Inicio Noticias 10 de abril 1970: el día que McCartney abandonó The Beatles

10 de abril 1970: el día que McCartney abandonó The Beatles

162
The Beatles

Aunque los problemas de comunicación, puntos de vista y desavenencias económicas entre Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Starr eran un secreto a voces, no fue hasta la aparición en prensa del comunicado de Paul que el mundo terminó de procesar la noticia que nadie quería saber.

La última vez que los cuatro estuvieron juntos en un escenario fue sobre la azotea del edificio de Apple Records el 30 de enero de 1969 y en estudio por última vez se encontraron en agosto de 1969, durante los últimos retoques del disco Abbey Road

Paul McCartney tenía 28 años. Lennon y Starr uno más. Harrison 27. Sin saber los designios que depararía el destino, tenían toda la vida por delante, aunque ya su principal e inmortal legado estaba construido.

Aquel año 1970 produjo 6 títulos ligados a los Beatles: dos discos de Ringo, uno de McCartney, uno de Lennon y el triple LP de George, además de Let it Be.

Para el momento del comunicado, solo había sido publicado Sentimental Journey de Ringo.

The Beatles
Seguidores de los Beatles alrededor do la oficina de Apple en Londres, leyendo la noticia en el periódico. Foto: Peter Kemp/AP

Es interesante revisar las reacciones de primera mano escrita por Jackie Leishman en The Guardian el 11 de abril de 1970, al día siguiente del famoso comunicado:

“Paul McCartney confirmó ayer que había roto con los Beatles. Pero parece seguro que incluso si lo desea, las circunstancias le impedirán desvincularse demasiado.

El problema se complica por la negativa de McCartney a hablar con el mundo más allá de completar las respuestas a un cuestionario elaborado por la organización de los Beatles, Apple. Dijo entonces que no sabía si su ruptura con los Beatles era temporal o permanente; que no tenía ninguna relación con el Sr. Alan Klein, gerente comercial de los Beatles (una figura de cierta importancia en este asunto); que el señor Klein no lo representaba de ninguna manera; que no tenía planes de grabar con otros miembros de los Beatles en el futuro; que no podía imaginar volver a escribir con John Lennon; y que al hacer su primer álbum en solitario no se había perdido el talento de los otros Beatles.

Klein dijo que la declaración de McCartney no había cambiado las cosas de lo que eran hace seis o 12 meses. Pero sí reconoció «que Paul es antipático hacia mí persona» y «nunca es agradable cuando a alguien parezco no gustarle».

Klein agregó: «Paul tiene sus propios problemas personales, pero al mismo tiempo está obligado a ingresar ganancias a Apple por varios años y es tan consciente como cualquier otra persona de la organización que si no cumple con su contrato, lo que de todos no podría hacer, sería financieramente desastroso desde el punto de vista fiscal para John, George, Ringo y él mismo».

Klein, hablando en la sede de Apple, dijo que nunca había sido un secreto que Paul siempre había querido a su suegro, Lee Eastman, para el trabajo en el que los otros tres Beatles votaron a Klein en mayo pasado.

El propio 10 de abril, Edward Greenfield evaluaba los logros de los Beatles en una visión personal, y en la parte final de su texto titulado “Vuela lejos Paul”, se refería más a Paul en profético deseo ampliamente cumplido:

Los Beatles pueden haberse ido como grupo, pero no como individualidades exuberantes. Durante mucho tiempo he tenido curiosidad por saber exactamente quién hizo qué y cuál talento fue realmente dominante. Los temas de George Harrison solo se han equiparado últimamente con el tipo de invención musical que caracterizó a Lennon y McCartney desde el principio.

Al igual que entre John y Paul, uno esperaría el dominio en las palabras del uno, el dominio en la música del otro. De hecho, no fue tan simple como eso, pero mi presentimiento es que Paul McCartney era el talento principal. Puede ser que sin el contacto abrasivo de sus colegas, su don melódico se agote. Espero que no.

Con un poco de suerte, tenemos aquí a un importante inventor de melodías en los próximos 50 años. Como comienzo, espero con ansias su LP individual”

Artículo original aquí