Inicio Archivo discografico Rubber Soul: el elástico cambio de The Beatles

Rubber Soul: el elástico cambio de The Beatles

190
Rubber Soul The Beatles

El 3 de diciembre de 1965, el famoso cuarteto publicó su sexto LP en estudio, con el cual daban un gran salto en las composiciones

The Beatles
Rubber Soul

Parlophone/EMI. 1965. Inglaterra

 
Cuando se llega a cierta edad decimos con asombro “se dice fácil”. Y eso es precisamente lo que asalta a mi mente cuando pongo los dedos en el teclado para escribir “¡Feliz 55 cumpleaños Rubber Soul!”.

Ese mismo sentimiento que me atrapó cuando mi abnegada madre, y una de mis grandes influencias musicales, cumplía 95 años. Se dice fácil. Uno entonces da una mirada a este momento de  la historia del rock and roll y se lo repite, “se dice fácil” y allí están esos catorce temas fascinantes que desde la primera nota de “Drive My Car” ya nos advierte, mientras nos embruja, que el afamado cuarteto llegaba a un punto de no retorno con esta obra y la siguiente, Revolver (1966).

Dos discos que amantes y detractores, incluyendo a los protagonistas, consideran como dos obras inseparables de un momento estelar que ya mostraba una gran maduración artística.

George Harrison (†), John Lennon (†), Paul McCartney y Ringo Starr entraban a los EMI Studios de Londres el 12 de octubre de 1965 para grabar esta emblemática obra que durante 35 minutos nos paraliza y deja sin aliento con cada canción.

Y es que para entonces, el cuarteto tenía una agenda centrada en este disco. Es decir, sin otros compromisos que atender más que la grabación de este fabuloso álbum. Estas cuatro almas divinas decidieron llamar a su sexta impronta Rubber Soul como una aceptación de su carencia de autenticidad si se les comparaba con los grandes músicos afroamericanos, condición a la que coloquialmente se era referida como “plastic soul.” Así los Fab 4 sellaban su honestidad ante el mundo, aunque hay otras anécdotas al respecto.

Nos recibe Rubber Soul con la imagen del cuarteto y el título del álbum en la parte superior izquierda con una tipografía creada por Charles Front. Como es de pensar, esta obra tiene la magia de Sir George Martin (†) en la producción y participación como músico en algunos temas, además de la experticia de Norman Smith tras la consola de uno de los EMI Studios.

Rubber Soul inicia el repertorio con la movida y pegadiza composición de Sir Paul McCartney“Drive My Car”, una sencilla melodía que en parte nos dice: “Le pregunté a una chica que quería ser, y ella dijo nene no lo ves, quiero ser famosa, una estrella de la pantalla pero entre un momento y otro puedes hacer algo”

Destacan el magnífico bajo de Paul y las excelentes voces.

Sigue el disco con el exitoso tema “Norwegian Wood (This Bird Has Flown)”, compuesta por Lennon y McCartney y que abre con el sospechoso verso: “Tuve una vez a una mujer o debo decir más bien ella me tuvo a mí”

La pieza tiene además la marcada influencia india con el intro del sitar en las manos de George, siendo la primera vez que se introducía un instrumento indio, lo cual marcaría un hito.

“You Won’t See Me” de Paul, cierra la primera tríada. En esta interesante melodía autobiográfica sobre la relación de Paul con la actriz inglesa Jane Asher, el bajista nos narra: “Cuando te llamo, tu línea suena ocupada, ya es suficiente, actúa con madurez, hemos perdido un tiempo que fue difícil de encontrar, y enloqueceré si no me ves, si no me ves.”

El órgano Hammond que apreciamos en esta pieza está en las manos de Mal Evans (†) uno de los “roadies” del cuarteto.

El repertorio continua con la emblemática “Nowhere Man”, una canción de corte existencial de John Lennon que nos recibe con un increíble intro “a capella”.

En su segunda estrofa el recordado Beatle nos cuenta: “No tiene un punto de vista, ni sabe a donde va, ¿no es un poco como tú y como yo? Hombre sin lugar por favor escucha, no sabes de lo que te pierdes, hombre sin lugar, el mundo está a tus ordenes”.

El trabajo de guitarras, tratadas con una ecualización especial, es fantástico, así como las armonías vocales

La pieza cede espacio al tema de George Harrison, “Think For Yourself”, donde “el ángel misterioso” nos canta: “Tengo una o dos palabras para describir las cosas que haces, dices todas esas mentiras sobre las cosas buenas que tenemos si cerramos los ojos”.

Fue el primer tema beatle ligado a la canción protesta, inspirado por la canción “Positively 4th Street” de Bob Dylan.  Lennon es el hombre tras el órgano.

En el siguiente tema, “The Word”, escuchamos el armonio, medieval instrumento de teclas y fuelle, en las manos del erudito Sir George Martin, pero sobre todo un tratamiento de la guitarra que anticipaba la era psicodélica.

Lennon nos cuenta en sus versos: “Di la palabra y serás libre, di la palabra y se como yo, di la palabra que estoy pensando, ¿has escuchado la palabra amor?

La hermosa y emblemática balada “Michelle” con la delicada frase de Harrison, propia de un cabaret francés, cierra el lado A del LP advirtiéndonos:  “lo bien que esas palabras van juntas”.

Este tema es uno de los clásicos del cuarteto. La hermosa guitarra acústica combinada con el juego vocal sin articular palabra alguna es sencillamente mágico.

