Inicio Archivo discografico Are You Experienced: primer viaje ácido de Jimi Hendrix Experience

Are You Experienced: primer viaje ácido de Jimi Hendrix Experience

1723
Jimi Hendrix

El 12 de mayo de 1967 fue publicado el influyente y paradigmático álbum debut del legendario guitarrista estadounidense junto a la base rítmica inglesa

The Jimi Hendrix Experience
Are You Experienced

Track. 1967. EE UU / Inglaterra

No son tantos los discos debut que han tenido una repercusión tan telúrica como el de Jimi Hendrix, publicado el 12 de mayo de 1967, hace exactamente 50 años.

Cuarenta intensos minutos repartidos en once temas de inspiración bluesera, psicodélica y libre, tocados por un trío de alto voltaje comandado por la guitarra descomunal de Hendrix y su expresiva voz, con la visceral base rítmica de Noel Redding (bajo) y Mitch Mitchel (batería).

El nombre del disco no podía estar más sintonizado con los tiempos del LSD y la marihuana, aunque Hendrix haya tratado de decir que no tenía nada que ver con drogas y que era producto de un sueño.

¿Lo has experimentado? ¿Has vivido la experiencia?, eran preguntas habituales en la juventud de la época, protagonista de grandes cambios en la sociedad moderna, con la música como epicentro.

En 1967 la psicodelia alcanzó su pico con lo más representativos discos, se produjo el Verano del Amor y el Monterey Pop Festival, primer festival al aire libre importante de una serie que llegó a su máxima expresión con Woodstock en 1969 e Isle of Wight en 1970.

En todos tocó Hendrix siendo cabeza de cartel junto a The Who. Y todo ello ocurrió en tres años, iniciando con este álbum inmortal que contiene varios de los más emblemáticos temas de su fulgurante carrera. Si el rock ácido tuviera otro nombre, seguramente sería Are You Experienced.

El dificil camino hasta la «experiencia»

Hendrix no lo tuvo fácil para llegar a ese punto. Proveniente de una familia pobre, apenas pudo tener su primera guitarra (acústica) a los 15 años, siendo un guitarrista tardío.

Intentó armar banda, pero su guitarra no se escuchaba. Esa circunstancia resalta aún más su increíble habilidad, siendo además un zurdo que tocaba con guitarras para derechos, aprendiendo de forma autodidacta mientras escuchaba a grandes del blues como Muddy Waters, John Lee Hooker, B.B. King o Howlin’ Wolf.

Apenas pudo hacerse con sus primeras guitarras eléctricas que le compró su padre, la primera de ellas una Supra Ozark en 1959 (que le robaron) y luego una Silvertone Danelectro, el joven Johnny Allen (su nombre real) hizo sus primeros intentos de formar grupos en su nativa Seattle.

Pero entre 1961 y 1963 se tuvo que alistar en la Armada tras haber sido capturado con un carro robado. Al salir se mudó a Tennessee y a partir de entonces comienza a tocar con decenas de músicos de R&B, soul y rock and roll, entre ellos nombres importantes como Wilson Pickett, Slim Harpo, Sam Cooke, Jackie Wilson, Curtis Knight, Joey Dee y King Curtis.

En febrero de 1964 gana un concurso en el Teatro Apollo de Harlem, N.Y, y pronto comienza a tocar con Isley Brothers y más tarde con el icono del rock and roll, Little Richard.

Una decisión trascendental fue cuando decide mudarse a Nueva York, ciudad que lo introduce a otra realidad. En 1966 forma Jimmy James and The Blue Flames, banda que contaba también con el guitarrista Randy California (luego de Spirit).

Una noche es visto por Linda Keith, quien impresionada lo recomienda primero al manager de los Stones, Andrew Loog Oldham, sin éxito. Pero luego lo intenta con Chas Chandler, bajista de The Animals, quien queda sorprendido y se lo lleva a Londres el 24 de septiembre de 1966.

En la capital inglesa, Chandler ya convertido en manager, arma la banda con Redding y Mitchel. El 18 de octubre Kit Lambert y Chris Stamp, managers de The Who, contratan al trio en su recién creado sello Track Records. Cinco días después es lanzada “Hey Joe” (la versión de Joe South que impresionó a Chandler) como primer single.

