Inicio Archivo discografico Madman Across The Water: la fantástica insania acuática de Elton John

Madman Across The Water: la fantástica insania acuática de Elton John

Elton John Madman Across the Water

El 5 de noviembre de 1971, el emblemático músico inglés publicaba este fantástico disco, cuarto de su discografía y tercero en aquel año

Elton John
Madman Across The Water

Uni Records. 1971. Inglaterra

 
Elton John es sencillamente sensacional. Junto a su eterno cómplice, el letrista Bernie Taupin, el músico inglés aumentaba su producción discográfica con esta excelente obra -última de una tríada envidiable conformada junto a Friends (banda sonora del homónimo film) y 17-11-70 que el pianista grabara en uno de los años más significativos y prolíficos para el rock universal del cual recordamos en el plano de la canción de autor a Tapestry de Carole King, Blue de Joni Mitchell, Teaser and the Firecat de Cat Stevens, American Pie de Don McLean, Imagine de John Lennon, Cold Spring Harbor de Billy Joel, e incluso Pearl, el álbum póstumo de Janis Joplin

Hoy recordaremos los 50 años de la publicación de este encumbrado LP en el que “el rey del rock barroco” sacudía a las audiencias rockeras con sus extravagantes conciertos en la onda de un recordado Liberace.

La dupla John-Taupin logró cautivar toda la atención con esta impronta musical, hoy considerada un genuino clásico no sólo como pieza de la dilatada discografía del singular par sino también del género.




Producido por Gus Dudgeon, Madman Across The Water reune nueve temas a lo largo de poco más de 45 minutos en los que Elton es acompañado por una extensa lista de célebres músicos que incluyen a Rick Wakeman, Ray Cooper, Davey Johnstone, Dee Murray y Nigel Olson, algunos de los cuales serían una constante a lo largo de la carrera del siempre controvertido músico.

El álbum da inicio con el excelente sencillo “Tiny Dancer”, sólido tema en el que Elton John es acompañado por una orquesta y una excelente coral.

La pieza inicia con piano y los primeros versos, tras los cuales se incorporan el bajo de David Glover y la batería de Roger Pope como sección rítmica.

En la canción participa también Davey Johnstone tocando la guitarra acústica y Caleb Quaye en la eléctrica, además de las voces de Dee Murray y el sempiterno baterista Nigel Olson.

Coros y orquesta dan una profundidad excepcional a la composición mientras el teclista nos cuenta: “Chica en bluejeans / dama de Los Angeles / costurera para la banda / de bellos ojos y sonrisa de pirata / te casarás con un músico… bailarina / debes haberla visto bailando en la arena / y ahora ella está en mí / siempre conmigo pequeña bailarina en mi mano”

B.J. Cole es el guitarrista steel invitado.




“Levon lleva su herida de guerra como una corona / él llama Jesús a su hijo / porque le gusta el nombre / y él lo lleva a la mejor escuela del pueblo…”, son los primeros versos de “Levon”, segundo tema del disco y también segundo sencillo del LP.

Una vez más la melodiosa y atractiva composición reposa sobre la orquesta con Elton acompañado por Quaye una vez más pero con la sección rítmica de Brian Odgers y Barry Morgan, bajo y batería respectivamente.

En la pieza participa además Brian Dee interpretando el armonio, organillo que produce sonido por el flujo de aire al accionar las teclas.

Sigue el repertorio con “Razor Face”. La pieza inicia, como suele ser habitual en Elton, con el piano.

Esta vez apreciamos el órgano Hammond del mago de las teclas, Mr. Rick Wakeman y el acordeón de Jack Emblow.

La sección rítmica de Pope y Glover marca el beat de esta historia que en parte va: “¿Alguien ha visto a cara de hojilla? / Oí que regresó y busca un lugar donde descansar / necesita a un joven que lo lleve a caminar… Ha de ser duro arreglárselas para tipos como tú / en un mundo a través del cual no puedes ver / y se ve tan frío / ¿qué se siente saber que no regresarás a casa?…”

La pieza trae nuevamente a Caleb en la guitarra.




