Inicio Noticias Freddie Mercury y su eterna presencia

Freddie Mercury y su eterna presencia

972
Queen

El 24 de noviembre de 1991 el mundo se paralizó con el anuncio de la muerte de Freddie Mercury, una de las más icónicas figuras de la música pop de todos los tiempos, dueño de una voz única y un inmenso talento para componer.

La conmoción en realidad había comenzado dos días antes cuando el propio Mercury hizo pública la sospecha: sufría de Sida. Una bronconeumonía contra la cual sus defensas no pudieron, terminó con su vida y dio inicio a la leyenda. Tenía apenas 45 años.

Juan Carlos Ballesta

 

Pocos músicos hay que hayan alcanzado tal cantidad de éxitos como lo hizo Queen, la banda que fundó Mercury junto a Brian May y Roger Taylor en 1970 y a la que encumbró con su carisma, histrionismo, su potente voz e interesantes letras.

Su origen y formación tuvieron mucho que ver con su forma de componer. Nació el 5 de septiembre de 1946 (hubiera cumplido 70 años en 2016) en Stone Town, en lo que era el Sultanato de Zanzíbar (hoy parte de Tanzania), para entonces un protectorado británico.

Su nombre, Farrokh Bulsara, es de origen parsi (población que huyo de Persia hace siglos y se radicó en Gurajat, en India occidental). El apellido Bulsara proviene de Bulsar, pueblo ahora llamado Valsad. La guerra entre árabes e indios que se produjo en Zanzibar, llevó a su familia hasta Londres, adonde llegó Mercury a los 17 años.

El guitarrista Brian May, fue un socio musical que potenció su alcance, ayudando a componer clásicos inmortales que forman parte del inconsciente colectivo. En la segunda mitad de los años 70 el listado de canciones inmortales de Queen fue encabezado por “Killer Queen”, “Bohemian Rapsody”, “Somebody to Love”, “We Will Rock You”, “We Are the Champions”, “Another One Bite the Dust”, “Don´t Stop Me Now”, “Bycicle Race”, “Crazy Little Thing Called Love”, período en el que se jactaban de no usar sintetizadores, solo piano. Y así lo testifican varias de sus contraportadas.

Así fue hasta la llegada de la era del synth pop, los años 80, cuando tuvieron que retractarse al comenzar a usar sintetizadores y baterías electrónicas. El éxito de Queen no se resintió, todo lo contrario, siguieron sumando éxitos inolvidables: “Under Pressure” (junto a David Bowie), “I Want to Break Free”, “Radio Ga-Ga”, “A Kind of Magic”, “Friends Will Be Friends”, “The Miracle”, hasta llegar a la premonitoria “The Show Must Go On”, editada en el último disco, Innuendo, el propio año de la muerte de Mercury.

El incierto comienzo de Mercury

Los comienzos de Queen no fueron, sin embargo, tan fáciles. Los dos primeros álbumes pasaron por debajo de la mesa con un hard rock anodino que no tenía nada fundamentalmente atractivo que ofrecer en medio de una corriente que protagonizaban en Inglaterra Led Zeppelin, Deep Purple, Uriah Heep y Black Sabbath.

Tampoco encajaban del todo en la escena glam que tenía ya a varios nombres emblemáticos como David Bowie, Marc Bolan & T.Rex, Roxy Music e incluso Lou Reed. Otros artistas como Elton John se movían en un terreno medio entre el glam, el rock sinfónico, el rock sureño, el folk y la balada pop de altos quilates.

Quizá esa ambigüedad en algunos artistas y bandas fue lo que ayudó a acuñar el término “art rock”, que Queen supo encarnar a la perfección cuando lanzó A Night at the Opera en 1975, con “Bohemian Rhapsody” como la más representativa pieza de las ambiciones musicales de Mercury y May, que apuntalaron Roger Taylor (batería, coros) y John Deacon (bajo), uniendo rock sinfónico, inflexiones operísticas, vaudeville y hard rock de manera brillante.

Ese fue el punto de inflexión en la carrera de Queen, justo en el ecuador de los años 70, cuando el rock sinfónico y progresivo comenzaban a ceder protagonismo en favor del punk y la música disco.

