Inicio Archivo discografico Electric Warrior: el gran clásico de Marc Bolan y T.Rex

Electric Warrior: el gran clásico de Marc Bolan y T.Rex

83
T.Rex Electric Warrior

El 24 de septiembre de 1971, Marc Bolan† publicó su gran clásico eléctrico, primer paso dentro de una atractiva extravagancia llamada “glam rock”

T.Rex
Electric Warrior

Fly Records / Reprise Records. Inglaterra. 1971

 
La electrificada imagen de un guitarrista y su amplificador, obra del colectivo Hipgnosis, es el primer contacto con este emblemático álbum, el segundo de Marc Bolan como T. Rex y el sexto desde su debut a finales de los 60 con el nombre de Tyrannosaurus Rex.

Las diferencias en el sonido se hacían más notables que nunca, con un Bolan que ya había abandonado totalmente la minimalista propuesta folk con guitarra acústica, bongós y voz, en favor de un sonido eléctrico dominado ahora por la guitarra eléctrica.

Con la producción del célebre Tony Visconti (David Bowie†, Strawbs, Gentle Giant, Sparks, entre muchos), Bolan y sus muchachos, hacían su entrada a los estudios Trident y Advision de Londres, Wally Heider de Los Angeles y Media Sound de Nueva York, entre marzo y junio de 1971.




Once temas fueron los escogidos, los cuales se desplegaron a lo largo de casi cuarenta minutos en los que Marc estuvo acompañado por el percusionista Mickey Finn, el bajista Steve Currie y el baterista Bill Legend, con la participación de un pequeño grupo de amigos que incluían los vientos de Ian McDonald (King Crimson, Foreigner), las teclas de Rick Wakeman (Strawbs, Cat Stevens, David Bowie, Yes), el fliscorno de Burt Collins† y las voces de Howard Kaylan y  Mark Volman.

Bajo la audio ingeniería de Roy Thomas Baker, Electric Warrior da inicio al repertorio con “Mambo Sun”, tema sencillo en el cual Bolan nos canta con seductora intención, casi suspirando, para decirnos: “Bajo la luna bebop / quiero canturrear contigo / bajo el sol del mambo / he de ser yo quien debe estar contigo…”

El tema es una caricia a nuestros oídos y una escogencia acertada para calentarnos los ánimos antes de la hermosa “Cosmic Dancer”, tema incluído en la banda sonora de Velvet Goldmine 1998, un film sobre la era del “glam rock” y en la cual Marc con unas cuerdas al fondo nos dice: “Ya bailaba cuando tenía doce, bailaba en la matriz, es tan extraño bailar tan pronto…”

Legend se luce en esta pieza con sus fills.




“Jeepster” es la tercera pieza del repertorio. Lanzada como sencillo el 5 de noviembre de 1971, Bolan nos canta: “Eres tan dulce / tan simpática / te quiero toda / solo para mí…”

El efusivo guitarrista nos demuestra acá por qué es figura importante de la historia del rock. El tema es usado en una escena del film de Quentin Tarantino, Death Proof de 2007.

“Monolith”, la siguiente composición, es una pieza de sosegada cadencia de aroma soul, de interesantes versos que en parte nos dice: “El trono del tiempo es cosa de reyes / de donde tú sabes / todos comenzamos / y vestida como estás mi niña / en tus modas del destino / nena ya es muy tarde”

Marc Bolan cierra el lado A con un buen blues algo lennoniano, “Lean Woman Blues”, canción que relata el sentimiento de un enamorado que ruega por más amor que aquél que su amada puede darle. Tan sólo un “magro amor”

“Get It On”, la abridora del lado B, hubo de ser retitulada “Bang a Gong (Get It On)” para no ser confundida con aquella también famosa de Bill Chase†, líder de la prometedora banda de jazz rock Chase cuya prematura muerte por un accidente aéreo puso fin a una historia que se encaminaba a la cumbre.

Los T. Rex lograron con esta pieza, una especie de pegadizo boogie rock, un punto alto en este gran disco y en la historia del grupo.

Un tímido Wakeman y el saxo de Ian son cómplices de este tema: “OK, eres pervertida y dulce / revestida en negro no miras al pasado / y te amo / eres pervertida y dulce / eres flaca y débil  / tienes los dientes de una hiedra sobre ti / eres sucia y pervertida y eres mi chica”

En la presentación en el programa Top of The Pops, el lugar de Wakeman lo ocupa Elton John




Con las congas de fondo, Bolan nos ofrece “Planet Queen”, una interesante composición con tintes latinos y unas partes vocales que dan un delicado toque góspel.

“Girl”, la siguiente canción, con el fliscorno de Burt Collins y Bolan en la guitarra acústica y voz, es una nostálgica canción, que nos dice: “!Oh Dios! Alto en tus campos sobre la tierra / ven y hazte realidad para nosotros / tú con tu mente oh sí hermosamente bien… / Oh chica, bruja eléctrica, estás lisiada”

La tríada final la conforman, “The Motivator”, “Life’s A Gas” y “Rip Off”.

La primera es un sencillo tema de amor, rítmico y con un buen solo de guitarra.

En la segunda, Bolan nos deja una reflexión sobre esos giros de la vida entre lo que es y lo que pudo ser. “La vida es una broma…”, nos dice el genial músico del “glam”

Y para cerrar, la gran estafa que es la vida para Marc Bolan con Ian McDonald improvisando al final. “Mira a la chica bailar en sus pantalones piel de hombre qué fraude…”, dice un lapidario Bolan quien falleciera a los 29 años de edad el 16 de septiembre de 1977.




En nuestros días, Marc Bolan es considerado un músico pionero del movimiento “glam” junto a Roxy Music, David Bowie y Sweet, por mencionar otros emblemas de una privilegiada lista.

Volvamos atrás otra vez para disfrutar de la música de T. Rex, los poéticos versos y las interesantes  composiciones del emblemático Marc Bolan, uno de los héroes del rock caídos prematuramente, en este su gran pináculo.

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de T.Rex, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias