Inicio Reportajes David Crosby: adiós al indomable campeón de las armonías vocales

David Crosby: adiós al indomable campeón de las armonías vocales

David Crosby

El 18 de enero de 2023 falleció el cantautor estadounidense, una de las más privilegiadas e influyentes voces surgidas en la década de los 60


A los 81 años una de las más relevantes voces de la música norteamericana se ha apagado. Crosby deja un influyente legado como fundador de The Byrds y junto a sus compañeros Graham Nash, Stephen Stills y Neil Young, una relación de trabajo y amistad tan fructífera e indispensable como llena de altibajos.

Siete álbumes en estudio como solista, cuatro completos con The Byrds, ocho en las diferentes combinaciones con Stills, Nash y Young, dos con el proyecto CPR -junto a Jeff Pevar y su hijo James Raymond-, varias decenas de participaciones y colaboraciones, muchos discos en vivo y compilados, es un cuerpo de trabajo soberbio

David sufrió de varios problemas de salud, especialmente con el hígado debido a su larga adicción al alcohol que comenzó en los 60 y se acrecentó en los 70, la diábetes tipo 2, y más recientemente tendonitis y deficiencias cardíacas. No fue detallada la causa de su muerte, pero sí fue indicada como producto de “una larga enfermedad”.

Juan Carlos Ballesta

Hay personajes que llegan para quedarse en el inconsciente colectivo.

Cuando David Van Cortlandt Crosby conoció a Jim McGuinn y Gene Clark en 1964, se iniciaba uno de los capítulos mas relevantes e influyentes de la historia de la música popular: The Byrds. Y con él, la trayectoria de uno de los creadores más importantes de su generación, con gran ascendencia en muchos otros músicos de generaciones siguientes.

Crosby fue pieza fundamental en los primeros cuatro álbumes de la banda angelina (Mr. Tambourine Man, 1965; Turn! Turn! Turn!, 1965; Fifth Dimension, 1966; Younger than Yesterday,1967; y apareció a medias en The Notorious Byrd Brothers (1968), cuando la relación con McGuinn y Clark se había deteriorado en extremo, especialmente a raíz de las erráticas y extensas intervenciones de Crosby durante la presentación del grupo en el Monterey Pop Festival en 1967, en las que desgranó sus varias teorías conspirativas sobre el asesinato de John F. Kennedy.

Crosby contribuyó a construir, como parte de la efervescente escena contracultural de Laurel Canyon en Hollywood, un sonido distintivo a medio camino entre el folk, el rock y la psicodelia, que influyó a muchas bandas que surgieron en los años siguientes.

A The Byrds aportó, además de su guitarra y varias composiciones, algo que lo distinguió a lo largo de su carrera: armonías vocales únicas.


 

 

Crosby, Stills, Nash y Young: cuatro titanes, cuatro universos

Si bien con The Byrds, Crosby ya había dado muestras de su talento y sello vocal propio, fue con el nuevo proyecto y sus variantes que sentó las bases definitivas de su discurso.

La unión con el británico Graham Nash (quien había abandonado a la exitosa agrupación The Hollies) y el texano Stephen Stills (disponible luego de la disolución de Buffalo Springfield), arrojó una primera joya en 1969, abriendo las puertas al Festival de Woodstock.

El canadiense Neil Young -también ex-Buffalo Springfield, a la postre el más prolífico e influyente de todos- se unió al trío, dando forma a uno de los cuartetos vocales de mayor trascendencia de todos los tiempos, creando un lenguaje que unía el folk, el country y el rock, lo acústico y rural con lo eléctrico y citadino.

Sin duda alguna, la conjunción de estos cuatro grandes ha sido más que la suma de las partes. 27 certificaciones de platino repartidos en ocho álbumes de estudio (tres de ellos con Young), cinco en directo y ocho compilados, con 13 millones de ejemplares vendidos como trío (CSN) y 20 millones como cuarteto (CSNY), son cifras que pocos artistas han logrado.

Entre todas las combinaciones (solo, dúo, trío y cuarteto) las ventas ascienden a más de 70 millones.

Déjà Vu (1970) fue el primer e insuperable testimonio de CSNY, la más inestable de las formaciones de los cuatro músicos, justamente por la actividad incansable de Young, tanto solo como con Crazy Horse.

Pero, no todo ha sido un camino de rosas entre David y Neil, Stephen y Graham. A través de los años la relación entre ellos ha tenido momentos difíciles. Nash, quizá el mas cercano a Crosby y el que le tuvo más paciencia, ya había declarado que era muy dificil volver a grabar juntos. En varias entrevistas en los últimos años, Nash había dejado en claro que trabajar con Crosby era ya complicado.