En aquella segunda mitad de los 70, el cuarteto londinense cimentó su sonido y consolidó su fama con A Day at the Races (1976), News of the World (1977), Jazz (1978) y The Game (1979), una seguidilla de discos de alto octanaje. Luego en los 80, el grupo siguió su escalada en todo el planeta, presentándose en estadios y lanzando otro puñado de discos de alto impacto comercial como Hot Space (1982), The Works (1984), A Kind of Magic (1986) y The Miracle (1989).

Vino la Reina a Venezuela

En 1981, en medio del éxito del disco The Game y la banda sonora de Flash Gordon, Queen aterrizó en Venezuela para ofrecer en principio tres conciertos los días 25, 26 y 27 de septiembre, una oferta que se extendió a cinco (agregándose los días 29 y 30) debido a la venta anticipada y masiva de entradas.

Era, como cabía esperar, el mayor acontecimiento musical en mucho tiempo, sobre todo porque jamás había ocurrido (ni después tampoco) que una banda de esa dimensión se presentara durante cinco días prácticamente seguidos con entradas agotadas.

Aquel año ya había traído a Venezuela a tres nombres importantes de la escena inglesa de ese momento, primero XTC y Jools Holland & His Millonaires (a finales de abril), que se presentaron junto a las bandas venezolanas Resistencia y PP´s. Luego correspondió a The Police en agosto. Los primeros ofrecieron en un Poliedro medio vacío uno de sus últimos conciertos, mientras que el trío liderado por Sting llenó el mismo recinto de manera impresionante con Témpano como representación venezolana.

Acaban de cumplirse 35 años de ese hito de Queen, parte de “The Game Tour” que también llevó a la banda a Argentina, Brasil y México, en donde se realizaron conciertos multitudinarios, aunque con algunas cancelaciones nunca explicadas.

Chile sufrió la cancelación del único show planeado, mientras en Brasil se cancelaron tres (dos en Río de Janeiro y uno Porto Alegre), tocando solo en Sao Pablo, y en México otros tres fueron suspendidos (dos en Guadalajara y uno en Monterrey), presentándose solo en Puebla. Lo que pocos sospechaban es que Venezuela se convirtiera en el país latinoamericano donde más fechas se programaron dentro de aquella gira que los acercó por primera vez a Suramérica.

Sin embargo, nadie contaba que el 28 de septiembre, justo después de los tres conciertos inicialmente pautados, iba a morir el ex presidente Rómulo Betancourt, figura iconica de la democracia venezolana, lo que de inmediato provocó el decreto del gobierno de Luis Herrera Campins con ocho días de luto nacional.

Los conciertos fueron, por tanto, suspendidos y no reprogramados a pesar que aún faltaban los conciertos en México que pudiera haberlos traído de regreso y así recuperar las finanzas de los los promotores Enzo Morera y la Organización Parade.

Aproximadamente 30 mil personas se quedaron con la entrada en la mano y aunque obtuvieron su dinero de vuelta, el daño estaba hecho, la desazón colectiva dura hasta hoy.

Queen
Cortesía de queenvenezuela,com
Queen
Cortesía de queenvenezuela,com
Queen
Cortesía de queenvenezuela,com

El setlist tocado por Queen en El Poliedro de Caracas fue el siguiente:

1-We Will Rock You (version rockera rápida)

2- Let Me Entertain You

3- Play the Game

4- Somebody to Love

5- Killer Queen

6- I’m in Love with My Car

7- Get Down, Make Love

8- Need Your Loving Tonight

9- Save Me

10- Now I’m Here

11- Dragon Attack

12- Now I’m Here (Reprise)

13- Love of My Life

14- Keep Yourself Alive

15- Solo de batería

16- Solo de guitarra

17- The Hero

18- Crazy Little Thing Called Love

19- Bohemian Rhapsody

20- Tie Your Mother Down

Encore:

21- Another One Bites the Dust

22- Sheer Heart Attack

23- We Will Rock You

24- We Are the Champions

25- God Save the Queen (version de Thomas Augustine Arne)