El gran momento de Hendrix fue cuando a mitad de noviembre se presenta en el club nocturno londinense Bag O’Neils con la crema y nata del rock inglés presente: Eric Clapton, John Lennon, Paul McCartney, Jeff Beck, Pete Townshend, Brian Jones, Mick Jagger y Kevin Ayers. La impresión colectiva fue la de estar presenciando a un guitarrista de otro planeta.

Con un solo single, ya Hendrix era una sensación. Programas de televisión, conciertos y entrevistas siguieron. En la primera que ofreció para la revista Record Mirror fue bautizado como “Mr Phenomenom” y ante la usual pregunta sobre su música Jimi respondió: “Me gusta que sea llamada ‘Free Feeling’, una mezcla de rock, freak-out (desmadre), delirio y blues”

En marzo de 1967 fue lanzado el poderoso single, “Purple Haze”, inaugurando su serie de distintivos riffs de guitarra. En mayo el turno fue para “The Wind Cries Mary”. Ninguno de los singles fue parte de la edición británica de Are You Experienced, como era la costumbre en Inglaterra.

Pero, tal como se estilaba también en esos años, la edición norteamericana los incluyó en detrimento de tres temas: el blues “Red House” (probablemente el tema más apegado a los cánones del blues eléctrico clásico, sin distorsión); “Can You See Me”, un corto y potente tema en la onda The Who; y “Remember”, uno de los temas con reminiscencias del Soul/R&B que acostumbraba a interpretar.

Jimi Hendrix Jimi HendrixEl resto de las composiciones de Hendrix se repiten en ambos discos, comenzando con la insuperable y libidinosa “Foxy Lady” que funciona como perfecto arranque con otro riff inolvidable.

Luego sigue la fabulosa “Manic Depression”, con una batería con cierto aire jazzístico y una guitarra endemoniada. Quizá haya alguna influencia de Soft Machine, banda con la que Hendrix compartió escenarios.

Love or Confusion”, es uno de los más psicodélicos, con la distorsión de guitarra a tope y una saltarina base rítmica. “I Don´t Live Today”, es uno de esos títulos que debe ser considerado piedra angular del hard rock, que hacia la parte final deriva en una especie de enloquecido jamming en el que el ingeniero de sonido juega un rol fundamental al desaparecer y aparecer los instrumentos, dejando la voz en primer plano.

Inesperadamente Hendrix se revela como un romántico con “May This Be Love”, una de las canciones más delicadas y emotivas de toda su discografía, con un solo de guitarra limpio y un ritmo repetitivo que bien pudo haber inspirado a Jaki Liebezeit de Can.

Aparece entonces el torbellino “Fire”, momento climático lleno de fuego volcánico. “Third Stone From The Sun”, en cambio, es un tema psicodélico propicio para un placentero “trip” volador y que sin duda es pionero del space-rock que en pocos meses comenzaría a desarrollar Pink Floyd y más tarde grupos como Hawkwind o del krautrock como Amon Düül II, Agitation Free o Gurú Gurú.

Casi siete minutos de trance, con la voz fantasmal de Hendrix en ciertos momentos. El tema que da nombre al disco es el último y en él se utiliza el recurso de los sonidos inversos que The Beatles había comenzado a usar el año previo.

A lo largo del tiempo hubo seis distintos “track list” de Are You Experienced, hasta que en la edición en CD de 1997 (que cumple 20 años), fueron incluidas las canciones de ambas ediciones y los lados B de los tres singles, vale decir, “Stone Free”, “51st Anniversary” y “Highway Chile”, con el orden original de la edición inglesa.

La portada de la versión original fue diseñada por Chris Stamp, con foto algo siniestra y draculesca de Bruce Flemming, con letras psicodélicas diseñadas por Allan Aldridge.

Hendrix quedó insatisfecho con la carátula y decidió acudir al diseñador gráfico y fotógrafo Karl Ferris para hacer una nueva portada para la edición norteamericana, más psicodélica, más colorida. Ferris uso un lente ojo de pez y unos efectos infrarojos inventados por él. El resultado fue una carátula opuesta a la original.

Tanto la impecable producción de Chas Chandler como el trabajo fantástico que hicieron los ingenieros Dave Siddle, Eddie Kramer y Mike Ross, en los Olympic Studios y De Lane Lea de Columbia, así como la portada fueron contribuciones capitales para hacer de este debut un trabajo de alto impacto, que aun después de medio siglo sigue removiendo fuertes emociones.

Juan Carlos Ballesta