Young siempre dejó las puertas abiertas, pero al mismo tiempo su actividad propia le dejaba pocos huecos en su agenda. La gira de 2015 de CSN sería el último envión de convivencia.

A finales de los 60, para Crosby ya había comenzado una complicada historia que combinaba el éxito con la tragedia, la intensidad en la música con el hedonismo, la bonanza económica con el dispendio autodestructivo, el activismo político con la incoherencia en ciertas posiciones ante la vida.

En septiembre de 1969, poco más de un mes después del triunfo en el Festival de Woodstock, su novia, Christine Hinton -a quien había conocido antes de su relación con Joni Mitchell-, murió en un accidente de tránsito, pocos días después de que la pareja se mudara a San Francisco. La tragedia dejó a David devastado y lo sumió en el consumo de drogas, con más intensidad de la que ya experimentaba.

David Crosby solista

En 1971, Crosby hizo su debut como solista con el excelente If I Could Only Remember My Name, con participación de Nash, Young, miembros de Grateful Dead, Santana y Jefferson Airplane -con quienes había intentado un proyecto en 1970-, además de Joni Mitchell.

Pasarían 18 años para otro disco solista (Oh Yes I Can, 1989) y otros cuatro para el tercero (Thousand Roads, 1993). Paradójicamente, fue en los últimos 10 años cuando Crosby se mostró más proclive a editar material y cinco de sus ocho álbumes en solitario vieron la luz entre 2014 y 2021, mostrando que la inspiración refulgía como 50 años atrás y que buena parte de sus fantasmas habían decidido aflorar en forma de canciones.

Croz (2014), Lighthouse (2016), Sky Trails (2017), Here If You Listen (2018) y For Free (2021), trajeron de vuelta al Crosby más genuino. En varios de ellos la participación de James Raymond en diversos instrumentos, el hijo que tuvo con

Celia Crawford en 1962 dado en adopción y con el cual estableció una buena relación siendo adultos.

David Crosby: genio y figura más allá de la música

La vida de Crosby estuvo llena de luces y sombras. Sus problemas con el alcohol, las drogas y las armas fueron recurrentes.

En 1985 fue acusado de posesión de heroína y cocaína, por lo cual pasó 9 meses en una cárcel de Texas. Aquel año también fue arrestado en California por conducir borracho, provocar un accidente y darse a la fuga, y posesión de una pistola y cocaína.

En 2004 fue acusado de posesión de arma en tercer grado, posesión ilegal de arma blanca de caza, posesión ilegal de municiones y de marihuana.

La afición por el Cannabis fue pública a lo largo de buena parte de su vida. Con su amigo y socio Steven Sponder, desarrolló una marca artesanal de Cannabis a la que llamaron “Mighty Croz” (Croz es como muchos lo llamaban).

Sobre las supuestas bondades David declaró que muchos de sus hits los había escrito bajo el efecto del cannabis, cuyo uso también reconoció aliviaba su dolor crónico de hombro y con ello podía continuar tocando en vivo y hacer nueva música luego de cumplir 70.

Sea lo que sea, con más de 70 mostró una actividad musical notable.

David Crosby fue un navegante desde que en los años 60 compró -con dinero prestado por Peter Tork de The Monkees– una goleta o velero de 59 pies al que bautizó con el nombre de Mayan, con el cual navegó miles de kilómetros por el Pacífico y el Caribe. Algunas canciones como “Wooden Ships”, “The Lee Shore”, “Page 43” y “Carry Me”, fueron compuestas a bordo del Mayan, a quien David catalogaba como una musa.

A través de toda su carrera, Crosby no tuvo reparo en mostrar sus ideas políticas, apoyar todo aquello que consideraba más cerca de sus posiciones, así como luchar contra personajes y situaciones muy lejanos a sus creencias. Sin duda, iba en línea con lo vivido por su padre, el cineasta Floyd Crosby, que en los años 50 estuvo en las lista de perseguidos por sus ideas.

En los 60 cuestionó públicamente el informe de la Comisión Warren sobre el asesinato de John F. Kennedy, se identificó como pacifista y fue serio oponente a la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. Sin embargo, también fue pública su defensa del derecho a poseer armas, lo que sin duda, dejó entrever cierta incongruencia.

En tiempos recientes fue un crítico de Donald Trump, a quien catalogó como “un tipo peligroso con un inmenso ego”. Para las elecciones de 2020 su favorito era el demócrata Pete Buttigieg, pero terminó votando en las primarias por Bernie Sanders (ya en 2016 había sido vocal junto a Nash y Young, pero ganó Hillary Clinton).

