Inicio Discos To The Bone: la interesante excursión pop de Steven Wilson

To The Bone: la interesante excursión pop de Steven Wilson

2603
Steven Wilson

El 18 de agosto de 2017 fue publicado el quinto álbum solista del polifacético e inquieto músico y productor inglés, el más pop de su carrera

Steven Wilson
To The Bone

Caroline International. 2017. Inglaterra

Cuando está próximo a cumplir 50 años de edad, el músico y productor inglés Steven Wilson, el niño mimado del progrock, nos ofrece su quinto trabajo discográfico titulado To the bone que literalmente traduce ‘hasta el hueso’.

Las primeras sonoridades parecieran sugerir un ligero desprendimiento del género al cual ha estado habitualmente asociado (aunque no podemos olvidar su proyecto de art-pop No Man). Sin embargo, la incursión de una narrativa en la voz de Jasmine Walkes, cuya temática pareciera la orden del día – la intolerancia– nos evoca trabajos de larga data junto a su hijo mayor, Porcupine Tree.

El lapidario primer verso de «To the Bone» pareciera enterrar toda esperanza cuando escuchamos “Una vez que le damos sentido a nuestro mundo, queremos joder a los demás porque sus formas de pensar no son como la mía”.




“Pero este es el problema. La verdad es un estimado individual, lo que significa que como todos tenemos una perspectiva diferente no existe una realidad absoluta, ¿O sí?” Son estas palabras la que más nos acercan al progrock pero es la música que ligeramente nos tira hacia un lado más accesible, una especie de ying-yang musical.

Hay un atractivo elemento espacial en la sonoridad de este inicio hasta que Wilson irrumpe con su voz y ya nuestros oídos se sienten en un terreno más familiar al estilo de algunos álgidos momentos de U2. Puede uno incluso osar decir que hay vestigios de Lennon-McCartney en “Tomorrow Never Knows

“Nowhere Now” con un hermoso inicio de piano y voz, contrasta con la estridencia del anterior. Steven nos cuenta: “a casi dos metros bajo tierra, nos movemos hacia atrás, a la velocidad del sonido, ahora estamos en la nada”.

El acento hacia lo pop es más notorio y por qué culparlo cuando la densidad de sus trabajos siempre ha ido mucho más de dos metros bajo el suelo. Wilson se refresca en este álbum inspirado precisamente en el progpop de sus años mozos, en álbumes como Hounds of Love (1985) de Kate Bush y So (1986) de Peter Gabriel, según el mismo ha declarado.

Este tema es seguido de “Pariah” donde la fabulosa cantante israelí Ninet Tayeb, quien ha trabajado con Cyndi Lauper y Gary Lucas, nos dice: “Comenzará entonces el día nuevamente, ten confort de mí, ahora tú decides, aún estás aquí y entenderás, es confort para ti, tú decides ahora, así que lacra comenzarás de nuevo, ten confort de mí y yo lo tendré de ti”.




Steven no abandona su fórmula habitual de hermosos pasajes con inesperadas explosiones sónicas al mejor estilo de un obstinado Beethoven de nuestros tiempos. “The Same Asylum” es un tanto más convencional y lineal, recordándome los momentos más ligeros de Porcupine Tree con un sencillo solo de guitarra.

Tanto este como el tema título que abre el CD fueron coescritos por Andy Partridge (XTC) y Wilson, una relevante relación de trabajo seguramente dada por las magníficas remezclas que Wilson ha realizado de varios discos del grupo inglés ya reseñados aquí como Nonsuch, Skylarking o English Settlement.

A medio camino, Wilson nos presenta un tema mid-tempo titulado “Refuge” (Refugio). “Aquí en los restos, el invierno es duro, duermo con la misma ropa, que arrastré por el fango. Y si preguntas, nada ha cambiado, no hay adonde ir, así que acá me quedó.

Somos ratas retorciéndose, hacemos camas en el pajonal y luego construimos casas, pintamos nuestros nombres en la puerta. Si preguntas de nuevo, ¿esto es vida? No veo otra opción, pero aún sonrío”.

“Permanating” es el momento más accesible hasta ahora. Un tema que para los más ortodoxos fans de este gran músico, será un sacrilegio pero, insisto, una movida natural para este gran artista.

Junto a “Blank Tapes” conforman los dos momentos más breves de este álbum. Es piano, voz y espacio. Una vez más le acompaña Tayeb.

La ruda y áspera sonoridad rock retorna con “People Who Eat Darkness” (Gente que come oscuridad). La fórmula ya mencionada prevalece.




“Song of I” continua el álbum pero esta vez le acompaña en la voz Sophie Hunger.

“En verdad lo siento, esta es mi adicción, estás profundo en mi sistema, en mi sistema. Renuncié a todo, renuncié a todo para demostrarte que me importas, mostrarte que puedo, pero no me pidas que renuncie a ti. Renuncié a los trasnochos, renuncié a los bares de mala muerte, renuncié a la bebida, renuncié a destrozar los carros, renuncié a todo”.

Uno de mis temas favoritos es “Detonation”. La irreverente estrofa que niega su creencia en Dios pero que a pesar de ello, él está dispuesto a seguir haciendo lo que Dios pida, incluso destruir, y la intensa musicalidad a lo largo de casi diez minutos, la hacen merecedora de mi afecto.

Wilson se embarca en una fusión de elementos que nos retornan al prog. Incluso podemos encontrar matices de funk y jazz. Es la oportunidad perfecta para que el resto de los músicos descarguen un poco de adrenalina que se desvanecerá por completo en la nostálgica “Song of Unborn” (“Canción del feto”) donde Wilson afirma “no es lo que poseerás, es como lo expresarás, tu esencia.

No es la paga que ganas, son las cosas que aprendes y el amor que sientes. No es lo que ocultas, sino lo que revelarás, lo que te hará ser tú, la perfección de ti.

Tanto la armónica de Mark Feltham en “To the Bone” y “Refuge”, las voces de Tayeb y Walkes, como las ambientaciones del teclado del jazzista Adam Holzman y otros muchos elementos, hacen de To the Bone un álbum que debes tener.

No es gratuito que Wilson se mantenga en ese lugar privilegiado que le han otorgado Yes, King Crimson, Jethro Tull, Opeth, XTC, Tears for Fears o Gentle Giant que han acudido a él para darle una nueva sonoridad a sus álbumes clásicos.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Steven Wilson, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias