tríada la conforman “The Man’s Too Strong”, “One World” y el tema título de esta extraordinaria obra.

En la primera, tan dramática como la anterior, Dire Straits nos presenta la guitarra sintetizada de “el otro guitarrista” (Jack Sonni) quien ambienta de forma efectiva este desolador tema con aires dylanescos cuya letra dice: “Soy tan sólo un chico envejeciendo que toca la batería en las guerras a la que juego, ahora dicen que soy un criminal…”.

En la segunda, el legendario bajista Tony Levin (Peter Gabriel, King Crimson) nos ofrece su genial talento en esta interesante pieza, otra de mis favoritas. “No encuentro motivos para tu conducta…”,  nos dice Mark en uno de los versos.

La fascinante guitarra de Mark nos deja un poco ansiosos en ésta, la más breve pieza del repertorio.

Brothers in Arms” ¡Qué tema! ¡Qué banda! El primer acorde al órgano y el sonido del trueno ya recrean un ambiente aterrador y desolador.

“Estas montañas por la niebla cubiertas, son ahora un hogar para mí, pero mi hogar son las llanuras y siempre lo serán, algún día retornarás a tus valles y granjas, y no arderás más para ser hermanos de armas…”

La banda hace cambios sutiles entre una estrofa y otra creando así una especial tensión entre lo lírico y lo instrumental. “A través de estos campos de destrucción, bautismos de fuego, he visto todo tus sufrimientos en la medida que la batalla aumenta, y aunque me hirieron profundamente, en el temor y la alarma, no me abandonaste, hermano de arma”

El solo de Knopfler al final es magistral, al igual que el acompañamiento del órgano.

Brothers in Arms representa no sólo una excelente obra poseedora de un sinfín de reconocimientos, sino una de las piezas discográficas de rock más completas de los últimos treinta y cinco años.

Lo que acá he compartido es una pequeña parte de la versión en CD y el LP original de este extraordinario disco cuya diferencia esencial está en el doble vinilo con versiones más extensas de varias piezas.

Es importante también mencionar que Omar Hakim, el versátil baterista de jazz, participó prácticamente en todos los temas. Y figuras relevantes como Mike Mainieri, Jimmy Maelen, Malcom Duncan y Neil Jason, fueron algunos de los “Brothers” en esta aventura sonora grabada hace 35 años.

Leonardo Bigott