El repertorio sigue con las primeras notas en la guitarra acústica de Davey Johnstone en el tema título, donde además acompañan el guitarra eléctrica Chris Speeding, la sección rítmica del percusionista Ray Cooper, el baterista Terry Cox y el bajista Herbie Flowers; las teclas de Rick Wakeman y Diana Lewis; y nuevamente la orquesta dirigida por Paul Buckmaster.

En la primera estrofa Elton nos cuenta: “Puedo ver muy bien / que hay un bote en el coral con el dorso roto / y puedo verlo muy bien / hay un chiste y lo conozco muy bien / es uno de esos que te conté hace algún tiempo / cree en mis palabras / soy el  loco, ¿no sabías…?”

La versión extendida en formato trío (Elton, Olsson y Murray) en el programa de la BBC «Sounds for Saturday» el 14 de agosto de 1971, antes de la publicación del disco, es sencillamente extraordinaria

“Indian Sunset” da inicio al lado B del LP. Aquí la pieza inicia con un sonido breve que deja a la voz de Elton a capella para luego dar espacio al contrabajista Chris Laurance, al bajista Flowers y nuevamente al baterista Terry Cox (The Pentangle) en esta canción de fina poesía que en parte va: “Mientras despertaba esta noche con el olor del pegajoso humo de la madera / como una delicada telaraña colgando de un tipi pintado / oh, fui a ver a mi jefe / con mi lanza y mi mujer / porque nos dijo que la amarillenta luna pronto se iría / no puedo creer que haya dicho eso / no puedo creer que nuestro guerrero jefe a muerto / oh, él no dejaría a los escogidos a merced de los buitres y las armas de los soldados.

La más acústica y exótica, “Holiday Inn”, con la mandolina y el sitar de Davey Johnstone, es la sexta canción del set. Instrumentalmente es una fusión interesante de oriente y occidente con Glover y Pope en la sección rítmica.

Se cuelan entre los versos coros góspel con la majestuosidad de la orquesta. “Finalmente Boston, y el avión está aterrizando las azafatas reparten toallas calientes desde la puerta del terminal hasta  la negra limosina es un trayecto de diez minutos hasta el Holiday Inn”

“Rotten Peaches”, al igual que “Indian Sunset”, mantienen el atractivo que nos va llevando a todo lo largo del repertorio.

El conmovedor coro góspel es parte de estos “duraznos podridos”. “Nos movimos seis millas desde donde estábamos ayer y ayer era  todo menos un largo, largo trecho así que acamparemos a la intemperie esta noche bajo las estrellas radiantes y olvídate de los malos momentos y lugares en los que hemos estado”

Speeding retorna al steel, Cox a los tambores y Cooper a la pandereta.




“All The Nasties” nos pone la piel de gallina nuevamente con la participación de la Coral Cantores Em Ecclesia, dirigida por Robert Kirby, que ya nos sorprendía en “Indian Sunset”. “Oh mi alma, oh mi alma, oh mi alma… / tal vez le ayuden a entender que un niño citadino ahora es un hombre citadino…”

Resuena el dilatado coro antes de cerrar el disco con “Goodbye”, un breve y contrastante slow-tempo con acompañamiento sinfónico en el que Elton declara: “Y ahora que todo ha acabado / los pájaros vuelven a anidar / nevaré solo cuando salga el sol / brillaré solo cuando comience a llover…”

Con este maravilloso disco Elton John dejaba la puerta de par en par para la llegada de una inolvidable y exitosísima seguidilla de discos de alto impacto como Honky Chateau (1972), Don’t Shoot Me I’m Only the Piano Player (1973), Goodbye Yellow Brick Road (1973), Caribou (1974) y Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy (1975)

Leonardo Bigott


¿Interesado en comprar éste u otro disco de Elton John, o merchandising? Como un Afiliado de Amazon, recibimos una comisión  por compras realizadas. Gracias