Aunque su posición era anti Joe Biden, luego de ganar las elecciones generales, suavizó su posición y lo llamó “un tipo decente” con el cual sentía afinidad y confianza por las pérdidas trágicas de su mujer e hija en 1972 y de su hijo mayor en 2015. Crosby había sumado a la trágica pérdida de su novia en 1969 el suicidio de su hermano Ethan en 1998, quien le había enseñado a tocar guitarra.

Crosby tuvo cuatro hijos, cada uno con una mujer distinta. El primero, James Raymond, con Celia Crawford, fue dado en adopción en 1962. Desde 1997 comenzaron a tocar juntos. Con Jackie Guthrie tuvo a Erika, con Debbie Donovan tuvo a su segunda hija, Donovan, y con Jan Dance -su esposa desde 1987- tuvo al segundo hijo, Django, tras muchos tratamientos de fertilidad mientras David sufría del hígado.

Con Jan se casó en una ceremonia en la Iglesia de la Ciencia Mental en Hollywood, que también se conoce como Metafísica Espiritual, un movimiento espiritual, filosófico y metafísico dentro del Nuevo Pensamiento en el cristianismo, que adolece de dogmas.

En el año 2000 la cantante Melissa Etheridge hizo público que el donante de esperma de sus dos hijos con su pareja Julie Cypher concebidos por inseminación artificial era David Crosby. Uno de ellos murió en 2020 por causas relacionadas con la adicción al opio.

La salud de Crosby sufrió por décadas. En 1994 se sometió a un controversial trasplante de hígado -financiado por Phil Collins– y que muchos discutieron por sus pasados problemas con drogas y adicción al alcohol.

Ya en el siglo 21 sufrió de diabetes tipo 2, tratándose con insulina, y perdió mas de 25 kilos. En 2014 por recomendación médica tuvo que posponer varias fechas del tour y someterse a un cateterismo luego de los malos resultados en las pruebas cardíacas.

Aunque su familia informó que había muerto de una larga enfermedad, David Crosby se mantuvo activo en redes sociales hasta el propio día de su muerte y tenía planes de nuevo disco y un tour, a pesar de que nuevo años había dicho que estaba viejo y cansado para salir otra vez de gira.

Su último tuit fue de admiración hacia Greta Thunberg, ¡el mismo día de su muerte!

David Crosby

Palabras de despedida a David Crosby

 Graham Nash:

“Con profunda tristeza supe que mi amigo David Crosby falleció. Sé que la gente tiende a centrarse en lo tirante que ha sido nuestra relación a veces, pero lo que siempre nos ha importado a David y a mí más que nada fue la alegría pura de la música que creamos juntos, el sonido que descubrimos juntos y la profunda amistad que compartimos durante todos estos largos años. David era audaz con su música y en la vida. Decía lo que había en su cabeza, en su corazón y su pasión por la belleza en la música nos deja una gran herencia. Eso es lo que más importa”

Stephen Stills:

Leí una cita en el periódico de esta mañana atribuida al compositor Gustav Mahler que me detuvo por un momento: ‘La muerte, sobre plácidas patas de gato, ha entrado en la habitación’.

Debería haber sabido que algo estaba pasando. David y yo chocamos mucho con el tiempo, pero en su mayoría eran golpes de refilón, pero aun así nos dejaban con el cráneo entumecido.

Estaba feliz de estar en paz con él. Era sin duda un gigante de la música, y su sensibilidad armónica era poco menos que genial. El pegamento que nos mantuvo unidos mientras nuestras voces se elevaban, como Ícaro, hacia el sol. Estoy profundamente entristecido por su fallecimiento y lo extrañaré sin medida”.

Neil Young:

«David se ha ido, pero su música sigue viva. El alma de CSNY, la voz y la energía de David estaban en el corazón de nuestra banda. Sus grandes canciones representaban aquello en lo que creíamos y siempre era divertido y emocionante cuando tocábamos juntos. ‘Almost Cut My Hair’, ‘Dejavu’, y muchas otras grandes canciones que escribió fueron maravillosas para improvisar y Stills y yo lo pasamos genial mientras nos hacía seguir y seguir. Su canto con Graham fue tan memorable que su dúo destacó en muchos de nuestros espectáculos.

Tuvimos muchos buenos momentos, especialmente en los primeros años. Crosby fue un amigo que me apoyó mucho en mis primeros años de vida, ya que compartíamos grandes partes de nuestra experiencia juntos. David fue el catalizador de muchas cosas.

Mi corazón está con Jan y Django, su esposa e hijo. Mucho amor para ti. Gracias David por tu espíritu y tus canciones, te amo hombre. Recuerdo los mejores tiempos!»