Sacamos nuestro vinilo del tocadiscos para girarlo y escuchar las primeras notas de la divertida “What Goes On”, donde Ringo participa en la voz: “¿Qué ocurre en tu corazón? ¿qué ocurre en tu mente?, me estás haciendo pedazos al tratarme tan rudamente ¿qué ocurre en tu mente… te vi caminando el otro día mientras caminaba por la calle pero cuando le vi contigo vi truncado mi futuro, es tan fácil mentir para una chica como tú, ¿por qué?”

La pieza transcurre en un estilo country rock, siempre cercano a Ringo

La sensual, sugestiva y triste “Girl” continua el set con John en la voz diciéndonos: “¿Escuchará alguien toda mi historia sobre una chica que vino para quedarse? Ella es el tipo de chica que deseas tanto que da pena, aún así no te arrepientes ni un solo día, ah ah chica…”

Además de la guitarra acústica con un particular acento, llama nuestra atención el morbo de Lennon reflejado en el bucal sonido con el que termina cada estrofa de esta triste balada y las inhalaciones que podrían sugerir que fumaba marihuana.

La canción fue la última en grabarse e incorpora ciertos elementos del folclore griego, con la guitarra interpretada como un bouzouki,

Irrumpen las guitarras acústicas dando inicio a mi canción favorita del repertorio, la movida “I’m Looking Through You”, con Paul en la voz líder, quien nos dice tras los primeros acordes: “Estoy viendo a través de ti, ¿a dónde fuiste? Creí conocerte ¿qué sabía yo? no luces diferente pero has cambiado, estoy viendo a través de ti, no eres la misma.”

Es otro tema de Paul abordando su relación con Asher, en un estilo que se mueve entre el folk, el soul y el rock. Esta pieza nos trae además la grata sorpresa de Ringo tras el Hammond.

En el siguiente lote de canciones The Beatles nos ofrece tres memorables temas, “In My Life”, “Wait” y “If I Needed Someone”.

En la primera, además de una sentida letra, el cuarteto nos deja escuchar un breve aire barroco de la mano de Martin sobre el clavicordio.

Nos narra John: “Hay lugares que recordaré toda mi vida, aunque algunos han cambiado, unos para siempre otros no para mejor, algunos han desaparecido otros permanecen, estos lugares tuvieron sus momentos con amigos y amantes, aún puedo recordarlos, algunos han muerto, otros viven, en mi vida he amado a todos”

La inusual batería de Starr conduce el tema, cuya inspiración melódica proviene del sonido Motown, en especial de Smokey Robinson and The Miracles.

Lennon la consideró una de sus grandes composición, aunque McCartney asegura haber contribuido mucho en su forma

El cuarteto luego nos narra en “Wait”, un encuentro amoroso después de muchos años de separación donde yace la esperanza de volver dejando el pasado atrás. En ella escuchamos a Paul en las maracas y la pandereta de Starr.

El rol vocal principal se lo alternan John y Paul

En “If I Needed Someone” retorna al armonio Sir George Martin mientras el cuarteto nos canta sencillas estrofas de tres versos que inician con: “Si necesitara a alguien para amar, tú serías a quien tendría en mente, si necesitara a alguien… Si tuviera más tiempo entonces creo que estaría contigo, mi amiga, si necesitara a alguien…”

Es la segunda contribución de George Harrison, dedicada a Patty Boyd, con quien se casó a comienzos de 1966.

La guitarra Rickenbacker de 12 cuerdas lleva el protagonismo instrumental, con ciertas inflexiones indias, una fuente de inspiración para Roger McGuinn de la banda californiana The Byrds.

Cierra este imprescindible disco “Run For Your Life”, una breve y amenazante canción sobre la infidelidad en la cual John nos dice a lo largo de varios cuartetos: “Bueno, prefiero verte muerta, chiquilla, que con otro hombre, piénsalo bien chiquilla o sabrás quien soy… corre por tu vida si puedes, chiquilla, esconde tu cabeza bajo la arena, chiquilla, si te atrapo con otro hombre, eso será el fin, chiquilla”.

Hay en ella  referencias directas a “Baby Let’s Play House”, uno de los primeros temas de Elvis Presley para Sun Records, del cual Lennon incluyó una linea completa de la letra.

El lenguaje guitarrístico de Harrison en este tema de aroma country es sencillamente brillante.

Para muchos expertos, Rubber Soul representa un giro de 360 grados en la historia del rock and roll. Es una obra ciertamente paradigmática que sigue influyendo en músicos alrededor del mundo.

Aquel mismo 3 de diciembre, en una aventurada jugada que hoy en día sería difícil de entender, era publicado también el fabuloso single con “Day Tripper” y “We Can Work it Out” compartiendo el lado A, canciones grabadas durante las sesiones de Rubber Soul y que se convirtieron en grandes éxitos.

Un detalle incomprensible a destacar es que la versión norteamericana editada por Capitol no incluyó los 14 temas de la versión original británica. Fueron excluidos “Drive My Car”, “Nowhere Man”, “What Goes On” y “If I Needed Someone”, mientras que se agregaron “I’ve Just Seen a Face” y “It’s Only Love”, ambas del disco Help! (1965). Esta versión, obviamente, está descatalogada.

Vayamos entonces al comienzo de las navidades de 1965 para disfrutar del alma plástica y elástica de The Beatles.

Leonardo Bigott



¿Interesado en comprar éste u otro disco de The Beatles, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de The Beatles en España

Estados Unidos

Productos de The Beatles en Estados Unidos