Inicio Archivo discografico Blackstar: el conmovedor último testimonio de David Bowie

Blackstar: el conmovedor último testimonio de David Bowie

2511

El 8 de enero de 2016 vio la luz el intenso álbum 25 del polifacético y transgresor músico inglés, dos días antes de su muerte

David Bowie
Blackstar

ISO/RCA. 2016. Inglaterra

“Look up Here, man, I´m in Heaven” (“Mira hacia arriba, estoy en el cielo”), son las primeras palabras de “Lazarus”, que para una gran mayoría que escuchó el disco apenas se editó el 8 de enero (coincidiendo con el cumpleaños 69) pasaron desapercibidas.

La canción podría ser entendida como una resurrección artística -una más- en la extensa carrera de David Bowie en la que pasó de ser el andrógino Ziggy Stardust al enigmático y críptico cantautor del siglo 21, pasando por las fases del Thin White Duke en la que exploró con el soul (Young Americans, 1975), los experimentos con Brian Eno en la trilogía berlinesa (Low, Heroes, Lodger) a finales de los 70, la exitosa era funky en los 80 con Let’s Dance, la etapa con Tim Machine y la era industrial y drum ‘n bass en los 90 con Outside (1995) y Earthling (1997)

El videoclip de “Lazarus” lo mostraba acostado, enfermizo, con una venda tapando parte del rostro incluyendo los ojos. El mensaje estaba claro, pero solo lo entendimos el 11 de enero de 2016 -tres dias después del lanzamiento de este álbum-, cuando amanecimos con la desconcertante noticia de su muerte mientras aún saboreábamos las siete intensas canciones que componen Blackstar.

Al final del video se introduce en un armario y cierra las puertas, desapareciendo para siempre.

De acuerdo al productor del disco Tony Visconti (con quien Bowie trabajó en su influyente y controversial período de los años 70), el álbum fue influido por Kendrick Lamar, el dúo electrónico Boards of Canada y el grupo experimental de hip hop Deaths Grip, y fue concebido por su autor como su canto del cisne y como un último regalo para sus fans.

De la celebración que significaba la aparición de un nuevo trabajo en estudio, a la postre el #28 y último, se pasó a la sorpresa y de inmediato a la tristeza, cuando apenas estábamos digiriéndolo.

Blackstar queda indisolublemente asociado a la despedida de Bowie, quien -se supo después- estuvo luchando 18 meses contra un cáncer. Cuesta imaginar el esfuerzo que tuvo que hacer para llegar al día de su cumpleaños 69 y lanzar el álbum. Hasta en la forma de morirse, supo hacerlo artísticamente.

David Bowie CDBlackstar comenzó a concebirse en las postrimerías de The Next Day (2013), el disco que lo devolvió al primer plano tras el silencio que siguió a la gira “A Reality Tour” en 2004, una pausa consecuencia de un infarto sufrido esos días que obligó a cancelar las últimas doce fechas.

Esa circunstancia hizo que David Bowie replanteara sus actividades futuras. Hace tres años manifestó su deseo de no presentar aquel disco en vivo, lo que ratificó el pasado año afirmando su intención de retirarse de los escenarios.

Este nuevo álbum contiene dos potentes temas (“Sue (Or in a Season of Crime)” y “‘Tis a Pity She Was a Whore”) que fueron lanzados como single bandera del compilado Nothing Has Changed (2014) y aquí regrabados con el saxo de Donny Mcaslin en lugar del que tocó Bowie.

El homónimo tema de casi 10 minutos que abre el disco sienta las bases del sonido, con momentos de cierta claustrofobia pero también con pasajes liberadores. “Lazarus” por su parte es probablemente el momento más revelador y sobrecogedor. “Girl Loves Me” es un tema que destila cierta angustia, con Mark Guiliana aplicando un ritmo de batería que refuerza ese efecto.

La canción más sosegada es “Dollar Days”, en la que también destaca el saxo. “I Can’t Give Everything Away” es un cierre perfecto, con un ambiente de melancolía y la magnífica guitarra de Ben Monder que recuerda a Robert Fripp.

Son 41 minutos que conforman un disco redondo y sólido, que refleja de manera descarnada la última etapa de la vida de uno de los más genuinos creadores de nuestro tiempo.

Solo alguien como él podría despedirse de una manera tan particular e inquietante.

Juan Carlos Ballesta


¿Interesado en comprar éste u otro disco de David Bowie, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias

España

Productos de David Bowie en España

Estados Unidos

Productos de David Bowie en Estados Unidos