Inicio Archivo discografico “The Joshua Tree”: a 30 años de la consagración de U2

“The Joshua Tree”: a 30 años de la consagración de U2

1561
U2

U2

The Joshua Tree

Island. 1987. Irlanda

 

En 1987 el mundo de la música estaba envuelto en cambios significativos relacionados con las nuevas herramientas tecnológicas y los formatos de consumo que irrumpieron en la era digital. El CD era una novedad y el LP perdía fuerza. Muchos artistas habían decidido adoptar las baterías electrónicas y los teclados digitales para “innovar” o “renovar” su sonido. U2 no fue uno de esos y probablemente por ello el sonido de sus discos de los años 80 no haya caducado sino más bien potenciado su valor. Eran años del reinado de Michael Jackson y Madonna, pero también del sonido del indie rock encabezado por The Smiths (que se separaban justo en 1987) y R.E.M, así como del dark rock que encarnaban The Cure, Echo & The Bunnymen y otros grandes nombres. El último disco que había editado U2 era en formato LP, The Unforgettable Fire en 1984, y con él comenzaron la escalada.

El quinto disco del cuarteto irlandés fue sin duda su primer gran punto de inflexión. Tras cuatro discos ligados con la estela post punk, la banda decidió incluir nuevas sonoridades provenientes de Norteamérica y de su contacto con otros músicos británicos cuyo acercamiento con la música estadounidense se sentía natural desde sus comienzos, entre ellos los Rolling Stones y Van Morrison. En las giras realizadas durante la primera mitad de los 80, pasaron meses recorriendo la geografía de Estados Unidos, lo cual los acercó de manera especial a su música y cultura en medio de la era Reagan.

Hasta entonces U2 había pasado de ser una banda de culto en la época de October (1981) y War (1983) a un nivel superior con The Unforgettable Fire (1984) y la gira que acompañó a ese disco, a lo que contribuyó su aparición en el masivo concierto benéfico “Live Aid” en 1985. Otra contribución que incrementó su popularidad fue la participación en el mini-tour “A Conspiracy of Hope”, organizado por Amnistía Internacional en junio de 1986, en medio de las grabaciones. Adicionalmente, Bono se había involucrado en el proyecto anti-apartheid organizado por Steve Van Zandt, lo que le hizo pasar tiempo con Mick Jagger y Keith Richards, sorprendiéndose con la natural cercanía al blues de ambos, mientras pensaba que el abanico de influencias de U2 se limitaba a la era post punk. De ello salió el tema “Silver and Gold”, grabado con Richards y Ron Wood, que fue utilizado como lado b. Otras influencias provinieron de las bandas The Waterboys y la también irlandesa Hothouse Flowers, ambas explorando de manera brillante la relación del rock con las raíces irlandesas y escocesas. Adicionalmente Bono colaboró con la agrupación folk Clannad. La naciente cercanía con Bob Dylan hizo que Bono comenzara a escribir textos más profundos. El caldo de cultivo para el próximo disco, era fértil.

Para el momento previo al lanzamiento del nuevo disco, U2 aún estaba por convertirse en una banda de nivel “super estrella”, lo cual ocurrió con The Joshua Tree, cuya campaña de mercadeo en discotiendas y radios alcanzó la cifra de 100.000 dólares, la más alta manejada por la disquera Island hasta entonces. Pero los réditos llegaron pronto. El disco alcanzó el número uno por nueve semanas en Estados Unidos, dos Grammy como Álbum del Año y Mejor Performance de Rock, mientras que dos de los tres temas extraídos como sencillos, “With or Without You” y “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” llegaron al primer lugar en Estados Unidos (las únicas con ese privilegio en toda la carrera de U2). El otro single, “Where the Streets Have No Name” sirvió para grabar un video en una azotea de Los Angeles, inspirados por el famoso “Rooftop Concert” de los Beatles en enero de 1969. En Inglaterra (donde debutó en el primer lugar de ventas y permaneció en cartelera por 191 semanas) se convirtió en el álbum de mayores ventas en su lanzamiento, alcanzando los 300.000 ejemplares en apenas dos días. Solo en 1987 vendió 14 millones de unidades, y hasta hoy ha vendido más de 25 millones, siendo uno de los más vendedores de la historia de la música pop.

Por otro lado, The Joshua Tree se convirtió en el primer disco en la historia que se lanzaba el mismo día en los tres formatos disponibles: LP, cassette y el todavía novedoso CD. Fue el primer CD en vender más de un millón de copias en Estados Unidos.

Más allá de la popularidad y las ventas, el disco contiene 50 fantásticos minutos, repartidos en doce canciones. Además, fueron grabados otros catorce temas pensados para singles, que fueron incluidos en un segundo CD en la edición 20 aniversario lanzada en 2007.

U2La edición 30 Aniversario es aún mas ambiciosa ya que incluye, además de los b-sides, varios temas que quedaron descartados, diversas remezclas y el concierto del Madison Square Garden, Nueva York, del 28 de septiembre de 1987. Todo acompañado de un libro de 84 página de fotos tomadas por The Edge y 8 raras fotografías de Anton Corbjin de tamaño 12″.

The Joshua ThreeLa relación amor-odio que la banda había mostrado hacia ciertos aspectos de Estados Unidos, fue manejada desde una perspectiva espiritual con temáticas relacionadas con la conciencia social y política. Gracias al fotógrafo holandés Anton Corbjin supieron traducir en imágenes la idea de inmensidad y fue él quien les sugirió el título con las fotos del árbol de Joshua tomadas en el desierto de Mojave, nombre que además tiene una connotación bíblica.

U2
Foto: Anton Corbjin
U2
Foto: Anton Corbjin
U2
Foto: Anton Corbjin

La experimentación del disco anterior fue dejada a un lado en favor de canciones con estructuras más clásicas. El dúo de productores Brian Eno y Daniel Lanois probó su eficacia y gran entendimiento de la banda por segunda vez consecutiva.

Luego del triplete de infalibles canciones lanzadas como sencillos que abren el disco y que son las más conocidas, aparece la más contundente de todas: “Bullet the Blue Sky”, con una sensacional base rítmica de Adam Clayton y Larry Mullen Jr y una guitarra de The Edge que muestra su “trademark” inconfundible. Tanto este tema como la emotiva “Mothers of the Disappeared”, fueron inspirados por los viajes de Bono a El Salvador y Nicaragua, donde comprobó la devastación de las guerras civiles, lo que de alguna manera contribuyó a la conciencia social y consecuente activismo en diversas causas en las que Bono se ha involucrado durante décadas. Ese viaje fue realizado justo después del viaje a Nueva Zelanda para asistir al funeral de su asistente personal y roadie de la banda, Greg Carroll, muerto trágicamente en un accidente de moto. Ese fatídico hecho es la esencia del intenso tema “One Tree Hill”.

“Running to Stand Still” es la que refleja mejor los elementos cercanos al blues y el folk, gracias al piano, la guitarra acústica y la armónica. En “Trip Through Your Wires” también aparece la armónica, pero esta vez sobre una batería bluesera. Es sin duda, un buen acercamiento al “southern rock”, aunque también al rock irlandés de The Waterboys. “Red Hill Mining Town” está basada en la huelga de mineros de 1984 en Gran Bretaña, vista desde la perspectiva de una pareja. “In God´s Country” está inspirada en el poder espiritual del desierto, una metáfora poderosa acerca de “la tierra prometida”. Este es uno de los temas en los que la guitarra con delay de The Edge suena mejor, un sonido que en este disco perfeccionó y se ha hecho distintivo. Contrastando con los guitarrista de heavy metal populares en la época, The Edge optó por el minimalismo, ayudado por el eco y el delay manejados casi matemáticamente.

El tema más oscuro es “Exit”, envuelto en una atmósfera algo nebulosa que termina reventando rítmicamente en plan dark tipo New Model Army o Comsat Angels. Su letra habla de un asesino en serie, aunque Mullen ha dicho que en el fondo trata del gobierno de Reagan en sus conflictivas relaciones internacionales.

El Joshua Tree Tour comenzó apenas editado el disco y comprendió 109 fechas con escenarios más bien austeros. Aún no se acercaban los montajes a los que más tarde U2 produciría. El grupo continuó explorando la música norteamericana invitando a Bob Dylan, B.B. King y el coro góspel Harlem´s New Voices of Freedom. Visitaron Graceland (casa de Elvis Presley) y los estudios Sun en Memphis para grbar nuevo material. Todo quedó documentado en la película y disco Rattle and Hum de 1988.

U2 se presta a celebrar en vivo los 30 años de esta piedra angular en su carrera, que sigue sonando plenamente vigente.

Juan Carlos Ballesta